Foto: Envato Elements
Salud y Nutrición / 7 alimentos que debes incorporar a tu dieta en 2022

7 alimentos que debes incorporar a tu dieta en 2022

¿Cuántas veces hemos hablado de la importancia de la nutrición como uno de los pilares del rendimiento deportivo?

Vayamos más allá: comer bien, de una manera sana y saludable, incide en nuestro bienestar a corto y largo plazo, reduciendo nuestro riesgo de sufrir enfermedades y atrasando el envejecimiento.

Aunque en la revista ya hemos hablado de qué alimentos son los más indicados cuando entrenamos larga distancia, hoy vamos a centrarnos en qué ingredientes deberías incorporar a tu dieta de cara a mejorar tu salud en general.

Legumbres

Cuando se habla de legumbres nos referimos a los garbanzos, a las alubias en todas sus variantes, a las lentejas...

Estos alimentos son una fuente de proteína vegetal y nos ayudarán a la hora de la recuperación muscular después de los entrenamientos.

También tienen un alto contenido en fibra y magnesio, lo que ayuda a controlar la presión arterial y los niveles de azúcar en sangre.

Con su consumo también notaremos mejoría en la salud intestinal y proporcionaremos fitonutrientes y antioxidantes que combaten distintas enfermedades.

Ojo con las legumbres, que si te comes un gran plato de alubias o de garbanzos sabemos lo que pasa después: puedes comenzar añadiendo pequeñas cantidades a tus platos para que el organismo se vaya adaptando.

A medida que ves estas adaptaciones, puedes incrementar el tamaño de las raciones hasta llegar a la cantidad necesaria para adquirir esos micronutrientes necesarios.

Caldo de huesos

Este típico caldo, para cuya elaboración apenas necesitamos huesos de pollo, ternera o pesado, guarda secretos en su interior de lo más interesantes para nuestra salud: al cocerlos, los huesos liberan los nutrientes almacenados en la médula ósea.

En este sentido, es rico en calcio, magnesio y fosforo, y también en colágeno.

Este último es esencial para mantener unido nuestro cuerpo. A menudo pensado para su uso en la industria de la belleza, el colágeno se encuentra en nuestros dientes, músculos y tendones. 

Los huesos de animales son ricos en colágeno y, al hervirlos y beber el caldo, básicamente estás inyectando a tu cuerpo una gran dosis de este material milagroso.

Otros estudios demuestran que también puede ser beneficioso a la hora de reparar el revestimiento del intestino, ayudando a mejorar la absorción de nutrientes, e incluso mejorando el sueño.

Pescado y marisco

Ambos son excelentes fuentes de proteínas, también de vitamina D, calcio, fósforo, hierro, zinc, yodo, magnesio y potasio.

El salmón y las sardinas, dos ejemplos de pescados grasos, son ricos en omega-3. Un estudio llevado a cabo por Sergio Davinelli para la Universidad de Maryland demostró que su consumo influía positiva y notablemente en la reducción del riesgo de lesión.

Cambiar la carne por pescado un par de veces por semana ayudará a estar más fuerte y saludable.

Pescado
Foto: Envato Elements

Alimentos fermentados

Alimentos fermentados son, por ejemplo, el yogur, el kéfir, la kombucha, el chucrut o el kimchi. Estos alimentos introducen bacterias saludables en nuestro organismo y nos ayudan a mejorar la salud.

Los alimentos fermentados mejoran nuestra digestión y también ayudan a mantener alejados a los resfriados y gripes.

Algas

Es curioso que las algas no se hayan instaurado todavía de manera recurrente en nuestra dieta. En países como China o Japón su consumo es muy común, pero no es así en el resto del mundo.

Estos alimentos están llenos de micronutrientes y minerales, como las vitaminas K y A, el yodo, el magnesio, el folato y el calcio, entre otros. Una buena forma de comenzar a incluirlas en la dieta es a través de hacer tu propio sushi o incluyéndolas en sopas o ensaladas.

Semillas

Las semillas de calabaza, chía y linos son una buena opción para incluir en nuestra lista de la compra. Pero la mejor semilla es la de girasol, si, la "pipa".

Las semillas son una buena fuente de proteína, tienen mucha fibra y antioxidantes. Puedes añadirlas en ensaladas y mezclarlas con muesli o granola.

Chiles

Si no le temes al picante, los chiles son un buen alimento para incluir en la dieta. Están cargados de antioxidantes y también se ha demostrado que mejoran el rendimiento de resistencia por su contenido de capsaicinoides, que es lo que le da el toque picante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS