7 consejos para no fallar en tus entrenamientos
Trucos y curiosidades / Triatlón / 7 consejos para no fallar en tus entrenamientos

7 consejos para no fallar en tus entrenamientos

Hay días en los que las cosas van realmente bien y todo rueda a la perfección. Pero reconozcámoslo, a veces, llevar a cabo los entrenamientos se convierte en tarea complicada. El cansancio, las obligaciones o la gran cantidad de distracciones que nos rodean pueden hacer que la planificación se nos resista.

En este artículo te vamos a dar algunos consejos que te ayudarán a configurar y optimizar tu entorno de la mejor manera posible, de tal forma que cumplir con los entrenamientos sea mucho más fácil.

Divide y vencerás

Se dice que emperadores como Julio César o Napoleón usaban esta frase que, hoy día, en la cultura popular, implica resolver un problema difícil, dividiéndolo en partes más simples. A nivel mental enfrentarse a un rodaje de 90 minutos a pie puede ser muy duro, pero si divides esa hora y media en fracciones de tiempo más pequeñas, será mucho más fácil atajar cada una de ellas.

Puedes fraccionar en tu cabeza esos 90 minutos como seis bloques de 15 minutos, por ejemplo. O dividirlos mentalmente entre "ida" y "vuelta" en un determinado recorrido. Por supuesto también puedes añadir intervalos con diferentes tipos de trabajo, de tal modo que tu sesión de entrenamiento sea mucho más amena y llevadera.

Por otro lado, imagina que tienes un día de doble sesión; nadar y correr, supongamos. Quizá sea muy duro tratar de hacerlas de manera seguida. Pero si te organizas para hacer una por la mañana y otra por la tarde -o dejando un hueco considerable entre ambas- seguro que será mucho más fácil para ti.

Elimina las distracciones

Seguro que alguna vez has caído delante de la televisión antes de un entrenamiento y no has logrado volver a levantarte para cumplir con la sesión. Hoy día estamos bombardeados por dispositivos, redes sociales, notificaciones, planes y un vida repleta de estímulos que nos distraen y atrapan por completo.

Cuando sepas que la hora de entrenar se acerca, evita poner la televisión, entrar en Whatsapp o ver qué han publicado tus amigos en Instagram. Es probable que acabes atrapado haciendo scrolling...Aléjate de todo aquello que sabes que puede entretenerte.

También debes aprender a escoger bien tus planes. Si sabes que el domingo tienes una tirada larga en bici y que debes madrugar, quizá no debes quedar la noche de antes para cenar fuera con tus colegas.

Conoce tu patrón

Hay personas que funcionan mejor nada más levantarse de la cama. Otras tienen más energía a mediodía. Mientras que hay quien consigue activarse a última hora del día. Conoce tú patrón y aprovéchalo.

Si eres de esas personas a las que les cuesta madrugar, no debería fijar un entrenamiento a primera hora de la mañana. Trata de organizarte de tal modo que puedas entrenar a última hora del día.

Si por el contrario eres de los que llega "muerto" al final de la jornada, aprovecha tu energía con el café de las primeras horas para cumplir con tus entrenamientos.

jan frodeno café triatletas vegetarianos
Foto: Instagram // Jan Frodeno // Oriol Batista

Rutina sí, pero flexible

Las rutinas son necesarias en la vida de un deportista, ayudan a ser comprometidos y mejorar nuestra consistencia. Pero también necesitamos flexibilidad, sobre todo si somos deportistas amateurs rodeados de obligaciones, familia, tareas y trabajos.

"La primera regla de las rutinas es desarrollar una y apegarse a ella. La segunda regla es cultivar la capacidad de liberarse fácilmente de ella", dice Steve Magness. Las cosas no salen siempre según lo previsto y debemos aprender a improvisar cuando sea necesario.

¿Entrenas los miércoles al inicio del día pero ahora te lo impide una reunión de trabajo? No pasa nada, seguro que hay una alternativa. ¡Búscala!

Recupérate bien

Muchas veces nos sentimos tan cansados que nos es imposible enfrentarnos a una nueva sesión de entrenamientos. Esto forma parte de la vida de todo deportista y, en cierto modo, es normal que haya días en los que al cuerpo le cuesta ir hacia delante.

Sin embargo, podemos poner mucho de nuestra parte tratando de que nuestra recuperación después de cada sesión sea el mejor posible. Preocúpate por tu nutrición, cuida tu descanso y trata de dormir lo suficiente y trabaja la movilidad y los estiramientos.

Crea distracciones positivas (en el momento adecuado)

Vale, hemos comentado que hay que eliminar las distracciones, así que puede que ahora este punto te choque. Una vez estamos en faena, la cosa cambia por completo. No es aconsejable ponerte a ver una serie antes de empezar a entrenar, porque quizá no consigas pararla para ponerte manos a la obra. Pero una vez estés en el rodillo, un poco de narrativa quizá te sirva de ayuda.

Del mismo modo, hay quien escucha música cuando sale a correr. Bien para motivarse o bien para tener algo de "compañía". Una distracción positiva en este caso también puede ser la compañía de una amigo. Son muchas las razones para entrenar acompañado y esta puede ser una de ellas.

Escoge bien cómo te rodeas

En línea con el anterior punto, es importante saber rodearnos de las personas y el entorno adecuado. "La motivación es contagiosa", apunta Steve Magness. Si te rodeas de gente que trabaja duro, tu actitud mejorará, está comprobado.

Un estudio de 2017 demostró que sentarse cerca de otro trabajador de alto rendimiento mejora el desempeño en un 15 por ciento. En sentido inverso, sentarse cerca de alguien con bajo rendimiento perjudica el rendimiento en un 30 por ciento.

jan frodeno olot running nan oliveras variabilidad de la frecuencia cardiaca
Foto: Nina Guardia

Escoge bien tu círculo, tus amigos, las personas que comparten el día a día contigo. Es vital que vayan en tu mismo camino, que estén en consonancia con tus metas.

Del mismo modo es importante el entorno que te rodea. Imagina que cada vez que quisieras salir en bici tuvieras que perder una hora cruzando una gran ciudad hasta una zona segura y óptima para tu entrenamiento. Es probable que tarde o temprano acabes dejándolo.

Tus circunstancias y todo lo que suponen deben estar enfocadas a cumplir con tus objetivos. Tienen que poner las cosas fáciles, no hacerlas más difíciles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS