Foto: Alistair Brownlee / Instagram
Actualidad / Ciclismo / "Y ahí estaba yo, Alistair Brownlee, en medio del desierto, intentando reparar mi séptimo u octavo pinchazo"

"Y ahí estaba yo, Alistair Brownlee, en medio del desierto, intentando reparar mi séptimo u octavo pinchazo"

2021 ha sido un año atípico para uno de los mejores triatletas de la historia. Por primera vez, en muchos años, el doble campeón olímpico no ha cruzado la línea de meta de una gran prueba: ni unas Series Mundiales, ni un IRONMAN, ni un mundial...

El mayor de los Brownlee tampoco pudo estar en sus cuartos Juegos Olímpicos y dijo adiós a su etapa en la corta distancia con una descalificación en las Series Mundiales de Leeds, su tierra.

Pero Alistair Brownlee ha sabido ocupar su tiempo en otros menesteres: ha sido elegido miembro de la Comisión de Atletas del Comité Olímpico Europe, se ha proclamado campeón de Gran Bretaña de gravel o se ha atrevido con un desafío único como Badlands.

Y eso, precisamente, lo que nos enseña el último vídeo publicado por uno de sus patrocinadores, Scott. La marca ciclista ha subido a su canal de YouTube una pieza donde podemos ver el paso del británico por uno de los retos ciclistas más duros del mundo: 750 kilómetros de gravel con 16.000 metros de desnivel acumulado en completa autosuficiencia.

750 kilómetros, 57 horas y mucha épica

"Y ahí estaba yo, Alistair Brownlee, en medio del desierto, intentando reparar mi séptimo u octavo pinchazo".

Así arranca el vídeo que nos resume el paso de uno de los mejores deportistas de todos los tiempos por Badlands, con su voz de fondo y con sus imágenes en completa soledad en el desierto.

"En los próximos minutos voy a contarte cómo recorrí 750 kilómetros en 57 horas", explica Alistair en el comienzo.

Alistair Brownlee badlands
Foto: Alistair Brownlee / Instagram

Pese a que la competición ha sido todo para él, "una forma de vida desde que tengo seis años", el de Adidas reconoce que nunca antes se había enfrentado a un desafío de estas características.

"750 kilómetros en autosuficiencia con 16.000 metros de desnivel cruzando desiertos, escalando montañas y cabalgando por bancos de arena", dice Alistair.

El vídeo nos muestra una competición llena de imprevistos y en la que "es imposible estar 100% preparado", cuenta el británico, que incluso perdió la cuenta del número de pinchazos que sufrió.

En su paso por Badlands, el campeón del mundo llegó a estar casi 20 horas pedaleando hasta que decidió parar a dormir por primera vez. "Apreté los dientes y pedaleé hasta que mis reservas se agotaron", asegura.

Tras apenas cinco horas de sueño, Alistair despertó, sorprendentemente, con fuerzas. "Creo que fueron los kilómetros en los que pedaleé más duro".

Los desafíos continuaban y Brownlee se encontró "en medio de la nada, sin agua y agotado por el calor después de cruzar el desierto de Tabernas en el peor momento del día".

Pero no era momento de rendirse. Habían transcurrido unas 40 horas desde su salida y por delante esperaba una noche entera sin parar de pedalear.

"Hay algo especial en el hecho de pedalear de noche en un lugar como este"

"Por extraño que pareciera, estas fueron algunas de mis horas favoritas en la competición", afirma.

Para este triatleta, que en 2022 tratará de ganar el campeonato del mundo IRONMAN, "hay algo especial en el hecho de pedalear de noche en un lugar como este: hay soledad, silencio, yo y mi bicicleta bajo las estrellas, mis pensamientos y nada más", explica.

Alistair Brownlee badlands
Foto: Alistair Brownlee / Instagram

Tras 726 kilómetros y 52 horas, era el momento de detenerse por última vez antes de llegar meta. "Comí algo y descansé lo más que pude", dice Alistair, a quien podemos ver durmiendo en el suelo de una gasolinera.

"Después de pedalear 57 horas por desiertos, montañas y playas, me sentí aliviado de llegar a la meta en Capileira", confiesa sobre su llegado a la localidad de Granada.

Para Alistair, su paso por Badlands es la mayor evidencia de que "hay altibajos en cualquier evento de ultraciclismo", tanto por la fatiga mental, como por las dificultades técnicas a las que los deportistas se enfrentan.

Por suerte para él, el mejor triatleta de distancia olímpica de todos los tiempos, ya trabaja en los grandes desafíos de 2022.

ARTÍCULOS RELACIONADOS