Antioxidantes: ¿debemos suplementarnos con ellos?
Foto: Envato Elements
Salud y Nutrición / Triatlón / Antioxidantes: ¿debemos suplementarnos con ellos?

Antioxidantes: ¿debemos suplementarnos con ellos?

Si eres aficionado al triatlón (o a cualquier deporte de resistencia) es probable que en algún momento hayas mostrado cierto interés por la suplementación deportiva, entre la que encontramos los antioxidantes.

Para algunos, los antioxidantes son casi una necesidad imperiosa. De hecho, están por todas partes: podemos encontrarlos en muchos alimentos, en forma de suplementos, en productos de belleza y hasta en el champú.

Mientras muchas personas asocian inmediatamente esta palabra con la salud, algunos informes apuntan que los antioxidantes pueden poner en riesgo la adaptación al entrenamiento.

Pero, ¿a qué hace referencia esta palabra que suena tan bien y que cada vez forma parte en mayor medida del vocabulario de los deportistas? ¿Debería incluirlos en mi suplementación?

Bien, en este artículo vamos a tratar de explicar qué son exactamente los antioxidantes y qué deberíamos saber los deportistas en torno a su suplementación.

¿Qué son los antioxidantes?

Para entender qué son los antioxidantes, primero debemos entender qué es la oxidación.

El oxígeno es fundamental para todo ser humano. Aún más si cabe para un deportista. Sin él, no podemos correr muy lejos. Durante un rodaje sostenido, nuestro cuerpo puede consumir hasta 15 veces más oxígeno que en reposo. 

Es un vía para producir energía a través de los combustibles metabólicos, como la glucosa y la grasa, y sirve para potenciar la actividad muscular.

Sin embargo, el oxígeno también tiene un hándicap. Es una molécula muy volátil y genera radicales libres, una serie de sustancias químicas que causan estragos en el cuerpo y son capaces de dañar componentes de la fibra muscular como proteínas y lípidos.

Estas sustancias son las responsables de lo que conocemos como estrés oxidativo, un daño en los tejidos corporales que con el tiempo puede causar enfermedades crónicas o acelerar el envejecimiento. 

Los antioxidantes son moléculas que previenen todo este proceso de oxidación.

¿Cómo afectan los radicales libres al ejercicio físico?

"El ejercicio físico aumenta la producción celular de especies reactivas de oxígeno (ROS) en los músculos, el hígado y otros órganos", explica Asker Jeukendrup, investigador experto en respuestas metabólicas al ejercicio.

Sin embargo, "no hay evidencia de que la fuente sea una mayor producción mitocondrial". Es decir, un aumento de la oxidación. ¿Por qué? Porque tal y como explica Jeukendrup "debido a la naturaleza altamente reactiva de los radicales libres, son muy difíciles de medir".

Lo que se hace es medir "algunos de los biomarcadores del estrés oxidativo para obtener una indicación". Por ejemplo, los lípidos, las proteínas o el ADN que se han oxidado. Con eso se supone que se obtiene un reflejo del estrés oxidativo, "y no siempre es así", apunta el responsable de Mysportscience.

Las ROS se han considerado durante mucho tiempo como sustancias perjudiciales y como posibles responsables del daño celular asociado con el agotamiento. Pero realmente no hay evidencia que avale esta opinión por lo explicado anteriormente.

De hecho, las evidencias muestran que juegan un papel importante en la adaptación al entrenamiento.

¿Debemos prevenir la oxidación?

Por supuesto. La oxidación excesiva no es buena y por eso nuestro cuerpo cuenta con diversos mecanismos para combatirla. Existen varias enzimas en nuestro organismo que actúan como antioxidantes y constituyen el sistema de defensa más importante.

Algunos estudios han demostrado que los antioxidantes dietéticos, cuando llegan al sitio de oxidación, pueden usarse como antioxidantes solo una vez. Eso hace que, para lograr un efecto antioxidante efectivo, precisemos de grandes cantidades cuando hablamos de antioxidantes exógenos.

antioxidantes suplementos
Foto: Envato Elements

Sin embargo, la investigación de Scott K Powers, señala que las enzimas antioxidantes en nuestro cuerpo se pueden usar una y otra vez y estas enzimas se regulan positivamente (aumentan) con el entrenamiento.

Tal y como recoge Jeukendrup, "muchos estudios han demostrado que el entrenamiento aumenta la expresión de enzimas antioxidantes clásicas".

Es decir, "cuanto más hagamos ejercicio, más enzimas produciremos y más protegidos estaremos, independientemente de la ingesta de antioxidantes".

Suplementación con antioxidantes: ¿sí o no?

En este sentido, la conclusión de Asker Jeukendrup es clara: "la idea de que la suplementación con antioxidantes en el ejercicio debe recomendarse siempre es incorrecta".

Tal y como recoge su reciente publicación, "el trasfondo teórico puede ser sólido, pero no hay evidencia científica para recomendar mayores cantidades de antioxidantes a las personas físicamente activas, que superen la cantidad proporcionada por una nutrición sana y equilibrada".

No, no hay pruebas con base científica que demuestren un requerimiento por parte del ejercicio físico de una suplementación de antioxidantes por encima de cantidad que aporta una dieta equilibrada.

antioxidantes
Foto: Envato Elements

Tampoco existen hallazgos de que estos mejoren la recuperación o el rendimiento deportivo, mientras sí que "existen pruebas emergentes de que la suplementación con antioxidantes en dosis elevadas puede reducir la adaptación al entrenamiento".

Por tanto, la suplementación con antioxidantes puede ser necesaria cuando se lleve a cabo una restricción en la ingesta de determinados alimentos o cuando se determine clínicamente una deficiencia de antioxidantes, un caso poco probable.

En resumidas cuentas, no es necesario suplementarse con antioxidantes si nuestra dieta es rica y variada en frutas y verduras, ya que es un vía más que suficiente para lograr un equilibrio de antioxidantes exógenos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS