Comprendiendo la artrosis cervical: síntomas, causas y tratamientos
Foto: Canva
Salud y Nutrición / Comprendiendo la artrosis cervical: síntomas, causas y tratamientos

Comprendiendo la artrosis cervical: síntomas, causas y tratamientos

La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta a las vértebras del cuello, y si alguna vez has sentido dolor o rigidez en el cuello, puede que estés experimentando esta enfermedad. Este problema puede ser muy incómodo y afectar tu vida diaria, especialmente si eres un atleta o practicas deportes de manera regular.

¿Qué es la artrosis cervical?

La artrosis cervical, también conocida como osteoartritis cervical, es una enfermedad degenerativa de las articulaciones que afecta a las vértebras cervicales.

Esta enfermedad es causada por el desgaste gradual del cartílago que recubre las articulaciones vertebrales, lo que puede provocar dolor y rigidez en el cuello, así como una disminución de la movilidad del cuello.

Síntomas

Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero es importante conocerlos para poder identificar la enfermedad y buscar atención médica si es necesario. El síntoma más común es el dolor y la rigidez en el cuello, que puede empeorar con el tiempo y hacer que sea difícil mover el cuello.

Además del dolor y la rigidez en el cuello, otras personas también pueden experimentar sensación de hormigueo o adormecimiento en los brazos o las manos. Esto se debe a que los nervios que salen de la columna vertebral pueden verse afectados por la artrosis cervical.

Los dolores de cabeza también son un síntoma común, especialmente si se sienten en la parte posterior de la cabeza y se acompañan de dolor en el cuello. Además, algunas personas pueden experimentar mareo o falta de equilibrio debido a la afectación de las vértebras cervicales.

artrosis cervical

Causas de la artrosis cervical

Hay varias causas posibles, incluyendo:

  • Envejecimiento: Es más común en personas mayores de 60 años, ya que el cartílago se desgasta con el tiempo.
  • Lesiones: Una lesión en el cuello, como un esguince o una fractura, puede aumentar el riesgo de desarrollarla.
  • Malas posturas: Una mala postura durante largos períodos de tiempo puede causar estrés en el cuello y provocar la degeneración del cartílago.
  • Sobrepeso: El exceso de peso puede ejercer una presión adicional en las articulaciones cervicales y acelerar la degeneración del cartílago.

Tratamientos

Si crees que estás experimentando artrosis cervical, es importante buscar atención médica para determinar el mejor curso de tratamiento para ti. Algunos tratamientos comunes incluyen:

  • Medicamentos: Los analgésicos y los antiinflamatorios pueden aliviar el dolor y la inflamación asociados con esta enfermada.
  • Fisioterapia: Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a mejorar la flexibilidad y la fuerza del cuello.
  • Terapia ocupacional: La terapia ocupacional puede ayudar a adaptar el entorno de tu hogar o trabajo para que sea más fácil para ti realizar las tareas cotidianas.
  • Cirugía: En casos graves, puede ser necesaria una cirugía para reparar o reemplazar las articulaciones cervicales dañadas.
masaje
Foto: Canva

¿Se puede hacer deporte teniendo artrosis cervical?

Sí, se puede hacer deporte teniendo artrosis cervical, pero es importante tomar ciertas precauciones y consultar con un profesional médico antes de comenzar cualquier actividad física. El tipo y la intensidad del deporte dependerán de la gravedad de la enfermedad y de la capacidad física de cada persona.

Los ejercicios de bajo impacto, como caminar, nadar o hacer yoga, pueden ser beneficiosos para la artrosis cervical, ya que ayudan a fortalecer los músculos del cuello y reducir la rigidez. Sin embargo, se deben evitar los deportes de contacto.

En cuanto al ciclismo, que pese a ser de bajo impacto sí incide en la zona de las cervicales, es clave hacerse un estudio biomecánico previo para que la zona quede lo más liberada posible.

Consejos para prevenirla

Aunque no siempre se puede prevenir, hay algunas cosas que puedes hacer para reducir el riesgo de desarrollar esta enfermedad:

  • Mantén una buena postura: Evita estar sentado o de pie en la misma posición por largos períodos de tiempo y asegúrate de tener una buena postura
  • Mantén un peso saludable: El exceso de peso puede ejercer una presión adicional en las articulaciones cervicales, por lo que es importante mantener un peso saludable.
  • Ejercítate regularmente: Realizar ejercicios de bajo impacto puede ayudar a fortalecer los músculos del cuello y reducir el riesgo de desarrollar artrosis cervical.
  • Evita lesiones en el cuello: Usa un casco cuando practiques deportes que puedan causar lesiones en el cuello, como el fútbol americano o el hockey sobre hielo.

Preguntas frecuentes

  1. ¿Es lo mismo que la hernia de disco? No, aunque ambas enfermedades afectan la columna vertebral, son diferentes. La artrosis cervical es una enfermedad degenerativa de las articulaciones, mientras que la hernia de disco es una lesión en el disco que separa las vértebras.
  2. ¿Puedo hacer ejercicio si tengo artrosis cervical? Sí, siempre y cuando consultes a un médico o fisioterapeuta para determinar qué ejercicios son seguros para ti. Los ejercicios de bajo impacto pueden ayudar a fortalecer los músculos del cuello y reducir el riesgo de desarrollar artrosis cervical.
  3. ¿Es una enfermedad hereditaria? No necesariamente, aunque algunos factores genéticos pueden aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad.
  4. ¿La cirugía es siempre necesaria para tratar la artrosis cervical? No, la cirugía solo se recomienda en casos graves en los que otros tratamientos no han funcionado.
  5. ¿Hay alguna forma de prevenirla? Si bien no siempre se puede prevenir la artrosis cervical, mantener una buena postura, un peso saludable y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS