Foto: Paul Phillips // Competitive Image
Actualidad / Triatlón / Así preparó Lionel Sanders Kona 2020 en un stage en la propia isla

Así preparó Lionel Sanders Kona 2020 en un stage en la propia isla

Lionel Sanders está decidido a ser de nuevo uno de los firmes candidatos al triunfo en el Campeonato del Mundo Iroman 2020. Tanto es así que durante este mes de febrero ha estado entrenando en Kona sobre el mismo recorrido y con las mismas condiciones climáticas que teóricamente se va a encontrar en la prueba que se disputa el próximo 10 de octubre.

Tras un final pletórico de 2019, con victorias en el IM 70.3 Los Cabos, el IM 70.3 Indian Wells y en Challenge Daytona en un espectacular duelo con el español Pablo Dapena, el canadiense decidió desplazarse hasta Hawaii para recoger in situ todos los datos posibles que le proporcionasen alguna ayuda a la hora aclimatarse a la competición y las condiciones meteorológicas en las que se disputa este campeonato.

Pese a que Sanders aún no tiene el slot para Kona 2020, todo parece indicar a que no debería tener excesivos problemas para conseguirlo a lo largo de la temporada, cuando las condiciones lo permitan, claro.

A sus 32 años el triatleta de Windsor parece haber recuperado ese punto competitivo que había mostrado un tiempo atrás y se muestra enfocado cien por cien en el objetivo de Hawaii.

De nuevo junto a David Tilbury-Davis

El pasado mes de noviembre el canadiense hacía público el regreso junto al entrenador con el que consiguió sus resultados más importantes, David Tilbury-Davis. Tras dos años rindiendo por debajo de lo que considera su nivel, Lionel Sanders ha entendido que era el momento de dar un giro en su preparación y ha optado por regresar al plan anterior.

Con su vuelta a los entrenamientos de la mano de David, el canadiense pretende dejar atrás esa etapa gris en la que decidió planificar sus entrenos sin asesoramiento y apoyándose básicamente en su experiencia.

Por lo que suponemos que atrás quedan también aquellas jornadas con durísimos ejercicios que Sanders enlazaba día tras día y compartía en sus redes sociales ante el asombro de todos, en las que incluso se mostraba subido a los rodillos en una de sus habituales palizas indoor mientras jugaba en PokerStars. Da la sensación de que su fortaleza le permitiría disputar un campeonato de ajedrez a la vez que prepara un ironman.

Video: YouTube / David Vilarasau

En cualquier caso, esa rutina de entrenamiento, si bien en pruebas de segundo nivel tuvo un resultado aceptable, impidió a Sanders rayar a la altura de los mejores en las grandes competiciones, tal y como demuestran sus decepcionantes participaciones en Kona durante las dos últimas ediciones.

Con David a su lado en 2017, Sanders firmaba una temporada fantástica ganando todas las carreras en las que participaba excepto dos en las que terminó segundo, el IM 70.3 de St. George y el Campeonato del Mundo Ironman, lo que auguraba grandes éxitos por llegar. Una vez tomada la decisión de seguir en solitario, las cosas no salieron ni muchos menos como esperaba. En Kona 2018 firmó una 28ª posición y en la última edición solo pudo terminar en el puesto 22º. Unos resultados francamente malos para un deportista de sus condiciones.

En el momento de anunciar a través de su canal de YouTube que David volvería a su lado, Sanders afirmó que la conclusión a la que había llegado tras la experiencia de estos dos últimos años es que había sido un “idiota arrogante” por pensar que no necesitaba a nadie para organizar su carrera. Ahora tiene claro que requiere de alguien con una visión objetiva que supervise desde fuera lo que está haciendo y le dé su opinión.

Por su parte, David Tilbury-Davis ha recogido el guante y ya se ha puesto en marcha para corregir errores de preparación y sacar lo mejor de su pupilo. De momento ya se encarga de establecer los ciclos de entrenamientos y las cargas progresivas, para que Sanders las ajuste a las sesiones que él mismo planifique. Uno de los objetivos es alargar su periodo de forma en la temporada y establecer un adecuado control de la nutrición e hidratación en carrera, además de trabajar la técnica en el agua para nadar a ritmos más vivos por un tiempo más prolongado.

Habrá que esperar para ver si Sanders ha aprendido la lección y no vuelve a las andadas como ha hecho ya en ocasiones anteriores. El canadiense es un tipo singular y de fuertes convicciones que no siempre se pliega a las sugerencias de un entrenador. Basta recordar una frase de Davis en su etapa anterior en la que afirmaba que gran parte de su trabajo se limitaba a reducir en lo posible las decisiones estúpidas de Sanders.

ARTÍCULOS RELACIONADOS