Actualidad / Triatlón / Basta de criminalizar el deporte popular

Basta de criminalizar el deporte popular

La reciente cancelación de pruebas deportivas entre las que se encuentran Embruman en los Alpes franceses, Desafío Castilla y León en Medina de Rioseco y Half Triatlón Pamplona ha enfadado bastante a nuestro director, Diego Rodríguez. Pero, ¿por qué?

La clave está en la coherencia

A estas alturas de la pandemia por la covid-19 y debido a los rebrotes que estamos sufriendo en gran parte de España, todos estamos de acuerdo en que la salud es lo más importante y, si ello implica dar unos pasos atrás para volver a bloquear todo, nadie debería poner ningún inconveniente.

Desde este punto de vista, el deporte es un hobby y, como tal, es prescindible.

No obstante, a la hora de tomar decisiones que involucran la salud de los ciudadanos, las instituciones no están siendo coherentes.

Un ejemplo: Medina de Rioseco

Desafío Castilla y León, que se iba a disputar el próximo 16 de agosto y había vendido todos los dorsales, fue suspendido, tal y como apunta el comunicado emitido por el Ayuntamiento de Medina de Rioseco.

La razón, expuesta con lógica, actuar como medida de prevención a pesar de tener todos los permisos en regla y autorizados.

"Durante las últimas semanas la zona básica de salud de Medina de Rioseco destaca por tener 0 PCR positivos y 0 contagios, de lo cual todos nos felicitamos", se puede leer en el escrito emitido por el Ayuntamiento.

"Por otro lado, venimos observando como aumentan el número de casos en algunas zonas de España con los llamados «rebrotes». La evolución actual de la pandemia plantea mucha incertidumbre sobre las posibilidades de contagio y hace que, desde las instituciones y desde los propios organizadores de pruebas deportivas, tengamos que valorar la conveniencia o no de autorizarlas".

eneko llanos half triatlón pamplona 2019
Foto: Planeta Triatlón

Sin embargo, el mismo fin de semana en el que se iba a disputar la prueba referencia de triatlón en Castilla y León, si se celebrarán las actividades programadas en el "Verano Cultural" de Medina de Rioseco, entre las que se incluyen conciertos, magia y cine taurino.

No hace falta llegar al fin de semana de celebración de la prueba para ver la falta de coherencia. Este pasado dos de agosto, llegó a la localidad vallisoletana un tren turístico desde Madrid. El título de la actividad no puede ser más esclarecedor: Tren del vino.

Entonces, ¿solo se suspenden las pruebas deportivas en las que participan populares?

Pero vayamos más allá: Desde que entramos en la nueva normalidad el deporte profesional ha recuperado su actividad.

Salvo casos aislados como lo ocurrido en el partido de fútbol que finalmente no se pudo disputar entre el Deportivo de la Coruña y el Fuenlabrada, no ha habido grandes problemas con la covid-19. De hecho, semanas atrás se corrió La Indurain sin ningún altercado.

En la Vuelta a Burgos incluso hemos visto aficionados aplaudiendo y animando a los ciclistas con mascarillas y respetando las medidas de seguridad. ¿No tenemos el mismo riesgo a contagio profesionales y populares?

Ocio y deporte, doble vara de medir

Bares, restaurantes, tiendas y discotecas abarrotadas de gente que no cumple con las medidas de seguridad siguen su actividad hasta que son obligados a cesarla por algún caso positivo o rebrote, sin embargo, los triatlones que tienen permiso para ser disputados se cancelan o aplazan.

En definitiva, se está criminalizando al deporte popular de manera completamente injusta.

Insistimos en que la salud por delante, y que en caso de duda es mejor cancelar las pruebas deportivas, pese a todos los aspectos positivos que suponen, pero también hay que actuar con coherencia y tratar a todas las actividades de ocio por igual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS