Actualidad / Ciclismo / Bradley Wiggins habla sobre su salud mental

Bradley Wiggins habla sobre su salud mental

El refrán "no es oro todo lo que reluce" es uno de los que más se podría aplicar al deporte: Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia 2012, es una de las últimas figuras en demostrarlo.

Primer británico en ganar en la ronda gala, el exciclista originario de Gante, Bélgica, se ha sincerado en una larga entrevista sobre su salud mental y los problemas que sufren los deportistas.

El que fuera líder del Team Sky y poseedor de cinco medallas olímpicas ha hablado sobre su relación con su padre, los desequilibrios mentales que padece y las presiones a las que se ven sometidos los deportistas profesionales.

El origen de los desequilibrios mentales

Para entender mejor por lo que ha pasado Wiggins a lo largo de su carrera, tenemos que retrotaernos a su infancia, en la que vivió en un clima familiar muy tenso.

No en vano, teniendo en cuenta que uno de los factores que más influyen en la evolución emocional de las personas es la calidad familiar en la infancia, Wiggo tuvo una muy complicada, con un padre que bebía y flirteó con las drogas.

“Mi padre era alcohólico y nunca pudo decirme lo orgulloso que se sentía de mí”, reconoce a lo largo de la entrevista.

Gary Wiggins, su padre, fallecido en 2008, fue también ciclista profesional -y llegó a ganar el Campeonato Nacional Junior de ciclismo en pista- consumía y bebía por, según Bradley, la enorme presión a la que estaba sometido.

De hecho, en la biografía de Wiggins, publicada en 2012, él mismo recordaba su figura: "la mayoría de sus días consistían en comprar un par de cajas de VB -una cerveza australiana-… y beber constantemente hasta caer en el estupor".

Volviendo a su infancia, en 1982, tuvo que irse a vivir con sus abuelos debido a la caótica situación que había en su casa como consecuencia de la adicción que sufría su padre.

¿Cuándo empezó Bradley a tener desequilibrios mentales?

Una vez más, la fama y el éxito han sido algunos de los ingredientes principales para que en este caso sea Bradley quien padezca este tipo de trastorno.

A medida que su perfil crecía como resultado de su éxito, el ciclista iba adaptándose a un perfil mediático que, a tenor de sus palabras, en absoluto refleja realmente su interior.

Foto: Instagram // Bradley Wiggins

Más allá de esa imagen dura, casi de rockstar, la realidad era un cúmulo de inseguridades.

“Antes de ser famoso, tenía el pelo largo y lucía como una estrella del rock, hasta tocaba la guitarra", recuerda.

"Cuando salté a la fama en 2012, continué interpretando de cara a la prensa y al público ese papel, pero no era realmente yo”.

Inseguridades de los profesionales del deporte

Bradley Wiggins hizo hincapié en las enormes inseguridades que tanto él como muchos deportistas sufren a diario.

Creo que muchos atletas de élite son inseguros, yo era muy inseguro fuera de la bicicleta, cuestionándome contantemente, dudando de mí mismo todo el tiempo”.

El deportista continuó afirmando que: “cuando podía ejecutar una actuación, parecía que podía tener algo que marcaba y podía bloquear toda la emoción y todo", en referencia a la confianza que realmente mostraba cuando estaba compitiendo.

Sin embargo, una vez fuera, esa autoconfianza desaparecía: "no sabía qué hacer conmigo mismo”.

¿Qué hizo una vez se retiró?

El problema ya no solo está cuando uno es deportista sino también cuando se deja de serlo.

No es fácil adaptarse a una vida sin el aplauso del público, sin estar rodeado por medios de comunicación y sin tener que pelear por un título.

Para Bradley no fue tampoco nada fácil este cambio: a la vuelta de Río 2016, donde tocó el cielo junto a sus compañeros de selección, llegaron las dudas y más inseguridades.

Tras un periodo desaparecido de la audiencia pública, se supo que tras colgar las ropas se centró en el remo, en el que llegó a decir que quería competir profesionalmente y estar en Tokio 2020.

Reconvertido recientemente en periodista deportivo para Eurosport, con quien está cubriendo in situ el Tour de Francia, el inglés tiene otros objetivos en mete: ser médico.

Según afirma, su “objetivo ahora en la vida es trabajar en el campo clínico y médico. Me gustaría convertirme en médico y redefinirme”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS