Foto: Instagram // Cameron Wurf
Actualidad / Triatlón / Cameron Wurf ha escrito la crónica más divertida del TradeInn 140.6Inn: "Todo bien hasta la quinta brazada"

Cameron Wurf ha escrito la crónica más divertida del TradeInn 140.6Inn: "Todo bien hasta la quinta brazada"

Genio y figura. El triatleta y ciclista de Ineos ha escrito en su blog un relato de la carrera en el que se van a ver reflejados muchos de los deportistas que hicieron la prueba.

A Cameron Wurf no le venía mal lo de hacer un triatlón de larga distancia a dos horas de casa. Miró el calendario de entrenamiento, lo encajó y sacó el coche del garaje. "Ahora tenemos bebé y sus cosas ocupan la mayor parte del maletero, así que supongo que no llevaré ruedas de repuesto", empieza una crónica que no tiene desperdicio.

"Todo fue decente hasta la quinta brazada en la que apareció el lactato", bromea el de Ineos en su blog sobre una natación que no le fue nada sencilla. Desde bien temprano, Wurf empezó a notar que su costilla rota no estaba del todo bien.

Cameron Wurf

Media y Larga distancia // Australia
Todas las noticias

"El brazo izquierdo y las patadas tendrán que hacer todo el trabajo", esperaba el de Sandy Bay. La realidad es que la natación no le fue nada mal y salió en el top 10.

La odisea del segmento ciclista

Siendo ciclista profesional, el bueno de Cameron decidió complicarse la vida un poquito sobre la bicicleta. "Imagino que cuanto más rápido vaya, antes me sentiré mejor", esa frase de Cameron Wurf solo augura un desastre y es que cogió muy rápido el liderato, pero dejó de lado alguna otra cosa.

"En el kilómetro 30 la carretera está llena de baches y mi bidón trasero sale volando", se sincera Wurf, que también ve como la caja de los geles se abre y se queda sin nutrición. "No pasa nada, ahora voy al coche y cojo comida y bebida... oooopps, que no estoy en una carrera ciclista", eso en el kilómetro 30 de un triatlón internacional y liderando la prueba.

Después de pelear con la cinta y hacer un poco de bricolaje, Wurf consigue apañar el cajón de hidratación. Su lectura de ese momento también es muy clarificador: "en el triatlón de larga distancia la improvisación es clave".

"Llego a la carrera con el ánimo renovado, pero espera, ¿qué es eso? Ah sí, es mi costilla rota", desvela el séptimo del ranking de la PTO, que sabía que aguantar el primer puesto le iba a ser casi imposible.

El de Ineos cuenta cómo en el kilómetro 19 le adelanta Sam Laidlow y él se dedica a mendigar "por los avituallamientos en busca de un milagro". El final de la carrera también deja momentos divertidos en la crónica: "Voy arrastrándome con los ojos bizcos, apenas me doy cuenta de quién me adelanta".

"Finalmente llegué, exactamente igual que dejé las carreras de larga distancia en Kona", aquella vez también fue quinto, lo que pasa es que era un campeonato del mundo. Aún así Wurf se define como un ejemplo de "consistencia".

TradeInn 140.6Inn, una foto de Cameron Wurf
Foto: Instagram // Cameron Wurf

La crónica acaba con un mensaje de optimismo de cara a carreras futuras, porque Wurf apenas está volviendo a la larga distancia. Además lanza agradecimientos a la organización de la prueba, a la que augura un futuro prometedor para llegar a ser "una prueba mítica".

ARTÍCULOS RELACIONADOS