Foto: NN Running Team
Trucos y curiosidades / Running / Carreras en negativo: cómo terminar fuerte en cada competición

Carreras en negativo: cómo terminar fuerte en cada competición

Probablamente, si has preparado en los últimos tiempos una media maratón o un maratón, hayas escuchado el término carrera en negativo. ¿Pero sabes qué es?

Realizar carreras en negativo, es una de las estrategias más utilizadas en el mundo del atletismo aunque hoy en día, continúa existiendo el gran debate sobre qué estrategia es la más adecuada para los atletas.

¿En qué consiste correr en negativo?

Es una estrategia que la mayoría de atletas y personas que se dedican a correr ya sea de manera profesional o amateur, han utilizado casi siempre.

Consiste en correr de manera progresiva, es decir, empezar una carrera de menos a más, aumentando el ritmo conforme se acerca el final de la carrera.

Esto significa que, utilizando esta estrategia, la segunda parte de la carrera es mucho más intensa y rápida que la primera.

Aunque al iniciar una carrera siempre nos encontramos al 100% y lo fácil es comenzar a un ritmo contundente, es siempre más aconsejable empezar a un ritmo medio, para que el cuerpo y las articulaciones se vayan preparando para la segunda parte de la carrera, donde se llevará un ritmo mucho más intenso.

Es cierto que, para las carreras cortas, la estrategia más común suele ser la de correr en positivo.

Esta consiste en iniciar las carreras a un ritmo intenso y explosivo el cual, se intenta mantener hasta el final de la carrera.

Sin embargo, si se va a realizar una maratón o una carrera de media o larga distancia, lo más lógico es realizar carreras en negativo, ya que es una estrategia más conservadora, que nos permite acelerar el ritmo en el último tramo de la carrera.

Por cierto, si quieres mejorar tu tiempo en media maratón, tenemos un vídeo muy interesante al respecto en nuestro canal de Youtube.

Récords mundiales que han utilizado divisiones negativas

A pesar de que como ya hemos mencionado, lo más común a la hora de realizar una carrera es utilizar una estrategia negativa, siempre se ha planteado el debate sobre qué estrategia es la más conveniente para los atletas.

Cómo vamos a comprobar a continuación, la historia reciente de los récords mundiales de maratón nos demuestra que comenzar a un ritmo conservador y terminar de forma más explosiva, es sinónimo de éxito.

  1. El atleta Haile Gebrselassie ejecutó en 2007 esta estrategia cuando logró el récord del mundo de maratón. Corrió la primera mitad de la carrera con una media de 62:40 y la terminó con una marca de 61:57.
  2. Un caso parecido ocurrió con Dennis Kimetto del cual, hemos hablado en Planeta Triatlón, estableció el récord mundial de maratón en el Maratón de Berlín de 2014. Corrió la primera mitad en 61:45 y la segunda en 61:12.

A pesar de estos datos, existen otros muchos más maratones y carreras que han demostrado que el éxito de sus respectivos vencedores se ha debido entre otras cosas por realizar carreras en negativo.

Dennis Kimetto
Foto: Twitter // Dennis Kimetto

Factores que impiden usar esta estrategia

Sin embargo, existen algunos factores que en ocasiones, hacen que elaborar esta estrategia pueda ser más complicado de lo que parece a simple vista.

Como hemos dicho, a pesar de que resulta evidente que esta estrategia es la que todo atleta debe utilizar si quiere obtener el éxito en una carrera, existen algunos factores que demuestran que utilizar una estrategia en negativo no es tan sencillo como parece y requiere un entrenamiento previo exigente:

  1. Ser impacientes con el ritmo: Resulta muy difícil que los corredores sean pacientes a la hora de mantener un ritmo conservador en la primera etapa de la carrera. La mayoría, tienden siempre a acelerarse, gastando energías y fuerzas que luego en el último tramo de la carrera ya no pueden recuperarse.
  2. Condiciones de la carrera: Es casi imposible que nos encontremos en una carrera donde las condiciones sean 100% perfectas. Siempre van a existir inconvenientes como puede ser el viento, una tormenta, temperaturas muy calurosas… que pueden hacer que un atleta se olvide de la estrategia que tenía planteada en un principio.
  3. La deshidratación: Este último factor es imposible de controlar. Conforme avancemos en la carrera, el volumen de deshidratación aumenta y cada vez más rápido. Esto hace que el ritmo del umbral lactato/ventilatorio disminuya y por tanto el último tramo de la carrera puede complicarse mucho y aumentar el ritmo puede resultar una tarea casi imposible.

Por tanto, ¿qué estrategia es mejor?

Aunque el éxito muchas veces se debe a realizar carreras en negativo, existen dificultades que pueden significar que, utilizando esta forma de correr, no obtengamos el resultado esperado en una carrera. Hoy en día, continúa este debate sobre que estrategia es la más conveniente.

Salir a un ritmo rápido e intentar llevarlo de forma constante hasta el final de la maratón, lo cual, es una tarea excesivamente complicada o, por el contrario, llevar un ritmo más conservador sin dejarse llevar por la emoción.

Utilizando esta última estrategia, hacemos que los músculos, las articulaciones y la circulación de la sangre entren en calor poco a poco y estén preparadas para un ritmo mucho más intenso y exigente.

Como suele ser habitual, al final la mejor forma de saber que estrategia es mejor es que cada atleta entrene ambas estrategias y decida cual considera que le va a propiciar más éxitos en sus carreras.

ARTÍCULOS RELACIONADOS