Trucos y curiosidades / Ciclismo / Ciclista gastador VS Ciclista ahorrador: ¿quién es mejor?

Ciclista gastador VS Ciclista ahorrador: ¿quién es mejor?

A menudo pensamos en la disyuntiva de si es realmente necesario invertir grandes cantidades de dinero en los materiales usados para mejorar nuestro rendimiento o si, por el contrario, este factor es indiferente en nuestro progreso.

Vamos a comparar al ciclista gastador con el ahorrador para sacar conclusiones.

Cambio electrónico VS Cambio manual

Uno de los materiales que más diferencia a un ciclista gastador y uno ahorrador es el tipo de cambio utilizado. El cambio electrónico supone una inversión que en ocasiones se encuentra fuera del presupuesto del que disponemos.

El cambio electrónico tiene una serie de ventajas como, por ejemplo, la mayor precisión, fiabilidad y facilidad, ya que, al contrario del cambio manual, no requiere un exceso de movimiento para cambiar de piñón o, incluso, de plato. Además, funciona con pulsadores que se pueden colocar en las manetas y manillar.

De la misma manera, el cambio electrónico ofrece facilidades con sus cambios inteligentes y adaptados al tipo de superficie y desnivel del terreno, al igual que permite la conexión con dispositivos de medida como los potenciómetros o cadenciómetros.

Por su parte, el cambio manual carece de estas características. Su trabajo requiere de un mayor esfuerzo del ciclista para conseguir modificar las marchas. Puede resultar un inconveniente, pero en muchos casos supone un extra de trabajo y motivación que fomenta nuestro compromiso con el entrenamiento y con los resultados.

Sin embargo, el esfuerzo económico que hay que hacer es muchísimo menor.

Está claro que el cambio electrónico supone más comodidad e incluso fiabilidad -a no ser que te quedes sin batería-, pero la duda es: ¿merece tanto la pena la inversión? ¿Nos hace ir más rápidos? Tenemos nuestras dudas.

Cuadro de carbono VS Cuadro de aluminio

Sin duda, la diferencia entre el coste del aluminio y la fibra de carbono hace que esta cuestión siempre se plantee. ¿Realmente es necesario el cuadro de carbono o puedo apañarme con uno de aluminio?

Las características del carbono hacen de él un material eficaz en esta práctica, pues es ligero y rígido. Pero ¿esto me hace mejor ciclista? Todo depende cómo sea tu movimiento en el entrenamiento.

La rigidez es un aspecto que, tras el peso, ha ido ganando importancia a la hora de elegir un material u otro, pero volvemos al inicio, ¿la rigidez me hace mejor ciclista? Depende de tu disciplina y técnica sobre la bicicleta.

Y es que el carbono ofrece reacciones más rápidas, pero con el aluminio la trazada es más completa y lineal. Por eso, debes tener en cuenta tu forma de entrenar: subes y bajas cuestas exprimiendo la bici o subes y desciendes de forma gradual y con precaución.

Foto: Orbea

En cuanto a la durabilidad del material, apenas hay diferencia. El carbono ha mejorado esta característica en la que venía ganando el aluminio.

Resumen: el material del cuadro depende de las preferencias. Si quieres restar peso: carbono. Si quieres ahorrar dinero en el cuadro y gastarlo en mejores componentes: aluminio.

Varias bicicletas VS Una bicicleta para todo

Otra de las diferencias entre el ciclista gastador y el ahorrador, pues no todos nos podemos permitir tener una bicicleta de ruta y otra de triatlón.

Por eso, la solución más común es tener una única bicicleta con acoples, pero ¿esto interfiere en mi práctica de ciclismo?

La aerodinámica que ofrece cada tipo de bici (ruta y triatlón) no es la misma que consigue una bicicleta con acoples. Sin embargo, con una serie de premisas, esta última puede obtener resultados muy similares sin que el dinero invertido en ello haya sido determinante.

La bici de ruta montada con un acople, muy ajustable, que lleva el manillar en la posición más baja posible, con un sillín específico de triatlón que libera la presión en la zona perineal y que tiene un cuadro “aero” puede competir prácticamente en igualdad de condiciones con las bicis de ruta y triatlón.

Recordemos en este punto el interesante vídeo que hicimos en nuestro canal de youtube al respecto.

Si a estas condiciones le sumas ropa lo más ceñida posible (de manga larga) y un casco aerodinámico, el uso de varias bicicletas o una sola pierde importancia frente al esfuerzo y trabajo que se desarrolle en la práctica.

Resumen: Las bicis de ruta y triatlón garantizan una buena aerodinámica en las pruebas, sin embargo, en pruebas de larga distancia la cabra es más eficiente. No obstante, una buena bicicleta de ruta, con sus acoples, una buena postura y un buen CdA puede ayudarnos a minimizar esa diferencia de tiempo.

Bicicleta estática inteligente VS Rodillo de rulos

El entrenamiento en casa ya era un hecho antes del confinamiento, pero este lo convirtió en una obligación, por eso esta práctica es otra gran diferencia entre el ciclista gastador y el ahorrador.

Independientemente del simulador que utilicemos, ya sea Zwift, ya sea BKOOL o alguna de las alternativas, la gran diferencia económica entre un ciclista gastador y uno ahorrador radica en el dispositivo que utilice para rodar: y es que la diferencia de precio entre la bicicleta estática inteligente y el rodillo de rulos es muy significativa.

Entrenar en una bicicleta estática inteligente ofrece muchas ventajas como la controlabilidad del entrenamiento. Durante la sesión el ciclista puede modificar los parámetros de la cadencia y la potencia, adaptando el ejercicio a sus preferencias.

zycle smart bike
Foto: Zycle

Por el contrario, el rodillo de rulos no ofrece esta funcionalidad, ya que es totalmente manual. Tampoco permite la simulación del terreno y desnivel que sí posibilita la bici inteligente.

No obstante, el montaje del rodillo de rulos es más sencillo que el de la bicicleta estática, al mismo tiempo que tampoco requiere de cables ni conexión a la luz eléctrica, lo que supone un mayor ahorro económico.

Resumen: la bicicleta estática inteligente ofrece simulación y controlabilidad del ejercicio, mientras que el rodillo de rulos no requiere conexión eléctrica y es fácil de montar.

Conclusión

En definitiva, la diferencia entre el ciclista gastador y ahorrador se encuentra en los materiales usados en las sesiones de entrenamientos, pruebas o competiciones. El mejor ciclista será aquel que trabaje con ganas y esfuerzo sobre la bicicleta. Al fin y al cabo, somos nosotros quienes pedaleamos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS