Trucos y curiosidades / Triatlón / Cómo evitar los pensamientos negativos mientras entrenamos

Cómo evitar los pensamientos negativos mientras entrenamos

Si estás aquí, damos por hecho que te gusta entrenar. El triatlón es una pasión y los entrenamientos son la mejor forma de mostrar devoción ¿no es así? Por desgracia, el entrenamiento no es un conjuro mágico capaz de alejar todo lo malo de tu mente y a veces es inevitable que aparezcan pensamientos negativos.

Entrenar te ayuda a sentirte mejor, a presionar tus límites, a superar metas que son solo tuyas y que nadie más podría cruzar. Entrenar supone, casi siempre, una satisfacción inigualable.

¿Por qué surgen los pensamientos negativos?

No le des muchas vueltas: es normal que surjan. Vivimos rodeados de estrés, hasta el punto en que a veces ni siquiera el ejercicio puede salvarnos del peso de esa carga mental que llevamos encima.

Incluso algunas veces es el propio deporte el que se encarga de agobiarnos y llenar nuestra cabeza de pensamientos negativos. También es normal, en parte.

La presión de nuestros propios objetivos y la quimera de las próximas competiciones a veces se abalanzan sobre nuestra autoestima como una fiera.

Sin embargo, no todo está perdido. La mente humana es compleja, sí, pero por suerte la sociedad ha trabajado por comprenderla y encontrar maneras de salvar sus trampas.

Técnicas para hacer frente a los pensamientos negativos

Vamos a verlas en detalle:

Prepárate para recibir esos pensimientos negativos

Puede que tu primer impulso cuando aparece un pensamiento negativo sea revolverte ante su presencia, luchar con uñas y dientes y dejarte consumir por la rabia, el estrés o la tristeza.

Pero lo mejor es mantener la cabeza fría y asumir que los pensamientos negativos son algo normal, que sufre todo el mundo y que volverán por mucho que les plantes cara, aunque puede que cada vez lo hagan menos a menudo.

Si te anticipas a ellos y asumes que tarde o tempranos llegarán, será más fácil para ti mantenerte positivo a su llegada. Les has estado esperando y la espera ha servido para conocerles. Cuando te anticipas, la negatividad se hace repentinamente débil.

Asumir que es una parte de ser humano y aceptarla como tal reducirá la culpa y podrás comprobar como te sientes mejor que en otros episodios anteriores.

Encuentra evidencias para posicionarte en su contra

¿Son realistas tus pensamientos negativos? ¿Tiene razón esa voz que te dice que, por mucho que hayas entrenado, sigues siendo tan malo como el primer día? ¿Tiene motivos para asegurar que no alcanzarás tus metas?

Eres el más indicado para responder a esas preguntas, pero seguramente la respuesta sea no. O, al menos, no del todo.

Si tu mente te dice que no has mejorado en absoluto, encuentra la evidencia que le lleve la contraria. Lo sabes, la hay. Revuelve entre los papeles, rebusca entre las notas del móvil y encuentra tus primeras marcas. Observa con orgullo todo lo que has avanzado.

La negatividad, muchas veces, se basa en pensamientos irreales. Tu mejor arma, por tanto, es ser realista.

running vitamina d deporte atardecer
Foto: Envato Elements

Defiéndete de ellos

¿No te defenderías de alguien que se empeñase en criticarte constantemente, incluso cuando no tiene motivos para hacerlos? ¡Defiéndete también de ti mismo!

Si tus pensamientos negativos no paran de recordarte que te falta mucho por llegar a tu próximo objetivo, lucha por no olvidar todo el camino que has recorrido ya. Si te dicen "te queda tanto que no vas a llegar", diles "aún me queda mucho por recorrer, pero ya he recorrido caminos igual de duros antes".

Y por supuesto, trata de enfocar tu cuerpo hacia la motivación. Está claro que los pensamientos negativos van a estar ahí en las malas situaciones, pero también puedes tratar de ejercitar el hábito de motivarte.

En nuestro canal de youtube hicimos un vídeo muy interesante, de la mano de unos cuantos profesionales, sobre cómo buscar la motivación.

Mantén una perspectiva realista de lo que haces

Para muchos de los que leáis esto, me atrevo a decir que para la gran mayoría, el triatlón no será más que un pasatiempo. Un pasatiempo que te llena de pasión, que te hace ser mejor persona y que, en definitiva, te hace feliz, sí. Pero un pasatiempo al fin y al cabo.

No conviertas en obligación aquello que no lo es. Seguro que ya tienes suficientes obligaciones de las que no te puedes deshacer, no te cargues con más.

Lograr tus objetivos es satisfactorio, por supuesto, pero no lograrlos no te hace peor. Por cliché que suene, disfrutar es lo más importante. Recuerda que esto no va a pagar tus facturas y quítate un poco de esa presión de encima.

hombre descanso deporte
Foto: Envato Elements

Permítete descansar

A veces entrenar se hace cuesta arriba y nada de lo que hagamos puede poner freno al flujo de pensamientos negativos. Si eso ocurre, plantéate el descanso como una opción.

No siempre es posible estar al 100%, ni al 90%. A veces, ni siquiera es posible estar al 50%. Y es normal.

Sabes mejor que nadie que, cuando el cuerpo se encuentra con obstáculos que no puede salvar, debes dejar que repose, que se regenere antes de empezar de nuevo. Permite que tu mente repose también ante los obstáculos. Ya volverás con más ganas que antes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS