Cómo unos niveles altos de cortisol destrozan tu salud
Salud y Nutrición / Cómo unos niveles altos de cortisol destrozan tu salud

Cómo unos niveles altos de cortisol destrozan tu salud

En las exigentes rutinas de la vida moderna, el cansancio y la fatiga parecen ser compañeros inevitables. No obstante, la fatiga crónica es más que un mero efecto secundario del ajetreo diario. Puede ser un signo de un desequilibrio hormonal, específicamente un indicador de niveles elevados de cortisol, un producto primario del eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal (HPA) que afecta nuestra salud de formas que quizás no imaginamos.

cortisol
Fuente: Envato Elements

El cortisol: un aliado que puede convertirse en enemigo

Según el reconocido nutricionista Saúl Sánchez: "El cortisol es un producto primario del eje hipotálamo-pituitario-suprarrenal (HPA). Los niveles responden al estrés agudo y crónico. Presenta efectos generalizados sobre todo el cuerpo. Pero sobre todo es determinante a nivel cognitivo-conductual". Este hormona es esencial para la supervivencia y la función normal del cuerpo, pero en altas dosis y en períodos prolongados, puede tener efectos perjudiciales.

El ritmo diurno del cortisol: Una danza delicada

El cortisol no se distribuye de manera uniforme en nuestro organismo durante las 24 horas del día. De hecho, su presencia fluctúa siguiendo un patrón circadiano, una suerte de "danza hormonal" que se repite cada día y que está íntimamente ligada a nuestros ritmos biológicos naturales.

Saúl Sánchez explica: "Normalmente los niveles son altos al despertar. Luego descienden lentamente. No obstante, la variación de estos niveles a lo largo del día es sustancial. Dependiendo de la hora del día pueden cambiar un 72%". Esta particularidad es vital para entender cómo el cortisol interactúa con nuestro organismo y cómo puede influir en nuestra salud.

El ritmo diurno del cortisol se divide en tres componentes: el Nivel promedio a lo largo del día (DAC), el Tamaño de la oleada posterior al despertar (CAR) y la Pendiente diurna de cortisol (DCS).

El DAC refiere al promedio de cortisol que circula en nuestra sangre a lo largo del día. Este indicador nos puede dar una idea del balance general de cortisol en el organismo. Sin embargo, su valor promedio puede ocultar las variaciones significativas que ocurren durante el día.

El CAR, por su parte, se refiere a la oleada de cortisol que nuestro organismo produce poco después de despertar. Este aumento abrupto, que puede llegar a ser hasta un 50-60% más alto que los niveles nocturnos más bajos, es una respuesta biológica a la transición del sueño a la vigilia y nos prepara para enfrentar las demandas del día.

Por último, la Pendiente diurna de cortisol (DCS) representa el cambio gradual que experimenta el cortisol desde su pico matutino hasta su nivel más bajo por la noche. Este componente es especialmente sensible al estrés y, según Sánchez, "representa el grado de cambio entre la mañana a la noche".

cortisol
Fuente: Envato Elements

Una pendiente que nos habla de nuestra salud

La pendiente diurna de cortisol (DCS) es un componente crucial del ritmo diurno del cortisol que nos puede revelar información valiosa acerca de nuestra salud. La DCS representa el cambio en los niveles de cortisol desde la mañana hasta la noche, y puede verse afectada por el estrés y otros factores.

Saúl Sánchez explica que "la DCS es sensible al estrés emocional y está relacionada con la salud". Esta pendiente nos permite visualizar cómo el cortisol disminuye a lo largo del día, desde el pico más alto después de despertar hasta los niveles más bajos antes de dormir. En condiciones normales, la pendiente debería mostrar una disminución pronunciada en los niveles de cortisol, lo que indica que el organismo está equilibrando adecuadamente la respuesta al estrés.

Sin embargo, en situaciones de estrés crónico, la pendiente diurna de cortisol puede aplanarse, lo que significa que los niveles de cortisol se mantienen elevados. Sánchez advierte que "si esta pendiente es plana, significa que los niveles de cortisol están altos a lo largo del día. Poca amplitud circadiana. Esto se relaciona con mayor depresión, fatiga, patología cardiovascular y mortalidad".

Esta relación entre una DCS aplanada y problemas de salud ha sido respaldada por investigaciones científicas. Un estudio de la Universidad de Stanford, "Cortisol, stress, and health: a biopsychological perspective" (Miller et al., 2007), encontró que la pendiente plana de cortisol estaba asociada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, trastornos del estado de ánimo y fatiga.

Además, una pendiente diurna de cortisol aplanada también se ha relacionado con un sistema inmunológico debilitado. Esto puede aumentar la vulnerabilidad a infecciones y enfermedades crónicas. Algunas investigaciones también sugieren que una DCS aplanada puede estar relacionada con un mayor riesgo de obesidad y resistencia a la insulina.

cortisol
Fuente: Envato Elements

Causas que elevan el cortisol

"¿Y cuál es el principal causante de este problema? Pues la inflamación. Puede estar determinada por los malos hábitos. El sedentarismo, las grasas trans, el alcohol, el estrés social, un sueño insuficiente...Todo ello aumenta el problema", señala Sánchez.

Un estudio de la Universidad de Cambridge, "Inflammation and its role in age-related disease" (Franceschi et al., 2018), confirma que la inflamación crónica puede ser un factor clave en la disfunción del eje HPA y el aumento del cortisol.

Consecuencias de un cortisol alto: de la mente al cuerpo

Un cortisol crónicamente alto puede tener efectos devastadores en nuestro bienestar general. Sánchez advierte que "las pendientes diurnas más planas se asocian con mayores problemas y peor salud mental".

El cortisol alto puede desencadenar una serie de problemas físicos y emocionales. Entre ellos, depresión, ansiedad, problemas de memoria, dificultad para concentrarse y tomar decisiones, y una amplia gama de problemas físicos, como aumento de peso, presión arterial alta, fatiga crónica, debilidad muscular, entre otros.

La inflamación, una amenaza silenciosa

La inflamación es una respuesta natural de nuestro organismo ante infecciones o daños. Es una herramienta vital para la supervivencia, ayudándonos a combatir agentes patógenos y a reparar tejidos dañados. Sin embargo, cuando esta inflamación se vuelve crónica, se convierte en una amenaza silenciosa que puede tener serias implicaciones para nuestra salud.

"El principal causante de este problema es la inflamación. Puede estar determinada por los malos hábitos", nos advierte Saúl Sánchez. Factores como el sedentarismo, una dieta rica en grasas trans, el consumo de alcohol, el estrés social y un sueño insuficiente son solo algunos de los factores de estilo de vida que pueden contribuir a la inflamación crónica.

La inflamación crónica puede afectar a casi todos los sistemas y órganos de nuestro cuerpo. En el sistema cardiovascular, puede contribuir al desarrollo de aterosclerosis, un proceso en el cual se forman placas de grasa en las arterias, aumentando el riesgo de enfermedades del corazón y derrames cerebrales. En el cerebro, la inflamación crónica se ha vinculado con trastornos del estado de ánimo como la depresión y con enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Además, la inflamación crónica puede jugar un papel crucial en el desequilibrio hormonal y en la disfunción del eje hipotálamo-pituitaria-suprarrenal (HPA), el sistema que regula nuestra respuesta al estrés y que produce el cortisol. Cuando este eje está alterado, puede resultar en niveles crónicamente altos de cortisol, desencadenando una serie de problemas de salud.

Por último, cabe mencionar que la inflamación crónica es un estado de alerta constante para nuestro sistema inmunológico. Este problema puede resultar en una respuesta inmune hiperactiva que puede dañar nuestros propios tejidos y órganos.

Revisión de hábitos para controlar el cortisol

La modificación de ciertos hábitos de vida puede ayudar a regular los niveles de cortisol. Mejorar la calidad del sueño, aumentar la actividad física, seguir una dieta saludable, reducir el consumo de alcohol y practicar técnicas de reducción del estrés pueden tener un impacto significativo en la regulación del cortisol.

ARTÍCULOS RELACIONADOS