¿Compaginar entrenamientos con el día a día? Con estos consejos es más fácil
Entrenamientos / ¿Compaginar entrenamientos con el día a día? Con estos consejos es más fácil

¿Compaginar entrenamientos con el día a día? Con estos consejos es más fácil

Practicar deporte es esencial para mantener una buena forma. Pero, ¿qué ocurre cuando te tomas el entrenamiento en serio? Que toda ayuda es bien recibida.

El deporte es salud. Todo el mundo puede sacar un poco de tiempo a diario para hacer un poco de ejercicio y mantenerse en forma. Lo complicado llega cuando quieres entrenarte más seriamente para algún tipo de competición, aunque no sea a nivel profesional. Toca cuadrar horarios, compaginar con el trabajo, con las responsabilidades…

Es complicado, no solo porque el tiempo es algo que acaba escaseando, sino también porque hay que cuidarse para evitar lesiones o riesgos que puedan afectar al trabajo, o a ese entrenamiento que quieres llevar a cabo. ¿Existe algún remedio para que sea más sencillo compaginar ambas cosas? No, no hay una fórmula mágica.

Pero sí que hay ciertos métodos y pautas con los que podrás compaginar el deporte a un nivel algo más exigente con tu trabajo, con tu día a día. Y aquí te los vamos a explicar.

Competiciones y rutina, ¿cómo compaginarlos?

Te estás preparando para una maratón, hay un triatlón en el que quieres probar suerte, o hasta un IRONMAN a varios meses vista, pero no sabes cómo cuadrarlo todo. Lo primero que vamos a recomendarte es que tengas un buen seguro de salud. Es el paso más importantes y por el comenzar.

¿Por qué? Porque con un seguro de este tipo puedes protegerte en caso de lesión, te cubre durante la recuperación y hasta agiliza todo el proceso si contratas uno que sea bueno. Te lo va a poner muy fácil y te va a quitar preocupaciones. Así que, puedes echar un vistazo a este comparador de seguros de salud para tantear opciones.

Lo siguiente que debes hacer es establecer un horario con una rutina diaria. Marca las horas de trabajo, las que sean inamovibles, y después mira qué huecos tienes disponibles para entrenarte. Muy probablemente tengas que hacerlo a primera hora de la mañana o a última hora, así que aquí entra otro consejo obligatorio: ¡ten un horario de sueño fijo!

En caso de que algún día no tengas todo el tiempo necesario para entrenar, no te saltes el entrenamiento. En lugar de eso, sigue una rutina algo más corta e intenta intensificarla, aunque no te excedas. Es muy importante que toda la maquinaria de tu cuerpo se mantenga en movimiento y activa para no perder forma si quieres buenos resultados.

En todo esto hay que tener muy en cuenta la alimentación, que debes distribuir adecuadamente dando especial carga a las mañanas, cuando más “pilas” tienes que recargar. Distribuye tu dieta de forma equilibrada y no te saltes ni una comida, al igual que no te saltarías ni un solo entrenamiento. Necesitas estar en condiciones para exigirle a tu cuerpo, y eso implica darle todos los nutrientes que necesita para funcionar debidamente.

Puedes dejar también las sesiones más largas de entrenamiento para los fines de semana. No obstante, es importante que intercales al menor un par de descansos a la semana porque, de lo contrario, el riesgo de lesión se elevará.

Con esto, ya tienes unas cuantas pautas bastante interesantes para compaginar entrenamiento y vida con más facilidad. Síguelas y verás cómo todo encaja.

ARTÍCULOS RELACIONADOS