¡Conquista tu diálogo interior… mientras entrenas!
Foto: Flickr // GoPro Camera
Salud y Nutrición / ¡Conquista tu diálogo interior… mientras entrenas!

¡Conquista tu diálogo interior… mientras entrenas!

Supongo que no os cuento nada personal si os digo que algunas de las mejores ideas o algunas de las decisiones importantes de mi vida, “han aparecido” en mi mente mientras entrenaba. No soy el único, ¿verdad? El triatlón como deporte individual nos regala eso (¿otra vez pensando en esos dos ingleses, eh?) –fuera de bromas-.

Muchas horas a solas con nuestros pensamientos.

En esta entrada, precisamente os quiero hablar de eso, de ese diálogo contigo mismo que tiene lugar mientras ves la línea negra de la calle en la que nadas o la raya del arcén de tu salida en bici o el paisaje de ese parque o calle en el que corres. Si es en una cinta la tele a veces "lo estropea" todo.

Y lo hago porque últimamente no para de venirme a la cabeza gente que con algunas de sus afirmaciones se ponen un freno con el que "pelear" en cada entrenamiento.

“Yo es que nadando soy un tocho”
“Dios mío, con lo bien que voy en la bici y el castigo que supone correr”
“La bici me da un palo…”
"No soy muy flexible"
Son solo ejemplos.

Para explicar de qué estoy hablando quiero que jugemos con una metáfora con uno de los mejores deportistas de nuestro país y en uno de los deportes en los que más, y desde hace más tiempo, se trabaja con la mente. Efectivamente: Rafa Nadal y su “Vamos Rafa”

Os imagináis que Rafa jugase con autoafirmaciones en su mente como:
“Vaya tocho que soy con el revés”
“Mierda, otra vez a sacar con el 2º servicio”
o “Qué palo cuando me sirven tan liftado”…

Uno de los gurús del coaching, Timothy Gallwey escribió ya hace unos años “The Inner Game” que aquí se tradujo como “El Juego Interior del Tenis”. Os lo recomiendo aunque le tengáis alergia a las raquetas.

Uno de los padres del coaching sienta las bases en este libro sobre la conquista del diálogo interior en el que nuestro ego boicotea la mayoría de nuestras acciones con sus miedos e inseguridades. Tiene que ver con el tenis porque él lo explica como profesor de tenis. Habla por ejemplo de la cantidad de indicaciones que se le da a un alumno que está tratando de aprender como parte de ese problema para nuestra mente. El libro no solo plantea un aprendizaje más basado en la experiencia, la consciencia y la autoobservación sino sobre todo en las herramientas que tenemos para conquistar ese diálogo que te convence de que no eres tan buen nadador o que la bici es un palo o que no te gusta correr. Cosas que a base de creerlas y repetirlas se graban a fuego como esos tatoos que tanto lo petan en el triatlón.

Ya sé… Estás pensando en cómo aplicar el “Vamos Rafa” a tus competiciones. Te propongo algo más sencillo. Necesitas tomar notas así que coge boli y papel.

- ¿Qué te dices cuando estás entrenando o compitiendo y las cosas van mal?
“No voy a poder” “Me pesan las piernas” “Voy clavado” …

¿Algo así? ¿Crees que te ayuda en ese momento?
- Y ahora ¿Qué te dices cuando todo fluye?
“Que bien me siento” “Que suelto pedaleo” “Que sensación tan genial…”

Y normalmente en esas competiciones o entrenamientos, ¿Qué tal? Supongo que mejor.

Ya sé. No es fácil creer que algo así pueda modificar tu rendimiento. Cierto. No lo va a hacer.

Los tenistas y cada vez más deportistas trabajan con un coach o con un psicólogo deportivo porque después de cada punto que fallan han de volver a sacar o restar (en el caso del tenis) y su mente no puede estar en ese punto fallado que quedó atrás. Estar en el presente es una de las premisas fundamentales. Algunos de los atletas con los que he trabajado pasan la mitad de sus sector de bici pensando en que tendrían que haber hecho un montón de cosas de otro modo en el agua. Pero ese análisis ha de ser al final de la competición. En una evaluación posterior. No durante la prueba.

Si te parece, tan solo pruébalo. Guarda la nota en la que has escrito las frases que representan tus pensamientos cuando te sientes bien. Y tira o rompe la otra. Y ahora te propongo que este mes mires esa nota antes de tus entrenamientos. Veamos que pasa.

* Nota del autor: con una pájara total no suele funcionar. Si no tienes un hermano que te lleve hasta la meta, ese día tendrás que aprender a sufrir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS