Consejos para un buen descenso en bici
Foto: Sirotti / cyclingfans.com
Entrenamientos / Ciclismo / Consejos para un buen descenso en bici

Consejos para un buen descenso en bici

¿Cuántas veces has subido como has podido hasta coronar un puerto pensando que lo difícil ya estaba hecho y, de repente, te ves metido en unas bajadas que se te atragantan curva tras curva? Vas tieso como un tronco, brazos completamente estirados y rígidos, cabeza y tronco levantados comiéndote de frente el viento y siendo el vivo retrato de la antiaerodinámica. Probablemente no te hayas dado ni cuenta, pero a poco que sigas unos pocos consejos, seguro que consigues bajar más relajado y, en definitiva, más rápido y con mayor seguridad.

Concentración y técnica

Concentración y técnica son las claves para afrontar una buena bajada de puerto. Yo recuerdo que hace unos años bajaba mucho peor de lo que bajo ahora. Y si he mejorado algo, os puedo asegurar que ha sido imitando y aprendiendo de gente que sabía bajar bien y que llevaba a sus espaldas unas cuantas bajadas de puertos muy famosos.

Aquí te ofrecemos unos  consejos que pueden ayudarte si lo tuyo no es precisamente el descenso:

Agarrarse en la parte de abajo del manillar

Si no eres un gran ciclista ni llevas muchos kilómetros a tus espaldas, puede que esta posición no te sea cómoda al principio. Pero si consigues llevar la bici bien ajustada, deberías ir acostumbrándote a ella porque te va a dar grandes alegrías en descensos. En el momento en que te echas hacia abajo, tu centro de gravedad baja y te resultará más fácil trazar en las curvas. Además, tienes los frenos muy cerca de los dedos en caso de que tengas que hacer uso de ellos.

bikestorecenter

Mirar hacia adelante

Los que sean moteros seguro que llevan mucho ganado a la hora de trazar y bajar puertos. En moto y en bici tenemos que ir mirando muchos metros más allá de donde estamos para intentar coger el mejor trazado posible. No podemos ir comiéndonos cada curva según nos va viniendo. Conviene mirar qué tenemos después para ajustar nuestra frenada y nuestra posición en la carretera. No es lo mismo que te vengan tres curvas de herradura seguidas a que te venga una zona de eses donde te conviene trazar bien para no perder velocidad. Estando en medio de una curva ya se tiene que empezar a mirar a la siguiente para colocarse en el sitio correcto, de esta forma lograremos unas trazadas más limpias en todas las curvas.
Una bajada de puerto está formada por muchas curvas. Basta con que hagamos una mal para estar en el suelo. Así que todas y cada una de ellas son igual de importantes y tienes que tenerlas visualmente en tu cabeza unos metros antes de encararlas.

Uso de los frenos

Ambos frenos, delantero y trasero, tienen su propia función dentro de la frenada de la bici. El delantero es el que hace la mayor parte de la presión, y el trasero es el que ajusta o corrige la frenada. Por tanto, ya te habrás dado cuenta que tu freno delantero trabaja un porcentaje bastante más alto que el trasero en condiciones metereológicas normales. Ni que decir tiene que los frenos de la bici deben estar en perfecto estado de revisión, bien alineados, con tensión y una zona de frenada limpia.
En un descenso no puedes estar frenando siempre la bici, aunque te parezca peligrosísimo y vayas atenazado de miedo en el manillar. Si lo haces, los frenos se calentarán demasiado. Así que, suelta de vez en cuando freno y disfruta de aquellas zonas donde la inercia de la bici te sirva para trazar curvas sin necesidad de meter freno.

Trazado de curvas

Los pasos por curvas son lo que van a decidir cómo bajemos el puerto al final.

Curvas de herradura: Nos colocamos en la trazada correcta, es decir lo más abierto posible en el sentido inverso a la curva. Por ejemplo, si se trata de una curva a izquierda, nos pondremos lo más a la derecha posible. Frenamos suavemente con freno delantero/trasero. Y una vez estamos dentro de la curva, giramos el manillar y empezamos la trazada. Cuando estamos dentro de la curva, soltamos frenos y dejamos que la bici entre sola.
Si, por el contrario, apuramos mucho la frenada en la entrada en la curva, llegaremos con muchísima tensión en los frenos y ya no nos dé tiempo a colocar la bici para la trazada. El tortazo está asegurado.

18ª ETAPA DEL TOUR DE FRANCIA
Así que, ya sabes: frena antes de la curva, coloca tu bici orientada hacia la curva y suelta frenos a mitad de curva, de esta forma se tendrá mucho más tiempo para rectificar la velocidad de la bici y será menos brusco. Además saldrás mucho más rápido de ella lanzando la bici para la siguiente curva.

Presión en las ruedas

Son apenas unos centímetros los que separan asfalto y la bicicleta, por lo que dicha superficie es fundamental para hacer una buena bajada. Por tanto, conviene revisarla bien; bajas presiones nos dará más adherencia, agarre y seguridad, pero el flanco se deformará; y llevando la presión más alta de lo recomendable la rueda rebotará en las frenadas y la adherencia en curvas será inferior, tendríamos una bici algo más nerviosa y difícil de conducir con suavidad en curvas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS