David Castro está de vuelta
Foto: Félix Sanchez
Actualidad / Triatlón / David Castro está de vuelta

David Castro está de vuelta

Jerusalén es Tierra Santa para todos los Cristianos. Allí fue donde Jesucristo se crió, predicó y obró algunos de sus milagros, entre ellos el de la resurrección. Y si hablamos de resurrecciones, en este medio tenemos que anunciar algo: David Castro está de vuelta.

El triatleta de La Roda parece haber encontrado en el Pais Vasco su particular lugar sagrado: tres fines de semana consecutivos en el podio. El Torero llegó a tierras vascas a principios de junio para enfrentarse al mítico Zarautz y no se achicó en su debut en la media distancia: salió primero del agua y supo aguantar para cruzar la meta en una 3ª posición que "fue lo de menos"; en Zarautz Castro volvió a sentirse competitivo en medio de hombres como Gustavo Rodríguez, Miguel Ángel Fidalgo o Ivan Raña.

Tan solo una semana después subió un peldaño más en el podio para acabar 2º en el Triatlon Internacional de Lekeitio, sobre distancia sprint. El manchego sólo fue superado por el australiano Ryan Bailie en un circuito "duro y bonito".

Y este pasado fin de semana, en su tercera prueba consecutiva en tierras vascas, Castro volvió a reencontrarse con la victoria. Fue en el Memorial Onditz, sobre distancia olímpica, una prueba en la que el triatleta de EQTR disfrutó "como un niño pequeño" y tras la que se mostró "muy feliz" en sus redes sociales. El albaceteño entró con algo más de minuto y medio sobre los australianos Roberts Mathew y Max Stapley, que no pudieron seguir su ritmo a pie.

"He estado tres semanas en Gasteiz entrenándome. Me he sentido bien", comentaba Castro tras cruzar la meta en Onditz. El de la Triarmada ha estado entranando en Vitoria desde que llegó al Pais Vasco para competir en Zarautz.

Allí lo hemos podido ver compartiendo entrenamientos con hombres como Ryan Bailie y el entrenador del equipo australiano Jamie Turner, quien fuera también entrenador de Gwen Jorgensen. Y efectivamente, tras una racha en la que las cosas no terminaban de salir, el Torero parece que vuelve al lugar al que nos tenía acostumbrados a verlo. Lo mismo es que nunca se fue.

ARTÍCULOS RELACIONADOS