Deporte a los 40. ¿Locura o cordura?
Salud y Nutrición / Deporte a los 40. ¿Locura o cordura?

Deporte a los 40. ¿Locura o cordura?

¿Es el deporte una bendita locura en nuestras vidas? ¿O una sana cordura?

El 4 ha llegado a mi vida.

Este Septiembre he cumplico 40 años. Y como llevaba días dándole vueltas le dije a Diego que mis líneas este mes en Planeta Triatlón tendrían que ver con esta nueva etapa.

Cuarentón. Cuarentañero. Los nuevos veinte

Estos días he escuchado o leído cosas así entre felicitaciones y buenos deseos. Un colega me dijo: "Nos hacemos mayores".

Y una voz en mi interior me decía: ¡Oye, habla por ti! Que yo estoy más fino ahora que cuando acabé la universidad… Y de eso han pasado 16 años.

Más allá de bromas quería reflexionar sobre esta edad y nuestra práctica deportiva. No me iré hacia las llamadas de atención a la prevención, los reconocimientos médicos, etc. Como profesional de la actividad física y la salud lo tengo muuuuy claro. Prevención y atención profesional, siempre.

Con respecto de la cordura o locura. También lo tengo claro: Cordura.

La edad es lo de menos. Muere más gente en el sofá con hábitos no saludables que entrenando o en competiciones. La inactividad física es la responsable del 7,4% de todas las muertes que se producen en España durante un año, según se menciona el informe “The economic cost of physical inactivity in Europe”. Por tanto, ne te sientas loco. ¡Estás entre los cuerdos!

Pero, sobre todo, viven mejor todas las personas que se enganchan a la actividad y dejan atrás el sedentarismo. Y no nos engañemos, todos los que nos consideramos corredores o triatletas o practicamos algún deporte similar tenemos claro ese momento en que entrenar se convirtió en uno de los ejes centrales de nuestra vida.

Si, sí Edu. Pero te han caído 40 tacos. ¿Vas a enumerar beneficios concretos?

Vale, vale… voy a tratar de explicar algunas de las cosas por las que creo que los 40 pueden ser una oportunidad y no una crisis. Ya sé que empezamos a ser menos rápidos, en teoría, pero vamos a ver otras cuestiones:

ivan raña
Foto: El Confidencial

A los 38 años, Iván es un triatleta reconvertido a sí mismo para poder mantenerse en la élite año tras año. Él es uno de los ejemplos de una de las ideas con las que quiero seguir. No es la veteranía, es la sabiduría. En su libro, Instinto Raña, explica como ha pasado de ser el chaval de 15 años que deja su casa para practicar en serio un deporte casi desconocido, a ser Campeon del Mundo y actualmente ser considerado un pionero.

  • Sabiduría. A los 40 puede que nos replanteémos cosas. Con respecto de nuestra vida profesional, personal o deportiva. No lo dudo. Es un cambio de década. Mucho se ha escrito sobre esta crisis que lleva a veces a tomar decisiones “importantes” relacionadas con pasar más tiempo con los tuyos, cambiar de trabajo, otros cambios personales… pero quiero analizar esas dudas con el deporte.
    Si llevas un tiempo entrenando (varios años), cada vez te conoces mejor. Es posible que hayas ido adquiriendo conocimientos o incluso te hayas puesto en manos de un profesional. Sabes cuanto puedes rendir. Qué tiempo puedes dedicar. Incluso has cambiado otros hábitos a los que quizá no habías puesto atención años atrás. Ya sabes cúal es el precio de las noches largas o los excesos y hasta sustituyes o evitas algunos alimentos que sabes que te permiten funcionar mejor o rendir más. ¿Me equivoco?
    Conoces mejor tus límites y lo que debes hacer para desplazarlos un poquito más allá. Y sabes que el marketing es marketing.

Si eres un recién llegado al triatlón quizá sí te estás encontrando con que mucha gente en tus círculos no acaba de entender o respetar que ahora a los 40 haya cambiado tanto tu vida. Que necesites una cabra, que ya no cierres discotecas y prefieras no beber el sábado noche porque el domingo tienes rodaje largo.

¡Si es así, también estás de enhorabuena!

Hay una idea que destaca en toda la gente con la que trabajo desde el punto de vista del entrenamiento o del coaching: Entrenar les ha cambiado la vida. Les centra. Les proporciona un equilibrio para otras facetas de su vida (personal, profesional, de pareja, ...) que no siempre encuentran si no pueden entrenar. No, no estoy hablando de hacerse adictos. Estoy hablando de encontrar un equilibrio que no lo ofrecen otras facetas de nuestra vida. Estoy hablando de realización personal.

Volviendo a esa idea de que quizá alguien no entiende ese cambio de estilo de vida, no te inquietes. Esos que te critican ¿Puede que te envidien en realidad?

Por tu voluntad... ¿Porque ahora viajas para conocer una ciudad corriendo? ¿Porque tu familia o pareja también se han pasado a la actividad física y a un estilo de vida saludable?

Si el resto de tu ecosistema, como dice un buen amigo coach, está en equilibrio no tienes nada que temer. Si tu vida está en línea con tus valores los 40 son una edad tan genial como otra cualquiera para seguir conectado al triatlón y al deporte en general. Si es en manos de profesionales, mejor.

  • Por último y volviendo a la idea del post de Roberto, empieza otra etapa:
    En las carreras a pie eres VET 1 y en el triatlón eres G.E. 40-44.
    ¿Mejor o peor? ¿Menos competencia? ¿Más “calma” con respecto de las expectativas de nuestra práctica deportiva? Pues ya se verá todo... Otra etapa. De momento, quédate una idea final. Lo que hagas en los próximos años tendrá un papel muy importante en tu salud. Y en el caso del triatlón se demuestra con datos como recoge este artículo de The New York Times o Ironman, relacionados con tu rendimiento a largo plazo, tu densidad ósea o la salud de tus tendones.Para cerrar este post sólo se me ocurre recomendarte que a los 40, sigas entrenando y mires al futuro con optimismo. ¡Manténte igual de loco o cuerdo que ahora, pero activo!

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS