El desayuno NO es la comida más importante del día: que no te cuenten trolas
Foto: Envato Elements
Salud y Nutrición / Triatlón / El desayuno NO es la comida más importante del día: que no te cuenten trolas

El desayuno NO es la comida más importante del día: que no te cuenten trolas

En los últimos años se ha extendido la creencia de que el desayuno es la comida más importante del día. Y si no, que se lo pregunten a algunos PROs, como Lucy Charles o Vicent Luis, quienes no "atrancan" con las primeras ingestas del día.

Incluso nosotros mismo hemos hablado del desayuno como uno de los pilares fundamentales de nuestro rendimiento. Pero, ¿qué hay de cierto en este supuesto?

Juan Revenga , Dietista-Nutricionista y Biólogo en la Universidad de Navarra, ha cuestionado los presuntos beneficios del desayuno y sus efectos positivos en el peso.

No hay evidencia científicas claras

En un artículo publicado en el famoso espacio El Comidista, de El País, este miembro de la Academia Española de Nutrición y Dietética ha tirado por la borda algunos de los dogmas más populares de la nutrición.

"No como cinco veces al día  —habitualmente dos y en ocasiones tres— y bebo agua del grifo y lo hago sin preocuparme por llegar a los cansinos dos litros", asegura.

"Pero el peor de todos estos pecados, el mortal, es que no desayuno. Al menos no de forma habitual", continúa Revenga.

Desayuno
Foto: Envato Elements

¿Los motivos? Fáciles: "A día de hoy y con lo que he leído, que no es precisamente poco, nadie me ha podido convencer con datos incuestionables de que desayunar sea mejor que no hacerlo", afirma el nutricionista.

De hecho, los estudios científicos al respecto son bastante contradictorios: "hay publicaciones a favor y en contra de ambas cosas".

¿De dónde viene esta creencia?

Para encontrar a "la madre del cordero" nos vamos hasta 1917 y Frances Cooper, la primera persona en ocupar el cargo de dietista para el Ejército norteamericano.

Esta mujer publicó un escrito donde apuntaba lo siguiente: "En muchos sentidos, el desayuno es la comida más importante porque es la comida con la que comienza el día”.

Siendo puristas, como explica Revenga, "el des-ayuno significa eso, deshacer, romper o cortar con el ayuno". Es decir, poner fin a ese periodo de tiempo significativamente más largo en el que no se come nada y que se interrumpe por el hecho de comer.

"Ese periodo de “ayuno” suele coincidir con el descanso nocturno", continúa el nutricionista. Por eso, "ya sea a las 6:30 o a las 18:00", tu primera comida del día será tu desayuno.

Sin embargo, Revenga, miembro del Comité Científico y Comité Técnico Asesor de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas, resta importancia a esta ingesta y asegura que es algo que han vendido "aquellos que fabrican productos desayunables".

"Parece ser la única ingesta del día que tiene alimentos propios. Existen alimentos 'de desayuno', pero no 'de cena'", apunta.

¿Qué dice la ciencia?

Algunos como Importancia del desayuno en la mejora nutricional y sanitaria de la población, sugieren que desayunar se relaciona con una mayor ingesta de nutrientes a lo largo del día, mejor cobertura de las recomendaciones nutricionales y mejor calidad de la dieta.

Otros, como Asociación de saltarse el desayuno con mortalidad cardiovascular y por todas las causas, concluyen que el hecho de saltarse el desayuno se asocia a un riesgo significativamente mayor de mortalidad por enfermedad cardiovascular.

La publicación Journal of the American College of Cardiology, apunta que la asociación es cierta. Pero se contrastó que "la parte de la población que no desayunaba también fumaba más, bebía más alcohol, era más sedentaria y sumaba más casos de obesidad". Entonces, ¿de quién es la culpa de ese aumento de la mortalidad?

Por otro lado, tal y recoge Revenga, "una de las grandes limitaciones de los estudios observacionales es que en ellos correlación o asociación no implica causalidad".

Desayuno
Foto: Envato Elements

Los conocidos como ensayos clínicos son los encargados de tratar de sobrepasar dichas barreras. En este plano, el estudio Efecto del desayuno en el peso y la ingesta de energía: revisión sistemática y metanálisis de ensayos controlados aleatorios sugiere que "forzar a desayunar podría no ser una buena estrategia para perder peso, con independencia de si ya se desayuna o no".

De hecho, pide precaución con esta cuestión, dado que "recomendar desayunar para controlar el peso —o para adelgazar— podría tener el efecto contrario al deseado"

En el estudio se observó que "los desayunadores ingresaban de media 260 kilocalorías más al día frente a los no desayunadores". Sin embargo, los propios autores reconocen que la calidad de los ensayos analizados fue en líneas generales escasa y, por tanto, los datos encontrados fueron poco consistentes, por lo que hay que tomarlos con precaución.

Los pros y los contras del desayuno

Los defensores del desayuno argumentan que ayuda a regular el metabolismo o que saltarse esta comida aumenta la probabilidad de comer descontroladamente.

"Los argumentos del no-desayuno también parecen lógicos", desliza el autor de Adelgázame, miénteme. Toda la verdad sobre la historia de la obesidad y la industria del adelgazamiento.

Evitar el desayuno conlleva una reducción de calorías. Además, la estrategia de "ayuno intermitente" aporta diferentes beneficios sobre el metabolismo: consigue "mejorar diversos parámetros metabólicos y bioquímicos relacionados tanto con la inflamación como con la glucemia".

Conclusión

Durante las últimas tres décadas los ensayos controlados no han conseguido respaldar la indicaciones oficiales sobre la necesidad del desayuno y sus beneficios en la pérdida de peso o la prevención de la obesidad.

La ciencia no ha podido demostrar que el desayuno sea la comida más importante del día.

"Los únicos datos que apoyan el desayuno como ingesta útil provienen de estudios observacionales y es probable que sus resultados se vean afectados por otras diferencias entre quienes desayunan y no, tal y como hemos visto", señala Juan Revenga.

Como recomendación final, este nutricionista aboga por "no adoptar posturas totalitarias, inmovilistas y para todo el mundo respecto a los beneficios/perjuicios de desayunar o no".

Y referencia nuevamente documentos que apuntan a la escasa eficiencia del desayuno en la pérdida de peso. Además de a lo "controvertidas e inconsistentes" que son las investigaciones que estudian la relación entre la omisión del desayuno en adultos y el riesgo de sobrepeso y obesidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS