Foto: Tour de France
Actualidad / Ciclismo / Dylan Groenewegen, un sprinter al que las formas le pierden

Dylan Groenewegen, un sprinter al que las formas le pierden

Dylan Groenewegen se ha convertido en las últimas horas en el hombre más criticado dentro y fuera del pelotón por el accidente provocado en el sprint de la meta de la primera etapa del Tour de Polonia. El ciclista neerlandés cerraba a su compatriota en una peligrosa maniobra que le obligaba a impactar contra las vallas, con tan mala suerte de que la seguridad en los aledaños de la meta no eran precisamente los mejores.

Cierto es que hemos visto movimientos similares en sprinters cerrando unos corredores a otros en varias ocasiones. La descalificación era de libro. Pero las vallas establecidas por el Tour de Polonia no estaban a la altura, ni tampoco las normas de seguridad para una prueba UCI WorlTour, que no cumplían los estándares de seguridad de los kilómetros finales.

La poca seguridad ofrecida por el Tour de Polonia y la conducta poco deportiva de Groenewegen han hecho de él el blanco de todas las críticas del pelotón internacional tras conocerse la delicada situación por la que pasa Fabio Jakobsen, en coma inducido tras pasar cinco horas por una operación neurológica y maxilofacial. De hecho, una vez producido el accidente, se llegó a temer por su vida, tal y como indicaba la directora médica de la carrera, Barbara Jerschina.

Una conducta que se repite

Pero desgraciadamente para el ciclista neerlandés del equipo Jumbo-Visma, no es la primera vez que protagoniza llegadas al sprint poco ortodoxas. En octubre de 2016 en el Eurometropole puso en peligro al belga Oliver Naesen con una maniobra muy parecida a la que vimos ayer en Polonia, no dejándole pasar y empujándole contra las vallas. Naesen recriminó su conducta en la misma línea de meta, pero los jueces esta vez no lo vieron tan claro y dieron la victoria a Groenewegen.

Dos años después de su primera polémica Dylan Groenewegen se imponía una vez más en la séptima etapa del Tour de Francia disputada entre Fougères y Chartres, la más larga del Tour 2018 con 231 kilómetros. Groenewegen se imponía con 25 años por aquel entonces en un apretado sprint por delante del colombiano Fernando Gaviria y del eslovaco Peter Sagan. Entraba en meta con el gesto de hacer callar a todos los que le habían criticado anteriormente por su forma de esprintar y no confiar en que pudiera estar a la altura de los grandes colosos del Tour de Francia.

A sus 27 años, su palmarés es muy amplio habiendo empezado en el ciclismo profesional en 2012. En estos años acumula un total de 52 victorias que incluyen cuatro triunfos de etapa en el Tour de Francia. Sin duda un gran velocista al que le puede costar muy caro su manera de imponerse sobre sus rivales en la línea de meta, donde no siempre vale todo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS