Foto: World Triathlon // Tommy Zaferes
Actualidad / Triatlón / El golpe en la mesa de Genis Grau: "Arriesgué mucho y me salió bien la jugada"

El golpe en la mesa de Genis Grau: "Arriesgué mucho y me salió bien la jugada"

Genis Grau consiguió su primer podio de Copa del Mundo en una carrera plagada de candidatos a medalla olímpica. En Planeta Triatlón nos ha contado cómo lo hizo.

Una frase muy manida que suelen decir muchos tertulianos de fútbol es que "para jugar con los mayores hay que tirar la puerta abajo", que no vale con hacerlo medio bien. Algo así debió pensar Genis Grau en la Copa del Mundo de Lisboa.

El gerundense venía de intercalar buenos resultados con pruebas más discretas.

El año pasado ya se asomó a los puestos de honor en Karlovy Vary y en Barcelona, pero nada hacía presagiar que en Lisboa iba a comer en la mesa del mismísimo Kristian Blummenfelt.

"Fue muy rápida de principio a fin, me encontré muy bien en los tres segmentos", resume Grau pocas horas después de la carrera, con tiempo suficiente para haber reflexionado sobre lo ocurrido. Todo lo que podía salir bien, salió.

Grau calcó los tiempos de Blummenfelt en natación y en carrera a pie, se convirtió en la sombra del posiblemente atleta más en forma del mundo en corta distancia.

El problema de ir con Blummenfelt

¿Y qué pasa cuando te bajas a correr a la vez que Blummenfelt? Pues que tienes que tomar una decisión, puedes ir a su ritmo o puedes ir al tuyo.

Genis prefirió la primera opción, aunque no sin algún que otro remordimiento.

"En la carrera a pie salí a arriesgar, no lo tenía muy claro si ir o no ir", desgrana sobre un 10k que fue trepidante.

Studer y Blummenfelt marcaron un ritmo infernal que solo Grau y el alemán Schomburg pudieron mantener, aunque realmente esos ritmos no se mantinene, se sufren.

"Arriesgué y me salió muy bien la jugada, aguanté como pude hasta falta de dos kilómetros", describe Genis, sobre los que posiblemente hayan sido los ocho kilómetros más rápidos de su carrera.

Grau aguantó con los mejores hasta el final en Lisboa
Foto: World Triathlon // Tommy Zaferes

El tiempo oficial del catalán en el 10k quedó registrado como 29:44, solo escribirlo ya me ha dado cosa.

Quedaban dos kilómetros y el suizo y el noruego se marcharon, así qeu Schomburg sería el rival para asomar la cabeza a un podio mundial. "Me la jugué con Schomburg en un esprint muy largo y salió bien", relata el deportista de Olot.

"No me esperaba para nada este resultado y menos con el nivel que había en la prueba", nos confiesa en 85 del ranking mundial.

Por detrás de él hay una ristra de nombres que daría vértigo a casi cualquiera. Gustav Iden, Grajales, Marten Van Riel o el propio Mario Mola.

El pupilo de Álvaro Rance está yendo claramente de menos a más y llega a la fase clave de la temporada con un punto de forma muy dulce. "Estoy muy contento porque veo que el trabajo del invierno está saliendo", reflexiona Grau, que fue 21º en la Copa de Europa de Melilla y antes se había colgado la plata en el Campeonato de España de Duatlón.

No sabemos qué pasará en el futuro, pero Genis Grau ha dado el golpe, ahí tiene el punto de inflexión que todo triatleta busca alguna vez en la vida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS