¿En qué debo fijarme al escoger unas zapatillas de running?
Materiales / Running / ¿En qué debo fijarme al escoger unas zapatillas de running?

¿En qué debo fijarme al escoger unas zapatillas de running?

Una de las grandes tareas que tenemos los aficionados al triatlón es escoger unas zapatillas de running idóneas, que sean cómodas y efectivas.

A priori, puede parecer una elección sencilla, teniendo en cuenta que existen miles de zapatillas en el mercado preparadas para cualquier tipo de runner.

Sin embargo, precisamente esa amplia variedad convierte el proceso de elección de una ardua tarea.

Aunque lo que más nos llama la atención de unas zapatillas de running a primera vista son su diseño, conviene que tengas en cuenta antes otros factores.

Se deben tener en cuentas varios aspectos antes de vaciar nuestra cartera en unas buenas zapatillas de correr. Así que, si quieres estrenar zapatillas, vamos a repasar aquellos puntos que te ayudarán a escoger el calzado idóneo para tus pies a la hora de salir a correr.

Superficie de entrenamiento

Es muy importante tener en cuenta el terreno donde vas a realizar tus entrenamientos y competiciones.

No es lo mismo correr sobre césped, que hacerlo es asfalto o en zonas montañosas. Tampoco tiene nada que ver entrenar en una pista.

asics metaspeed zapatillas running
Foto: World Triathlon // Tommy Zaferes

Si vas a correr por zapatillas duras, es importante que adquieras unas zapatillas que tengan muy buena amortiguación.

En el caso de que te atrevas con senderos más irregulares, habitualmente en zonas de montaña lo mejor es que adquieras unas zapatillas específicas de Trail, que proporcionan mayor agarre y protección en estos terrenos.

Tipo de pisada

Cada deportista tiene un tipo de pisada y una forma de correr. Basta con fijarse en hombres como Kristian Blummenfelt, Jan Frodeno o Lionel Sanders. Todos son grandes triatletas pero corren de manera muy diferente.

En cuanto al tipo de pisada, por lo general, existen tres tipos de corredores: el pronador, el supinador o el neutro.

El pronador corre girando el tobillo hacia el interior del pie al realizar la pisada. El supinador por el contrario, gira el tobillo hacia el exterior cuando da la pisada.

El neutro es aquel corredor que tiene una pisada básica, lo suficiente para absorber el impacto y aliviar la presión en rodillas y articulaciones.

Si no sabes exactamente qué tipo de pisada realizas acude a un profesional para que te realice una prueba. Hay podólogos y expertos en biomecánica en la carrera a pie que te pueden ayudar en este sentido.

Después sabrás que calzado necesitas en función de tu pisada.

Tu técnica de carrera

La técnica de carrera también es algo que debemos valorar a la hora de escoger unas zapatillas de running. No es lo mismo la técnica depurada de un corredor experto, que la forma de correr de alguien que está empezando.

Algunas zapatillas, por sus características (suela, amortiguación, drop) exigen una buena técnica de carrera. De lo contrario, probablemente iremos incómodos y suframos molestias, incluso podremos lesionarnos.

Si estás empezando, opta por zapatillas amortiguadas, estables y con drop alto.

Ten en cuenta la resistencia de las suelas

La suela de unas zapatillas de running deben ser lo suficientemente resistentes para que te protejan de los múltiples objetos que puedes pisar durante tu entrenamiento.

Esto sobre todo es importante para aquellos corredores que entrenan y compiten en zonas rocosas, irregulares y llenas de obstáculos.

Además, estas han de proporcionar un agarre adecuado a pesar de que corras por terrenos complejos.

Si corres en pista o en asfalto tal vez la suela no sea lo que más te preocupe de una zapatilla. Sin embargo, si vas a entrenar por superficies complejas, asegúrate de que la suela de tus zapatillas sea dura y resistente.

Asegúrate que estas no aprieten en exceso

Unas buenas zapatillas de running deben de sujetar lo suficiente al pie sin necesidad de que estas aprieten en exceso o incluso no te permitan mover los dedos de los pies.

Un calzado demasiado ajustado puede provocar que acabes teniendo dolor en los pies o incluso comiencen a salirte callos.

Asegúrate de que cuando te las pongas puedas mover todos los dedos y girar el pie sin problema a la vez que estas te proporcionan una buena sujeción.

Muchos corredores optan por número más de lo habitual en las zapatillas de running. Pero cuidado, un calzado demasiado grande puede provocar inestabilidad, poca sujeción y como consecuencia ampollas o lesiones.

zapatillas cordones
Foto: Envato Elements

Ten en cuenta tu peso y la forma de tu pie

Por lo general, las zapatillas de running tienen rangos de peso recomendados en función de la amortiguación y estabilidad que necesitas.

Por ejemplo, si eres un corredor pesado necesitarás unas zapatillas con mucha amortiguación. Por el contrario, si tu peso no demasiado alto, unas zapatillas más ligeras pueden encajar bien contigo.

Ten en cuenta eso sí que no es conveniente adquirir unas zapatillas que pesen más de 300-400 gramos ya que estas te darán con el paso de tiempo muchos problemas como el hecho de tener una peor sensación térmica y dolores en ambos pies.

Asegúrate de estar satisfecho con el diseño

Ahora ya si es momento de fijarnos en el diseño de las zapatillas. Si bien como hemos dicho no es el aspecto más importante también hay que tenerlo muy en cuenta.

Si adquieres una zapatilla de running muy buena pero con un diseño con el cual no estás contento acabarás cansándote de ella y muy probablemente decidas venderlas o tirarlas y comprar otras nuevas.

Por ello procura que te gusten desde el primer momento que las veas y siéntete cómo con ellas cada que las saques a relucir en el gimnasio o tu zona habitual de entrenamiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS