Emilio Aguayo:
Actualidad / Triatlón / Emilio Aguayo: "Sabía que, en la maratón, solo tenía que controlar el ritmo"

Emilio Aguayo: "Sabía que, en la maratón, solo tenía que controlar el ritmo"

Si hay un claro triunfador del fin de semana en Platja D´Aro es, sin duda alguna, Emilio Aguayo. El valenciano consiguió alzarse con el primer puesto en el campeonato de España de Larga Distancia disputado en la localidad gerundense, dando el máximo en el segmento de la natación y ciclismo, y sabiendo controlar los esfuerzos en la carrera a pie.

Emilio Aguayo, compartió sus sensaciones sobre su destacada participación en la prueba. En esta entrevista, Aguayo reveló los detalles de su estrategia y las dificultades que enfrentó durante el pasado sábado.

El agua le dio suerte a Emilio Aguayo en Platja D´Aro

Es poco acertado este subtítulo, ya que el triatleta valenciano realizó un gran segmento de natación. Entre esta primera parte y la lluvia que apareció en el tramo ciclista parece ser que el agua dio esa pizca de suerte necesaria para ganar. Aunque él reconoce que prefería otra climatología: "Al final las condiciones no eran las mejores para mí. En la natación me encontré bien, salí fuerte y nadé con Guillem (Rojas). También me benefició que no hubiera ningún otro buen nadador”.

Y no solo es la opinión de los aficionados, el propio Aguayo afirmaba que había sido su mejor natación: “Ha sido la más rápida de todos los IRONMAN que he hecho. La bici, con la lluvia y el frío… Viniendo de Valencia que llevamos un mes con temperaturas altas, de repente amanecer con 8 o 9 grados no es lo mejor para mí. El día fue arreglándose y se agradecía cuando salía al sol", comentó Aguayo sobre su desempeño en la natación y las dificultades que tuvo que pasar encima de la bici.

Durante la maratón, la clave para ganar era mantener el ritmo

Entre las experiencias pasadas y la posibilidad de tener un ritmo tranquilo, el deportista del ANb Triathlon Team seguró que quiso adecuar los ritmos para no desfallecer en el recorrido a pie: “En Vitoria me bajé con muchas fuerzas de la bici, empecé corriendo demasiado rápido y lo pagué en el kilómetro 32. La idea era salir a un ritmo controlado. Sabía que bajaba con hueco, pero no sabía con cuánto. El ciclismo era a una sola vuelta y no tenía referencias de nada. La idea era salir controlado y hacer una maratón lo más constante posible”, explicaba su estrategia.

Aguayo contaba cómo calculó su ritmo y mantuvo la concentración durante la carrera a pie. Él tenía planificado todo en su cabeza: "A los 2 o 3 kilómetros vi que iba marcando en torno a los 4 minutos/kilómetro. Arroyo se me acercaba muy poquito a poco y el francés se me iba acercando más rápido, pero yo había calculado que en el primer punto de giro le llevaba unos cinco minutos y medio. Si yo corría la maratón en 2 horas y 48, él tendría que hacerlo en 2 y 43. Y esos ritmos son muy rápidos para todo lo que exige una distancia IRONMAN".

El campeón nacional describió la estrategia utilizada para mantener a raya a sus competidores: "Siempre hay preocupación y duda. Pero a partir del kilómetro 20, el francés me iba recuperando poco en comparación a esa primera mitad de carrera. Del 28 al 32 le estuve manteniendo a 15/20 segundos, lo que decía que estaba corriendo al mismo ritmo que yo. No sabía si era táctica suya o si iba fastidiado. Me esperé a que me cogieran".

Al alcanzarle sus perseguidores. Aguayo tenía claro lo que tenía que hacer: "Tiré 1 kilómetro, luego le dije que pasara y ese tramo en el que lideró, ralentizó el ritmo. No entendía esa táctica, si es que lo era. Me esperé a que nos diera el viento de culo y atacarle. Hice 1,5 kilómetros muy fuertes, en torno al 3:40 y vi que le abría hueco. En cuanto abrí distancia, volví a mi ritmo de 4 min/km. En el último punto de giro, que ya quedaban 3 km para meta, vi que le llevaba 1 minuto y ya era aguantar a la victoria, porque ya no le quedaban fuerzas."

Una victoria con dedicatoria especial

El ANb Triathlon Team consiguió grandes resultados en la competición. No solo la victoria de Emilio Aguayo, el tercer puesto de Víctor Arroyo completó un día agridulce. Agridulce por el grave accidente de su compañero Joan Nadal al que, por supuesto, dedican este resultado: "Le dedicamos este buen resultado del equipo. A él y a su familia. Estamos todos muy pendientes".

emilio aguayo ironman wisconsin
Foto: Emilio Aguayo // Instagram

Aparte de acordarse de su compañero, el triatleta valenciano quiso remarcar el apoyo de su familiar en los últimos momentos de la prueba: "Al final, me dediqué a disfrutarlo. Lloré un poco con mi chica, cuando le vi a un kilómetro de meta. Paré a darle un beso a mis padres. Ellos saben los malos momentos que he pasado los últimos años. Al 'peque' no pude porque estaba en la hora de sus siesta, pero se puso contentísimo cuando se enteró de que su padre había ganado".

Una victoria que seba mejor después de todas las dificultades sufridas en sus dos pruebas de test como eran las de Peñiscola y Xilxes: "No salieron como yo esperaba, como podía rendir. Venía con las dudas, ya que este año me estaba autoentrenando, era la primera vez que lo hacía. Llevo 15 años en el triatlón y me conozco muy bien a mi mismo, pero no sabía si lo estaba haciendo bien. Este finde se ha demostrado que voy por el buen camino".

Volviendo al equipo y para terminar de evaluar esta victoria, el componente del equipo de Víctor Gutiérrez quiere remarcar que estos resultados saben a gloria después de todo lo pasado: "Es una alegría muy grande. Llevamos un par de años o tres que los resultados no terminaban de salir. Hemos reforzado el equipo con Roger (Manyá) y con Arroyo que es un tío supersolido y que no falla. El equipo necesita esa victoria y queríamos demostrar a todos los patrocinadores", concluyó Aguayo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS