Foto: Nina Guàrdia
Trucos y curiosidades / Triatlón / Entrenamientos de intensidad: cómo no rendirse en alguna serie

Entrenamientos de intensidad: cómo no rendirse en alguna serie

Muchos deportistas no tiene en cuenta las series a la hora de realizar sus planificaciones de entrenamientos , ya sea porque por pereza o porque creen que no les va a servir para lo que están entrenando.

La realidad es bien distinta: las series son básicas para preparar cualquier tipo de competición, ya sea corta, ya sea larga.

Además muchas veces nos nos imponemos pensamientos negativos tanto para no hacerlas como para acabarlas antes.

Por eso, hoy te vamos a explicar cómo no rendirse cuando las practicas.

Son un gran ejercicio mental

Es probable que haciendo estos entrenamientos de alta intensidad la sensación de que hemos llegado a nuestro límite aparezca y queramos abandonar el entrenamiento, pero continuarlos puede ser beneficioso para nosotros mismos.

En primer lugar, porque es una buena forma de luchar contra nosotros mismos y adquirir tanto nuevos objetivos como mejorar el rendimiento si no cesamos en nuestro empeño.

Así, si en vez de abandonar el entrenamiento cuando crees que has alcanzado tu límite continúas, poco a poco acabarás no solo alcanzando tu meta, sino logrando crear nuevos objetivos.

Además, la psicología es muy importante en la ecuación ya que muchas de las veces que el deportista quiere tirar la toalla, ni siquiera es algo físico sino mental.

No solo porque tus pensamientos te pueden hacer rendirte sino porque también pueden ser los principales responsables de sacar el entrenamiento adelante e imponer nuevos objetivos.

Además, factores externos como un mal descanso, una mala alimentación o la propia climatología también pueden hacer que tu cuerpo llegue al límite.

¿Qué hacer cuando quieres abandonar?

Tómate un descanso

Cuando veas que no puedes más, para pero no abandones. Darte un pequeño descanso te puede venir muy bien para situaciones en las que crees que no puedes más.

Un pequeño descanso para recargar energías seguido de un rodaje tranquilo como recuperación, va a hacer que tu cuerpo recargue las pilas para poder continuar con el entrenamiento de alta intensidad.

El camino se recorre paso a paso

Para que un entrenamiento sea efectivo y puedas aumentar tu rendimiento, debes ponerte poco a poco objetivos que puedas conseguir. El camino se recorre paso a paso. De nada sirve imponerse metas inabarcables.

Por eso, son muy importantes los objetivos a corto plazo en el propio entrenamiento.

Además, ya comentamos aquí que realizar esto tiene numerosas ventajas como conseguir con el tiempo retos cada vez más grandes, incrementar la confianza en uno mismo y con ello lograr un refuerzo de la fortaleza mental, e incrementar la disciplina del deportista en las preparaciones.

Duerme bien

Tan importante como una buena planificación del entrenamiento son los factores externos que ya hemos comentado antes, especialmente la nutrición y el sueño.

Por su importancia en el rendimiento, el sueño debería estar considerado una parte más del entrenamiento ya que es un factor más para que la preparación del deportista salga bien o mal.

Cómo ya hablamos en la revista, dormir bien tiene muchas ventajas que ayudan a incrementar el rendimiento del deportista como la disminución del estrés y lesiones, la recuperación de la energía y la reparación de los tejidos musculares.

Si ves que de verdad no puedes más, abandona

Muchas veces es el propio cuerpo el que da avisos de que de verdad no puede más y en ese caso lo mejor que puedes hacer es abandonar el entrenamiento.

Ya sea porque hayas sobreentrenado o porque corras el riesgo de sufrir una lesión, en ese caso lo mejor es que des por finalizada la preparación del día y empieces a planificar la sesión siguiente teniendo en cuenta los errores que hayas podido cometer.


ARTÍCULOS RELACIONADOS