Foto: Envato Elements
Salud y Nutrición / 4 razones por las que entrenas y comes bien sin tener resultados

4 razones por las que entrenas y comes bien sin tener resultados

¿Entrenas a diario, comes bien y, sin embargo, pasado un tiempo no has obtenido los resultados que esperabas?

Aunque esto no suele ser muy común, sí puede suceder. Al igual que hacer dieta no siempre es sinónimo de adelgazar, practicar ejercicio constante y seguir una buena alimentación no garantiza siempre la consecución de los resultados deseados.

Por eso, vamos a ver las cuatro razones que pueden explicar por qué, a pesar de que entrenas y comes bien, no obtienes los resultados que buscas.

4 razones por las que entrenas y comes bien sin tener resultados

Lo más probable es que, si buscas ponerte en forma, la dieta y el ejercicio sean aspectos clave en tu forma de vida.

No obstante, si aún poniendo en práctica este estilo de vida no observas las mejoras que buscabas, puede que se deba a que estás cometiendo los siguientes fallos:

Aumento de la cantidad de comida

Un error muy común entre aquellas personas que hacen mucho ejercicio es adquirir una mayor cantidad de calorías de las necesarias.

Cuando se aumenta el volumen de ejercicio, también es necesario incrementar la ingesta para proporcionar al cuerpo el suministro suficiente, tanto para entrenar como para recuperar el músculo.

Sin embargo, aunque se mantenga una dieta sana escasa en ultraprocesados y alimentos refinados, la cantidad de calorías debe ser proporcional al ejercicio.

Entrenas y comes bien sin resultados
Foto: Envato Elements

Es importante mantener un equilibrio entre el deporte realizado y la comida ingerida. El problema estará si te pasas o si te quedas corto.

Comer cada vez menos

La otra cara de la moneda. Como hemos dicho, no es bueno aumentar desmesuradamente la cantidad de calorías, pero tampoco lo es disminuirla.

Hay que tener en cuenta que cuando empezamos a comer menos de lo habitual nuestro cuerpo lo nota. En consecuencia, este empieza a retener grasa como reserva para posibles necesidades.

Por tanto, respecto a la dieta, debes equilibrar la balanza entre deporte y nutrición. Aumenta conscientemente el número de calorías para proporcionar la energía suficiente a tu cuerpo.

Debes consumir hidratos de carbono (principal fuente de energía para el ejercicio), proteínas, grasas, minerales y vitaminas. Todos ellos en su justa medida cubrirán nuestros requerimientos nutricionales.

Hacer demasiado ejercicio

“Cuanto más deporte haga mejor forma cogeré”. Seguramente habrás oído esta frase, puede que, incluso, te la hayas repetido en tu cabeza para mentalizarte.

Sin embargo, todo en exceso es malo incluido el deporte.

En primer lugar, un entrenamiento excesivo puede elevar el cortisol. Esta es una hormona esteroidea que se libera como respuesta al estrés y al sobreesfuerzo.

El cortisol incrementa los niveles de azúcar en sangre, pudiendo, también almacenar grasa en nuestro vientre.

El otro gran problema de hacer demasiado deporte es que podemos terminar quemando más músculo a largo a plazo lo que hará que disminuya nuestra tasa metabólica basal.

Esto supondrá que cada vez cueste más mantener un peso adecuado y rendir a un buen nivel en los ejercicios.

Evitas el entrenamiento de resistencia

Muchas personas consideran que no están listas para hacer entrenamientos de resistencia tales como el levantamiento de pesas.

Bien es cierto que cuando uno está empezando a hacer deporte puede estar perdido con algunos ejercicios o no sabe muy bien cuál es su técnica. Pero esto no significa que se tenga que renunciar a ellos.

Levantar pesas es un ejercicio que aporta multitud de beneficios para una vida más sana:

  • Estimula el cuerpo y evita el sedentarismo.
  • Ayuda a perder grasa y a ganar músculo.
  • Mejora la salud de las articulaciones.
  • Reduce el colesterol.
  • Favorece el rendimiento en otros deportes.
entrenamiento de resistencia
Foto: Envato Elements

Por tanto, te recomendamos que te ejercites también con pesas. Eso sí, tampoco te pases. Recuerda que los músculos necesitan descansar y recuperarse para no sufrir dolores, sobrecargas o lesiones.

Cómo poner solución a estos problemas

En el caso de la alimentación, si tienes dudas, lo más sencillo es consultar a un nutricionista o a tu médico. Estos te indicarán qué comidas debes hacer para estar en forma.

También puedes considerar la idea de empezar a tomar a suplementos, aunque esto siempre debes hacerlo bajo la supervisión de un profesional.

En cuanto a los ejercicios que requieren técnicas más complejas como el levantamiento de pesas, puedes preguntar a un profesional del deporte o monitor antes de realizarlos. Haz un buen calentamiento y empieza levantando poco peso.

Con el paso de las semanas y a medida que progresas puedes aumentar poco a poco la carga. Pero recuerda que debes tener paciencia y ser constante.

Conclusiones

Si entrenas y comes bien sin obtener resultados seguramente se deba a que cometes algunos de los errores mencionados.

Entonces, es importante que mantengas un equilibrio entre lo que comes y quemas. Eso conlleva no pasarse de comida ni tampoco quedarse corto.

No renuncies a ejercicios que a priori pueden parecerte difíciles, como pueden ser las pesas. De la misma manera, tampoco te obsesiones con el entrenamiento y descansa mínimo un día a la semana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS