Sensores de glucosa y desinformación: no es oro todo lo que reluce
Foto: Abbott
Salud y Nutrición / Sensores de glucosa y desinformación: no es oro todo lo que reluce

Sensores de glucosa y desinformación: no es oro todo lo que reluce

Las estrategias nutricionales son increíblemente abundantes y variadas. Eso implica que aparezcan falsos mitos o estrategias no comprobadas que no sirvan para nada, o mucho peor, que sus consecuencias acaben teniendo efectos negativos sobre nuestro organismo.

Dentro de estas tendencias, existe una que se basa en que sujetos no diabéticos utilicen sensores de glucosa (el parche circular que encontramos normalmente en los brazos de los diabéticos y que miden de manera constante el nivel de glucosa en sangre).

Estos sistemas permiten analizar los picos de "azúcar" en sangre y establecer así una estrategia de nutrición a partir de los datos recopilados.

¿Qué es la glucosa?

La glucosa es un carbohidrato simple formado por glucosa y fructosa que se encuentra en la sacarosa (azúcar) y en el almidón.

Junto a la grasa, la glucosa es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo; se utiliza para muchas de las funciones básicas del organismo aportándole combustible para realizar todas las tareas necesarias como pensar o movernos.

azúcar
Foto: Canva

En el deporte es muy importante que los atletas controlen sus dietas para aumentar los depósitos de glucógeno -el combustible-, ya que cuando estos se agotan comenzamos a sufrir fatiga.

Durante el entrenamiento de alta intensidad, agotamos nuestro “combustible” de manera muy rápida, por eso es habitual ver a ciclistas consumir algún tipo de gel o comer algo que les ayude a reponer esos depósitos (además de otras muchas utilidades que tienen los suplementos).

¿Es seguro?

Monitorizar la glucosa en sangre en ayunas o después de comer en sujetos no diabéticos no entraña ningún tipo de peligro, de hecho, puede aportarnos información útil sobre el estado de salud y el tipo de alimentación que llevamos.

Lo que es peligroso es que una persona que no tenga conocimientos sobre el tema realice interpretaciones, diagnósticos e intervenciones nutricionales basados en los datos que arroje el sensor.

Existen múltiples factores que pueden alterar el nivel de glucosa en sangre, no necesariamente involucrando a los alimentos, es necesario conocer la fisiología.

¿Qué errores podemos cometer?

En un reciente hilo de Twitter, el reputado nutricionista Ismael Galancho ha compartido los errores que podemos cometer si utilizamos los sensores de glucosa sin conocimiento suficiente:

  • Catalogar los alimentos como buenos o malos solo teniendo en cuenta su influencia sobre la glucosa en el cuerpo. Esto puede llevar al error de pensar que los alimentos son mejores cuanto menos eleven la glucosa en sangre, lo que implicaría tenerle miedo a los carbohidratos.
  • Puede ser que con el objetivo de “aplanar” la curva de glucosa después de una comida, aumentemos de manera innecesaria y excesiva la ingesta de alimentos hipercalóricos (grasos o proteicos). Haciendo esto podemos llegar incluso a ganar peso, aunque nuestros picos de glucosa sean menores.
  • Centrarnos en bajar los niveles de glucosa pensando que eso nos hará bajar de peso de manera directa también es un error.
libre sense eliud kipchoge supersapiens
Foto: Abbott Libre Sense

Si bien es cierto que si dejamos de consumir alimentos ricos en azúcares por alimentos más saludables, bajaremos la glucosa y perderemos peso, pero solamente porque estamos ingiriendo menos calorías. Sin déficit calórico no bajaremos de peso.

ARTÍCULOS RELACIONADOS