Foto: ROTOR
Materiales / Ciclismo / "Los platos ovalados no influyen en la respuesta fisiológica durante el ciclismo submáximo"

"Los platos ovalados no influyen en la respuesta fisiológica durante el ciclismo submáximo"

Este es el título de un rotundo estudio que pone en tela de juicio las tradicionales ventajas en las que se apoyaban los platos ovalados.

Publicado la semana pasada por Chee-Hoi Leong, Steven J. Elmer y James C. Martin, el objetivo del estudio era determinar las contribuciones -por separado- de la velocidad de pedaleo y la forma de los platos al coste metabólico de la producción de energía.

Además, se buscaba evaluar la cinemática y la cinética específicas de las articulaciones durante el ciclismo submáximo.

Para ello, se tomaron tres formatos distintos de plato ovalado: con excentricidad baja, media y alta.

¿Cómo se realizó el estudio?

Según se puede leer, para realizar el análisis se tomaron ocho ciclistas con una potencia de salida del 30%, 60% y 90% de su umbral de lactato individual, a una frecuencia de pedaleo de 80 rpm con platos normales.

Para comparar, se tomaron como referencia las mismas salidas pero con platos ovalados: las medidas fisiológicas, el coste metabólico y la eficiencia bruta se determinaron mediante calorimetría indirecta.

Las potencias específicas de los pedales y las articulaciones se determinaron mediante las fuerzas de los pedales y la cinemática de las extremidades.

¿Qué resultados se arrojaron?

Según indican los tres analistas, las medidas fisiológicas y metabólicas no se vieron influenciadas por la excentricidad y la velocidad de pedaleo.

Las velocidades angulares producidas durante la extensión de la rodilla y la cadera fueron menores con los platos más ovalados que con los normales, mientras que la velocidad angular producida durante la flexión plantar del tobillo permaneció sin cambios.

Conclusiones: A pesar de que los platos no circulares imponen su excentricidad en la cinemática angular de la articulación, no redujeron el coste metabólico ni aumentaron la eficiencia bruta. Según se puede leer en el último párrafo los "resultados sugieren que los platos no circulares no mejoran ni comprometen el rendimiento submáximo en ciclistas entrenados".

Este estudio corrobora lo que ya dijo otro estudio llevado a cabo por Mary Louise Hull en 1992: "la eficiencia bruta del ciclismo no mejoró con ninguno de los platos no circulares", se escribió en su momento.

"Para las pruebas de ciclismo en las que la eficiencia es un factor determinante del rendimiento, los platos no circulares no ofrecen ninguna ventaja sobre los platos redondos".

¿Entonces, ya no sirven los platos ovalados?

Tal como explicaba JuanP Vázquez -hace unos años ya-, en un artículo al respecto, en pruebas de larga distancia en llano, tipo IRONMAN, "no se han encontrado diferencias de rendimiento respecto al uso de platos circulares".

Sin embargo, como el propio JuanP apunta, "si se han visto utilidades en carreras en las que se dan arrancadas o que son de btt en las que desde cero tienes que comenzar a pedalear con fuerza".

ARTÍCULOS RELACIONADOS