¿Cuáles son los diferentes tipos de fatiga que puede sentir un deportista de resistencia?
Foto: ITU Media // Wagner Araujo
Trucos y curiosidades / Triatlón / ¿Cuáles son los diferentes tipos de fatiga que puede sentir un deportista de resistencia?

¿Cuáles son los diferentes tipos de fatiga que puede sentir un deportista de resistencia?

Cuando realizamos una sesión de entrenamiento exigente, notamos cómo el músculo pierde fuerza conforme transcurre el tiempo. Esta pérdida de fuerza es lo que se denomina fatiga.

En Planeta Triatlón ya hemos hablado en otras ocasiones la fatiga mental y cómo afecta a nuestro rendimiento como triatletas, pero hoy hablaremos de los tipos de fatiga física que experimenta el deportista de resistencia.

¿Cómo afecta la fatiga al deportista de resistencia?

La fatiga muscular aparece en todo tipo de entrenamientos. Desde las sesiones anaeróbicas más exigentes, como puede ser las de series, hasta el entrenamiento de fuerza, pasando por un sencillo rodaje donde también provocamos fatiga en el músculo.

Antes de ver cómo afecta hay que mencionar que la fatiga tiene un objetivo, no es una respuesta del organismo que pase por que sí. Su objetivo es prevenir un deterioro orgánico irreversible.

mola murray meta itu cansancio
Foto: Wagner Araujo // ITU Media

La cantidad de factores que influyen en la aparición de la fatiga hacen que sea difícil de investigar. La manera en la que se acciona la fatiga determina la capacidad de mantener, seguir, aumentar o parar las acciones que se están ejecutando.

Cuando esta comienza a sentirse es posible que el deportista experimente una pérdida de fuerza, disminución el rendimiento en general, o la pérdida de la coordinación y el fallo de la percepción.

Estas afecciones serán de mayor o menor nivel según el grado de fatiga que experimentemos. Veamos qué tipos de fatiga puede sentir un deportista de resistencia.

Fatiga central

La fatiga central es aquella relativa a las alteraciones en el funcionamiento del sistema nervioso central, siendo más concretos en el funcionamiento cerebral y de la médula espinal.

Cuando la fatiga es central se respeta el principio del tamaño. Las primeras afectadas serán las unidades motoras más grandes. Esto provoca que se verán afectadas independientemente de las fibras que se trabajen.

Este tipo de fatiga se caracteriza por una reducción en la contracción voluntaria máxima.

Afecciones en la corteza motora

Cuando decidimos una contracción muscular, la corteza motora envía una señal eléctrica al músculo implicado. El tamaño de esta señal determina el nivel de implicación de la unidad motora.

Un grado alto significa un mayor número de fibras implicadas, produciendo más fuerza. En consecuencia, la percepción de esfuerzo y el nivel de reclutamiento de unidades motoras en una contracción suelen estar estrechamente relacionados.

La fatiga del sistema nervioso central durante el ejercicio aeróbico es mayor cuando la duración del ejercicio es larga, mientras que la fatiga durante el entrenamiento de fuerza es mayor cuando la sensación de fatiga es alta, como cuando se va al fallo.

Afecciones en la médula espinal

Una vez la corteza motora genera la señal, ésta viaja por la médula espinal y los nervios hasta el músculo.

El tamaño de la señal que sale por la parte inferior de la médula espinal puede ser menor que el que entra. Esto provoca una reducción de la activación voluntaria, que se podría llamar fatiga "espinal". Se suele dar después de un gran número de contracciones repetidas.

Fatiga periférica

Se produce como consecuencia de alteraciones del sistema nervioso periférico. Esta fatiga hace referencia a las acciones implicadas en el músculo, por ello es también llamada fatiga muscular.

Esta fatiga sólo afecta a las fibras musculares que se trabajan. Cuando predomina la fatiga periférica, las fibras musculares se entrenan con mayor eficacia.

cansancio hipotensión
Foto: Envato Elements

Dentro de las posibles causas de esta fatiga se encuentran la alteración del Ph, la temperatura y el flujo sanguíneo entre muchos otros factores.

En la membrana muscular

Es el primer punto donde se puede dar la fatiga muscular. La pérdida de capacidad de la membrana muscular reduce la fuerza de las fibras musculares.

Estas pérdidas de podrían dar por dos mecanismos diferentes:

  • El primero es por la generación de especies reactivas de oxígeno, ya que inhibe la bomba de sodio.
  • En segundo lugar se podría producir por un daño ocasionado en la membrana de la célula.

Fallo en el acoplamiento excitación-contracción

Los impulsos eléctricos viajan por la membrana celular hasta el interior del músculo a través de los túbulos T. Estos tienen unos sensores que, si no trabajan bien no liberarán iones de calcio en la fibra muscular.

Cuando esto ocurre se denomina "fallo de acoplamiento excitación-contracción". Con este tipo de fallo la fuerza suele reducirse en mayor medida a bajas frecuencias.

Por lo tanto, la fatiga de baja frecuencia se emplea para comprobar la presencia de un fallo de acoplamiento excitación-contracción.

Sensibilidad miofibrilar

Cuando se liberan los iones de calcio utilizados para la contracción, la troponina, una proteína situada en las miofibrillas, se encarga de detectarlos.

Si la troponina no detecta estos iones se da una "pérdida de sensibilidad a los iones de calcio de la miofibrilla". Esta pérdida de sensibilidad provoca que no haya respuesta.

No está muy claro por qué se produce la pérdida de sensibilidad a lo iones, pero se han sugerido mecanismos como la acumulación de metabolitos o la generación de especies reactivas de oxígeno.

Ciclo de puentes cruzados

Los puentes entre actina y miosina, dos proteínas situadas en las fibras musculares, generan tensión de la fibra muscular, produciendo fuerza.

Si la actina no se puede unir a la miosina se interrumpe el puente. Como consecuencia de esto se reduce la fuerza de la fibra muscular. Si las estructuras que soportan la fuerza están dañadas, los puentes pueden no ser capaces de transmitir la fuerza.

ARTÍCULOS RELACIONADOS