Foto: Virgin Money London Marathon
Trucos y curiosidades / Running / ¿Qué tiene un corredor keniata que no tenga yo?

¿Qué tiene un corredor keniata que no tenga yo?

Rhones Kipruto, Eliud Kipchoge, Letesenbet Gidey, Peres Jepchipchir, Kibiwott Kandle... Nombres que, a lo largo de los últimos años, han marcado el destino del mediofondo internacionacional, y que en los próximos seguirán marcándolo.

Y todos keniatas. Si extendemos la búsqueda al resto del cuerno de África, el abanico de grandes corredores es inconmensurable.

Durante las últimas cuatro décadas, los corredores africanos o de ascendencia africana han producido algunos de los resultados más notables en las pruebas atléticas de nivel mundial.

Mientras que los africanos occidentales han destacado en las carreras de corta distancia (100-400 m), los africanos orientales, especialmente los kenianos, han destacado en las de media distancia (800-1500 m) y en las de obstáculos, y también, junto con los etíopes, en las de larga distancia (5000 m-maratón).

El dominio de los africanos ha sido cada vez más profundo durante estos cuarenta años, eliminando cualquier rastro del dominio europeo. De hecho, si hasta entonces un 48'3% de los récords mundiales estaban en manos de corredores del viejo continente, desde entonces el porcentaje de africanos en la cima ha aumentado al 91'7%, de los cuales el 53'3% son kenianos.

¿Por qué son tan rápidos?

Uno de los estudios más conciencudos al respecto corrió a cargo de H. B. Larsen y A. W. Sheel, del Copenhagen Muscle Research Centre. Titulado El dominio de los corredores keniatas, el documento explica cuáles son las claves para su poderío atlético, analizando su fisiología, el ambiente, y las claves exógenas.

La primera de las notas características es el consumo de VO2Max.

Aunque los corredores keniatas se caracterizan por tener valores entre 80 y 85 mL/kg/min, no está demostrado que esto suponga una ventaja competitiva.

Tomemos como referencia a Eliud Kipchoge: el vigente recórd del mundo de maratón tiene un VO2Max de 78.0 ml/min/kg, como se supo en el profundo estudio fisiológico que se hizo tras su reto INEOS 1:59 Project.

Las fibras musculares, la clave

No obstante, sí está demostrado que los deportistas keniatas tienen una gran capacidad para una alta utilización fraccionada del VO2max. Esta se explicaría por una relación de moderada a fuerte entre el rendimiento de la carrera de distancia y la proporción de fibras musculares de tipo I.

En diferentes estudios se ha sugerido que el porcentaje de fibras musculares de tipo I puede ser un indicador de la posible "entrenabilidad" de la musculatura (Sjödin y otros, 1982), y está demostrado que los corredores de élite keniatas, así como los escandinavos, tienen una alta proporción de fibras musculares de tipo I.

Además, en su momento se descubrió que los tendones de Aquiles de los keniatas tienen un menor ciclo estiramiento-acortamiento para producir una mayor reactividad, y que contraen menos fibras musculares para hacer el mismo movimiento.

Esto, como se ha demostrado con el uso de las zapatillas de placa de carbono (que emulan esa estructura), supone una mayor eficiencia (menor gasto) y eficacia (más movimiento).

El dinero, todo un aliciente

Según apunta Jordan Santos-Concejero, Doctor en Biología de la Universidad de Ciudad del Cabo, habría otras razones que subyacen en este dominio keniano.

De entre ellas, la que más curiosa nos resulta es la gran motivación psicológica: como se apuntó en otro estudio de 2012, el 33% de los atletas de élite originarios de Kenia corre motivados por el éxito económico.

En este punto hay que tener en cuenta las altas tasas de paro y pobreza del país, y que por un mero ejercicio de estereotipo, muchos jóvenes corren al ver el éxito de otros compatriotas, que supone un cambio de condición social para el atleta, su familia y allegados.

Foto: Planeta Triatlón

La dieta, rica en carbohidratos

Igual que pasa con los populares, la dieta incide positivamente en el rendimiento de los corredores élite keniata.

Está basada fundamentalmente en los carbohidratos, que suponen el 75% de la ingesta diaria, frente al 15% de las grasas y el apenas 10% de las proteínas.

La base de su ingesta es el ugali, un puré a base de harina de maíz muy similar a la polenta, aunque como confirmó Eliud Kipchoge antes del reto INEOS también consumen arroz y pasta.

No obstante, según apunta Jordan Santos-Concejero, sufren de déficit calórico, ya que su consumo es superior a lo que ingieren, lo que hace que en periodo de competición tengan pesos muy bajos.

Correr deshidratados

Aunque el médico de Chris Froome ya habló hace tiempo de las ventajas que supone correr deshidratado, se ha demostrado que los atletas keniatas son capaces de aguantar sin beber a lo largo de las carreras.

De hecho, según se ha podido corroborar gran parte de ellos llegan deshidratados a meta.

Más factores que importan

Prácticamente todos los estudios hablan de otros cinco factores: una predisposición genética para las pruebas de fondo, hemoglobina y hematocrico relativamente altos, composición favorable de la fibra músculo-esquelética y perfil de las enzimas oxidantes y la vida y entrenamiento en altitud.

En los últimos tiempos, también se está incidiendo en la importancia de la oxigenación cerebral, el análisis de la biomecánica de carrera en conjunción con la actividad neoromuscular y las fuerzas de contacto, y se están llevando a cabo nuevos análisis genéticos, pero por el momento no hay datos que sean concluyentes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS