Habilidades para aguas abiertas: esto deberías practicar en la piscina
Foto: Envato Elements
Entrenamientos / Natación / Habilidades para aguas abiertas: esto deberías practicar en la piscina

Habilidades para aguas abiertas: esto deberías practicar en la piscina

Muchos triatletas populares tienen sus primeros triatlones del año a la vuelta de la esquina. Con la llegada de la primavera, el calendario competitivo se acerca y el trabajo específico cobra mayor importancia.

En este sentido, los triatletas no debemos pasar por alto algunos aspectos importantes de la natación. Mientras que en la carrera a pie y el ciclismo, a lo largo de todo el año, entrenamos en muchas ocasiones en circunstancias similares, o parecidas, a las que nos vamos a encontrar en el día de la competición, en la natación la cosa es bien distinta.

La natación en piscina dista mucho de la natación en aguas abiertas. Algunos expertos incluso lo consideran 'deportes diferentes'. Ahí afuera, la natación requiere de algunas habilidades específicas que, a veces, por descuido o por falta de concienciación, los triatletas obviamos a lo largo de nuestra preparación.

natacion aguas abiertas
Foto: Envato Elements

Tal y como Scott Bay, entrenador certificado de U.S. Master Swimming, "las aguas abiertas añaden a la experiencia de nadar cosas como la visibilidad limitada, el viento, las corrientes y las olas", elementos que un nadador nunca experimenta en "los confines amistosos" de la calle de una piscina.

Sin embargo, "puedes y debes desarrollar algunas habilidades en la piscina para ayudarte en un triatlón o en una prueba en aguas abiertas", apunta Bay. Entre las habilidades de la natación en aguas abiertas, este estadounidense recomienda tres de las más básicas: nadar en línea recta, visualización e ir a pies.

Aquí van los consejos de este entrenador de nadadores master con 30 récords mundiales a sus espaldas.

Nadar recto

Haz la siguiente prueba: sitúate en una calle en solitario y avanza por el centro del carril nadando con los ojos cerrados. "Si tocas en las corcheras o abres los ojos después de ocho brazadas y estás muy descentrado, probablemente estés ejerciendo más presión en el agua con una de tus manos", apunta este entrenador.

Si es tu caso, repite el ejercicio prestando especial atención a la presión de cada mano. Puedes añadir tuba a este entrenamiento "hasta que consigas la conciencia cinestésica de ejercer la misma presión sobre el agua en ambos lados para ayudarte a nadar recto".

Visualización

La visualización u orientación es una de las habilidades de la natación en aguas abiertas que juega un papel importante. Pero si consigues nadar recto, tendrás que preocuparte menos de esto. Por eso, "practica primero la natación en línea recta", recomienda Bay.

De un modo u otro, "necesitas aprender a ver" y eso es algo que puedes desarrollar en una piscina. Puedes jugar a los "ojos de cocodrilo", una gran técnica cuando el agua está tranquila: "levanta la cabeza lo suficiente como para que tus ojos sobrepasen la línea de flotación para echar un vistazo rápido al frente, mientras mantienes tu respiración lateral habitual", explica el entrenador.

Natación aguas abiertas respirar cada tres brazadas patear en natación
Foto: Facebook // Marnaton

Cuando el mar no está en calma, la cosa se complica. "Ver en aguas bravas a veces significa sacar toda la cabeza del agua en la cresta de una ola y respirar hacia el frente", apunta Bay. El problema es que cuando eso ocurre las caderas se hunden limitando por completo el impulso.

Por eso, recomienda practicar ese momento en el que hay que sacar la cabeza del agua y respirar hacia el frente. "Cuando bajes la cabeza de nuevo, aumenta la patada para mantener el impulso", añade.

Ir a pies

El drafting no es sólo cosa del ciclismo. En la natación, si sabes cómo, se puede sacar mucho partido al nadador que te precede. Scott Bay explica que "a diferencia del ciclismo, en el que la corriente de aire está directamente detrás, la corriente de aire en la natación está a un lado y detrás de la cadera del nadador principal, similar a la formación en V en la que vuelan los gansos".

El nadador que abre el grupo proporciona un "tirón" que puede sentir el nadador que va a sus pies. Esto es algo que puedes experimentar en la piscina "nadando en una formación en V con tus compañeros". Prueba este ejercicio y trata de encontrar ese punto exacto en el que te sientes más cómodo.

Juega a ser tanto el nadador que abre camino como el que se sitúa a pies para que puedas sentir las diferencias y aprovechar ese conocimiento en aguas abiertas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS