Actualidad / Triatlón / [VÍDEO] El hombre que hizo un Treeathlon con un árbol de 45 kgs a la espalda

[VÍDEO] El hombre que hizo un Treeathlon con un árbol de 45 kgs a la espalda

Para quienes no conozcan a Ross Edgley os diremos que es una de las caras más conocidas del crossfit británico. Es, además, un verdadero gurú de las redes sociales por sus locuras físicas increíbles que articula en forma de reto solidario. ¿Te imaginas hacer un triatlón de distancia olímpica cargado con un árbol de 45 kilos durante las tres disciplinas? Pues para Ross Edgley todo es posible.

Este gurú del fitness ya había hecho locuras anteriores como correr un maratón tirando de un MINI o subir por una cuerda a la altura del Everest. El pasado mes de noviembre Ross Edgley decidió emprender una nueva hazaña física en la isla caribeña de Nevis con el objetivo de recaudar fondos con fines ecológicos y convertir a la isla en la primera isla neutra de carbono en el mundo en 2020: Nevis Triathlon

agua2

Tree-athlon

La idea surgió de su amiga Jane Hansom, campeona del mundo de Ironman, quien le habló a Edgley de la isla de Nevis y de los objetivos medioambientales que tenía. Se juntaron el hambre con las ganas de comer. El interés del deportista inglés por el medioambiente, y la pasión por el triatlón de Hanson. Es entonces cuando surgió la idea del Tree-athlon, aunando deporte y peso.

Como es lógico, el entrenamiento para un triatlón no tiene nada que ver con el de un tree-athlon en lo que se refiere a llevar peso, así que hubo que recurrir a entrenamientos y entrenadores diferentes e incluso recurrir a los marines. Los marines están acostumbrados a llevar equipos pesados y armamento encima, eran los entrenadores perfectos para una gesta semejante. Fueron los que mejor le aconsejaron sobre cómo colocarse el árbol de forma horizontal en la parte trasera para que le molestara lo menos posible durante las tres disciplinas.

Foto: Facebook // Ross Edgley
Foto: Facebook // Ross Edgley

La natación era lo "menos" complicado porque el árbol flota en el agua, pero en bici la cosa se complicaba sobre todo en las cuestas abajo a 40 kms/h. Si el árbol se soltaba, el tortazo que podía darse era más que interesante. Pero sorprendentemente los marines le enseñaron a montar en bici con un árbol colgado a la espalda y sin despeinarse. El segmento bici fue el más complicado de todos. Había una subida de unos 5 kilómetros con un desnivel del 12 por ciento en una zona muy sinuosa de la isla llamada Anaconda. Ya era difícil subirlo sin árbol, así que imaginaos lo que era con un peso de 45 kilos cargado en la espalda. Tuvo que tirar de core y mantenerse estable. Las piernas llenas de ácido láctico y subiendo, tela marinera...

El árbol

Nevis es una isla tan pequeña que en cuanto se corrió la voz de que había un inglés chiflado que estaba buscando un árbol para un triatlón, todo el mundo quiso echarle una mano. La gente le ofrecía árboles de sus jardines e incluso de la playa. Al final, encontró el árbol perfecto, que cortó hasta reducirlo a un peso de 45 kilos. Desgraciadamente, eligieron un árbol muy poroso y absorbente que al salir del agua casi pesaba más que antes de empezar a nadar.

Foto: Facebook // Ross Edgley
Foto: Facebook // Ross Edgley

Las transiciones

Las transiciones las hizo con bastante dificultad, como es lógico y muy lentamente. No quería que nadie le ayudara. De hecho, salió del agua en una posición bastante decente, incluso por delante de otros competidores. ¿Te imaginas que te adelante en el agua o en bici un tío con un árbol detrás? Tiene que ser como para hundirse moralmente. El equipo de Edgley le aconsejó ir con prudencia en las transiciones y asegurarse que todo estuviera bien atado antes de subirse a la bici. Hubo mucha gente que le adelantó en la primera transición, nada que nos pueda sorprender.

La natación no fue complicada porque solo necesitó una cuerda unida al tronco que iba flotando detrás de él. Tuvo un cara a cara en el agua con un triatleta local al que finalmente alcanzó y superó. Sus palabras lo dicen todo: "Nooooo, me ha cogido un hombre con un árbol". Lógicamente, luego el triatleta local le daría alcance en la bici.

Foto: Facebook // Ross Edgley
Foto: Facebook // Ross Edgley

El resto de competidores

No todo el mundo sabía que se iba a encontrar en esta prueba con un hombre con un árbol en la espalda. La gente decía, "¿pero qué hace este tipo aquí?". Lo cierto es que la bienvenida por parte de toda la comunidad triatleta fue sorprendente, para que luego digan que los triatletas no somos buena gente... Muchos de ellos se quedaron hasta el final de la prueba para aplaudirle a pesar del sol y del calor. Tuvo muchos pinchazos en bici debido al peso del árbol y mucha gente se paró para ver si necesitaba ayuda y llevaba suficientes cámaras. Flipante.

Foto: Red Bull // James Appleton
Foto: Red Bull // James Appleton

A la media hora después de terminar la prueba, un amigo de Edgley ya le estaba proponiendo hacer un Ironman en 2017. Pues no estaría nada mal ver a este tipo haciendo una larga distancia sin un árbol cargado a la espalda. Aunque a priori, parezca demasiado sencillo el reto para el inglés.

Fuentes: Telegraph, Red Bull

ARTÍCULOS RELACIONADOS