Foto: GoldNutrition Press
Actualidad / Running / Howard Dell, deportista trasplantado: "El futuro es ahora y aprendes a no desperdiciar el tiempo"

Howard Dell, deportista trasplantado: "El futuro es ahora y aprendes a no desperdiciar el tiempo"

Si hay alguien a quien la vida le viene pequeña ese es Howard Dell (Toronto, Canadá, 1962). Estuvo en los Juegos Olímpicos de Invierno de Calgari (1988), donde participó en bobsleigh, una de las modalidades de descenso en trineo de la que fue dos veces campeón canadiense. Ha ganado una medalla de bronce en campeonato nacional de Canadá de decathlon. Y ha sido jugador profesional de fútbol en la Liga Nacional Americana (NFL), la Liga de Futbol Canadiense (CFL) y la Liga de Futbol Arena.

A Howard la vida le dio un vuelco en 2005, cuando le diagnosticaron una enfermedad hepática bastante rara y mortal para la que no existía tratamiento. Pero él no se quedó de brazos cruzados, mientras su salud se deterioraba y esperaba un trasplante viajó por el mundo en busca de una cura para su enfermedad. El 3 de noviembre de 2009 Howard ingresó en el Hospital de Hoag (California) en estado crítico y despertó 18 días más tarde el hospital Cedars-Sinai en Los Angeles con un nuevo hígado.

Sin embargo aquello no fue suficiente para frenar a alguien que además de deportista ha sido actor, músico y compositor, entrenador y experto en salud y nutrición. El canadiense estará esta semana en Málaga, allí comienzan los Juegos Mundiales de Trasplantados, un evento multideportivo en el que participan atletas que han sido sometidos a un trasplante con éxito. El objetivo de estos juegos, organizados por la Federación Mundial de Trasplantes y bajo el patrocinio del Comité Olímpico Internacional, es aumentar la conciencia a nivel mundial de la importancia de la donación de órganos.

Cuéntanos tu historia: fuiste olímpico, jugador de fútbol americano, actor, speaker….

Sí, cuando estaba en cuarto grado, con diez años, tenía exactamente cinco objetivos en la vida. Quería ir a unos Juegos Olímpicos, quería ser jugador de futbol americano, también jugador de baloncesto, quería hacer alguna cosa en televisión, quería un Oscar y un Grammy. En estos momentos aún me quedan el Oscar y el Grammy.

Naciste en Canadá, compites por Estados Unidos y vives en Rumanía. Además, eres coach, licenciado en Económicas… Contigo se cumple lo de que el saber no ocupa lugar, ¿no?

He entrenado al uno por ciento de los atletas más importantes del planeta en varios deportes distintos: he trabajado con atletas olímpicos, con jugadores profesionales de la NBA, jugadores de futbol, he trabajado con tenistas profesionales… He trabajado con tres o cuatro de los tenistas más tops del planeta, como Varvara Lepchenko o Romina Oprandi… Es un resumen a cgrosso modo, soy entrenador en distintos deportes y a nivel élite.

Además soy especialista en tratamientos del corazón. Llevé a Rumanía un tratamiento que no había allí. Tampoco lo tienen en España. Realmente, debería pensar abrir una clínica en España. Los problemas de corazón son la primera razón de fallecimiento en el planeta, más que el resto de causas juntas. También soy experto en EECP, un tratamiento sin intervención para la angina de pecho.

Este fin de semana compites en el Campeonato del Mundo de Trasplantados.

Estoy muy emocionado por competir. Los trasplantados no tenemos Juegos Olímpicos, pero tenemos unos Campeonatos del Mundo en los que nos juntamos todos los deportistas trasplantados en una hermandad preciosa, competir con gente que ha vivido lo mismo que tú. Es muy divertido. Se crea un vínculo muy fuerte con alguien a quien no conoces y te dice que es trasplantado: “tú qué tienes trasplantado: yo un corazón, yo un pulmón, yo un hígado…” Somos como una gran familia.

Nos lo tomamos muy en serio. Yo voy a participar en cinco pruebas, tengo en tres de ellos el récord del mundo. Participaré en 100 metros, en 200 metros, lanzamiento de peso, jabalina y disco.

Cómo cambia la vida cuando uno tiene un trasplante. ¿Se ve la vida de otra manera?

Cambia totalmente. Una de las diferencias básicas es que no tengo prisa por hacer las cosas, pero vivo con urgencia. ¿Qué significa? Cuando la gente dice “bueno, ya lo haré mañana”, yo no puedo permitírmelo, yo quiero hacerlo hoy. El futuro es ahora y aprendes a no desperdiciar el tiempo. Es muy triste darte cuenta de que cuando estás trasplantado, no sabes cuánto tiempo te queda.

¿Se puede practicar deporte al mismo nivel que antes?

No realmente, tú intentas no perder mucho, ahora ya soy mayor, no se puede comparar a cuando era joven. Intentas no perder mucho, que no haya mucha diferencia, aunque lo que te planteas es ser el mejor en tu categoría de trasplantados, no compararte con gente sin trasplante.

¿Cómo animarías a hacer deporte a la gente que está en la misma situación que tú?

Tenemos que cuidar el cuerpo, tenemos la suerte de tener un nuevo órgano, pero tenemos la obligación de estar activos. Todos sabemos lo que es estar enganchados a un hospital, pero ahora toca tener cuidado de nuestro cuerpo, y no hay nada mejor que el deporte para conseguirlo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS