4 cambios estructurales que ha vivido IRONMAN tras el COVID-19
Foto: Graeme Murray // Red Bull Content Pool
Actualidad / Triatlón / 4 cambios estructurales que ha vivido IRONMAN tras el COVID-19

4 cambios estructurales que ha vivido IRONMAN tras el COVID-19

La llegada, en marzo de 2020, del COVID-19 al mundo occidental ha cambiado de manera estructural nuestra manera de vivir, relacionarnos y consumir: el mundo online ha digitalizado sectores y segmentos de la población que aparentemente podían tomárselo con mucha más tranquilidad, y ha impulsado marcas y nichos que, sin este salto online, hubieran tenido procesos más lentos de crecimiento.

Una de estas marcas ha sido la PTO, que irrumpió a finales de 2019 y que con el apoyo de sus fondos de inversión y el foco en el PRO, se ha demostrado como un player de relevancia con mucho que decir en el mundo del triatlón. Ante él, IRONMAN, hasta entonces el líder del segmento, ha visto minada su relevancia, lo que le ha llevado a tomar decisiones de relevancia que han cambiado su manera de trabajar hasta antes de 2019

Retransmisión de las carreras

La edición de 2020 de Challenge Daytona -hoy Clash Daytona-, supuso un antes y un después en la retransmisión televisiva del triatlón: helicópteros, cámaras superlentas, clasificaciones online de todos los participantes con datos de ritmo, vatios, etc, que demostraron que este deporte puede ser atractivo de cara a las grandes audiencias.

Si a esto añadimos las distancias en las que la PTO marca sus carreras -unos cien kilómetros en total-, nos encontramos con productos de unas cuatro horas que pueden enganchar al gran público.

kristian blummenfelt
Foto: Clash Daytona

Retransmitir un IRONMAN, con sus más de ocho horas, sigue suponiendo una fuerte inversión de dinero y medios. Sin embargo, la Collins Cup, el otro gran evento que hemos vivido en los últimos meses, ha prácticamente obligado a IRONMAN a cambiar su manera de retransmitir las carreras.

Además, la marca con sede en Florida cuenta con una ventaja, las pruebas IRONMAN 70.3, que también rondan las cuatro horas, pueden ser muy atractivas con una buena producción. Y el acuerdo con Outside puede demostrarlo: este pasado sábado, en IRONMAN 70.3 Oceanside, se contó con una emisión a la altura de las vistas en la PTO, con datos actualizados de manera constante, decenas de cámaras y presentadores al nivel.

El futuro de IRONMAN no pasa solo por tener las mejores carreras: pasa también por hacerlas lo más atractivas posible para los no aficionados. Y aunque se ven buenas intenciones, la PTO le sigue sacando ventaja, con los acuerdos que tiene cerrados por el momento con las grandes cadenas internacionales.

Comunicación

En la PTO, cualquier hecho -firma de acuerdos, contratación de dirigentes, decisiones sobre premios- se convierte en una nota de prensa a la que dar relevancia. Y no solo entre los medios especializados, también en los generalistas.

En muchas ocasiones da la sensación de que más que la noticia en sí, lo importante es la sensación de actividad, de dinamismo, de no quedar anquilosados en el pasado y pensar en la mejora constante.

IRONMAN ha aprendido de esta política y en la medida de lo posible trata de llegar a la audiencia el mayor número posible de veces y con las temáticas más variadas: nuevas pruebas, renovación de acuerdos, nuevos patrocinios, etc, son la excusa perfecta para enviar una nota de prensa.

Desde el punto de vista del usuario -y de los medios-, esta "batalla" por comunicar más y más relevante, es una ganancia de información, conociendo mucho más del circuito que simplemente quién gana cada carrera.

collins cup
Foto: PTO

Experiencia de usuario

Cuando, hace unas semanas, la PTO anunciaba a bombo y platillo que los grupos de edad, previo pago de unos mil dólares, podían vivir una experiencia en la Collins Cup similar a la de los PROs, abría un melón que augura un futuro para el sector con muchos dólares en juego.

Hasta ahora IRONMAN se centraba en las entradas generales, con las que ha llegado a facturar más de 45 millones de dólares en años previos a la pandemia.

Pero ahora quiere más: hace solo unos días anunciaba nuevos tipos de entradas, en las que se pueden llegar a pagar hasta 1.500 dólares por acceder a servicios exclusivos. Y es solo el anticipo de lo que llega. De cara a Kona, este pasado fin de semana lanzaba 90 inscripciones exclusivas al precio de 26.200 dólares.

Un líder reactivo

Nadie discute que IRONMAN continúa siendo el líder por antonomasia dentro del triatlón de media y larga distancia. Ni Challenge ni ningún otro organizador logran enganchar con la vinculación emocional con que lo hace una marca que, recordemos, cuenta con el segundo logo más tatuado del mundo. Solo Harley-Davidson cuenta con más pieles marcadas que IRONMAN.

Pero algo ha cambiado tras COVID-19: da la sensación de que la PTO marca el camino, y IRONMAN sigue su estela. A corto plazo apenas va a suponer cambios, pero a medio y largo plazo puede suponer que la marca pierda esa relevancia con la que ha contado en los últimos veinte años.

"La cuestión no es si una empresa puede dejar de ser líder en algún momento", escribía Jaime Menéndez de Luarca hace unos días, hablando al respecto. "Es cuándo dejará de serlo. En veinte años hemos visto bajar a gigantes como Coca Cola, IBM, Microsoft, GE, Disney, McDonalds, y prácticamente desaparecer a Nokia y Kodak".

ARTÍCULOS RELACIONADOS