Jan Frodeno, capaz de convertir en fortaleza cualquier debilidad
Foto: Flickr // GoPro Camera
/ Triatlón / Jan Frodeno, capaz de convertir en fortaleza cualquier debilidad

Jan Frodeno, capaz de convertir en fortaleza cualquier debilidad

El pasado mes de octubre, Bob Babbit hablaba con el actual campeón del mundo de Ironman, Jan Frodeno, y le preguntaba cómo fue capaz de alcanzar y superar al canadiense Simon Whitfield a tan solo 100 metros de la meta para hacerse con la medalla de oro olímpica en el triatlón de los Juegos Olímpicos de 2008, prueba mítica donde las haya.

Foto: zimbio.com
Foto: zimbio.com

 

Esa prueba ponía de manifiesto la manera rigurosa y completa con la que Frodeno prepara sus grandes citas y lo difícil que se lo pone a todos sus rivales, porque no hay sitio por donde atacarle.

Su ya famoso grito tras cruzar la línea de meta del triatlón olímpico de Pekín 2008 era el resultado de muchos meses de esfuerzo y trabajo.

 

El triatlón olímpico de Pekín marcó un antes y un después

Antes del triatlón olímpico de Pekín, dice Frodeno “he perdido todas las carreras en 2008 en el sprint”. Para transformar la debilidad tan marcada que tenía Frodeno y que le impedía hacerse con la victoria en el mundo de la alta velocidad de las ITU World Triathlon Series, su entrenador tomó cartas en el asunto. Así, se decidió añadir un entrenamiento específico de sprint después de cada entrenamiento. “No importa lo fácil, duro o como sea el entrenamiento, siempre terminamos con un sprint”, dice.

Y funcionó. Y vaya que funcionó. En la entrevista , Frodeno añade que aunque su volumen llega a veces hasta las 45 horas semanales, la intensidad es programada por su entrenador. Una de las claras ventajas de este entrenamiento es la capacidad para terminar una distancia Ironman por debajo de 7:40, como hizo en el Challenge Roth este año pulverizando el récord y dejándolo en 7:35:39.

jan frodeno
Foto: triathlon.competitor.com

Eso sí, el alemán añade que encontrar el equilibrio perfecto de intensidad en cada entrenamiento es algo que deja para su entrenador, Dan Lorang.

“Saber calcular el volumen de intensidad que debes meter en tus propios entrenamientos es el gran peligro de ser tu propio entrenador”, dice Frodeno. “No puedes ser objetivo cuando estás cansado”. Tengo un magnífico entrenador. Es un gran científico. Él se encarga de analizar todos los datos y me sabe leer perfectamente.

Como conclusión, que sepáis que en los entrenamientos de Frodeno “nunca falta intensidad”. Lo que nos temíamos…

Jan Frodeno running
Foto: Brake Through Media

Fuente: lavamagazine.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS