Judith Corachán habla con nosotros antes de Epic Triathlon: una prueba a la que llega
Actualidad / Triatlón / Judith Corachán habla con nosotros antes de Epic Triathlon: una prueba a la que llega "con ganas"

Judith Corachán habla con nosotros antes de Epic Triathlon: una prueba a la que llega "con ganas"

Volver a la competición siempre es una noticia positiva. Ese regreso a donde fuiste feliz siempre tiene un punto especial que nos gusta a cualquiera. Judith Corachán, una de las triatletas más destacadas del panorama nacional en los últimos años, está experimentado esta sensación en el comienzo de la nueva temporada de triatlones.

Tras su embarazo, dar a luz y los primeros meses de vida de su bebé, ya ha vuelto a la competición. Mañana, 25 de mayo, tendrá una de las primeras pruebas importantes de su calendario: Campeonato de España de Larga Distancia en el Mediterranean Epic Triathlon. En Planeta Triatlón, hemos podido hablar con ella sobre cómo encara la competición de mañana y cómo está siendo esa vuelta a los circuitos.

"Un full siempre da mucho respeto"

Al comenzar la entrevista y preguntarle sobre cómo encara su participación en el Mediterranean Epic Triathlon, la triatleta nos comenta: "no me puedo quejar. La verdad es que todo va bien. Llegamos sin ningún percance, que creo que es lo importante, y con ganas".

Consciente de la magnitud que impone un evento de estas características, con un título nacional en juego, la del ANb confía en cómo ha sido su preparación: "un 'full' siempre da mucho respeto, y más después de tanto tiempo con la maternidad. Sin embargo, no puedo decir que no estoy bien y que no llego bien".

Judith Corachán
Foto: Judith Corachán / Instagram

Las sensaciones previas están siendo buenas y el recuerdo de la prueba no puedo ser mejor (logró la victoria en el Half de Epic Triathlon en el 2022). A pesar de estos factores, Corachán reconoce que hay algo diferente en el ambiente: "es distnto, no te voy a engañar. Llegas con menos entreno, sobre todo, por el corto espacio de tiempo que he tenido desde que fui madre". Recordemos que la deportista dio luz en agosto del año pasado, por lo que han transcurrido nueve meses.

Aunque el entrenamiento está hecho, admite que a nivel mental cuesta más encontrar esas habilidades para gestionar la prueba: "está la incógnita de decir en carrera espero que salgan esas armas para controlar la carrera. Las buscas en tu cabeza y parece que cuesta encontrarlas".

Respecto a las modificaciones del circuito en Oropesa del Mar, la que quedara segunda en triXilxes destaca: "principalmente porque el circuito ha cambiado algo de dos años hasta ahora. La ventaja es que conozco la zona, el puerto principal... Entonces tengo cierta seguridad en ese sentido".

La triatleta la gusta competir con calor antes que con frío, aunque está preparada para cualquier condición: "va a ser una carrera larga, con calor. A priori prefiero calor que frío, pero sabes que se va a sufrir", declara. Según las últimas previsiones de AEMET, parece que Corachán va a tener suerte. El sábado, Oropesa tendrá temperaturas entre los 16 grados de mínima y los 23 de máxima.

Mediterranean Epic Triathlon da una sensación de cercanía

La prueba que organiza Héctor de la Cagiga junto a todo su equipo está ganándose el 'coranzoncito' de triatletas profesionales y amateurs. Corachán subraya que uno de los aspectos que más valora de la prueba de Oropesa es la cercanía y el cuidado de la organización: "son de esas carreras que sientes que es muy cercano todo. La organización cuida y recibe con mimo a los deportistas".

Esta atención provoca que sea todo un gusto acudir a un evento así: "es la sensación de que, a pesar de que hayan montado un gran evento, notas muy de cerca a todos los triatletas. Todo está accesible, fácil y cómodo. Eso genera un ambiente que hace todo más apetecible".

¿Es duro volver a la competición tras la maternidad?

La vuelta a la competición después de haber sido madre ha sido un proceso complejo para la deportista de 226ERS: "está claro que me gusta competir. Me gusta entrenar y no quiero renunciar a ello, pero se hace difícil por muchas cosas", confiesa.

Las dificultades logísticas y emocionales de separarse de su hija son significativas y entendibles para cualquiera que lea esta entrevista: "primero, el separarte tantas horas de tu niña, el tener que tirar de abuelos, la logística, el fin de semana de competición, el viaje en coche, que estás sufriendo porque aguante bien, porque se duerma y se le haga lo más corto posible....", explica la triatleta sobre todo lo que tiene que sobrellevar para compaginar profesionalismo y maternidad.

Antes de ponerse en competición, había que ponerse a tono en la pretemporada y en esos meses de entrenamiento. Ese retorno fue gradual y lleno de desafíos: "realmente fue todo un poco sin pensar. Yo era la primera que cuando venía la recta final del embarazo, estaba contando las horas para empezar a entrenar y pensaba que no respetaría la cuarentena", desvela la del ANb.

Sin embargo, la realidad fue diferente: "tenía ganas de entrenar. En cambio te das cuenta de que cuando eres madre se te olvida hasta entrenar. Te olvidas un poco de ti porque el primer mes es muy difícil", afirma sobre esos primeros pasos de vuelta.

Los pilotos de deportes como automovilismo o motociclismo siempre dicen que pierden un par de décimas en las carreras tras tener un hijo. La maternidad ha tenido un impacto notable en la percepción de seguridad de Corachán. Sobre todo, esa alerta está en las sesiones de ciclismo donde un descenso puede ser peligroso.

Ella nos explica cómo está experimentando esta sensación: "cuando cogí la bici de nuevo, pensé si sería capaz de salir con los peligros de la carretera del día a día. Lo he notado ya en las dos carreras que llevo. Me noto más insegura y pienso todo el rato en el peligro y en que no te pase nada para llegar sana y salva a casa porque, obviamente, quieres volver con tu niña".

"La prioridad es acabar la carrera entera"

La combinación de todos estos factores y situaciones, la pregunta es: '¿qué podemos esperar de Judith Corachán en este Campeonato de España de Larga Distancia?. "La prioridad es esa, poder acabar la carrera y acabarla entera", revela.

Confía en que, a medida que avance la carrera, ganará confianza: "lo positivo es que es un circuito a tres vueltas y en mi cabeza la primera premisa es precaución en las bajadas. Si la primera vuelta sale bien, vas cogiendo confianza".

Esa confianza se puede sustentar en las dos pruebas que ya ha realizado: IRONMAN 70.3 Valencia (décima plaza) y triXilxes (segunda posición, por detrás de una triatleta en un gran estado de forma como Marta Sánchez).

¿Cuáles son los próximos retos?

Judith Corachán tiene claro su próximo objetivo tras el Mediterranean Epic Triathlon: "tengo claro que haré Zarautz en 15 días y no he pensado mucho más a partir de junio". Además, comparte cómo balancea su calendario con las competiciones de su marido, quien compite a un alto nivel: "en julio siempre hay un parón. De hecho, es cuando a mi marido le toca competir a él en trail y le cederé el turno ese tiempo".

La prueba de Zarautz tiene un significado especial para la triatleta: "para mí es un triatlón mítico. No he faltado nunca a la cita, quitando cuando fue la pandemia o el embarazo". Destaca el ambiente y la compañía de familiares y amigos: "es de esas pruebas que disfrutas. Lo pasas en grande desde que sales de casa, el ambiente que lo envuelve. Es una carrera que siempre me acompañan familiares y amigos para animarme y eso también es un aliciente", concluye la triatleta con esta opinión sobre la prueba guipuzcoana.

ARTÍCULOS RELACIONADOS