Foto: Twitter // Sander VNieuwenhuyse
Actualidad / Ciclismo / Julien Vermote detiene su entreno para ayudar a un niño a cambiar la rueda

Julien Vermote detiene su entreno para ayudar a un niño a cambiar la rueda

Salir en bicicleta los fines de semana por la mañana es algo maravilloso. Y más cuando se hace en grupo con amigos hablando de lo divino y lo humano y arreglando el mundo. Son tres o cuatro horas que te dan la vida como ciclista y que son un verdadero disfrute para el cuerpo y la mente. Pero no debemos olvidar que los ciclistas tenemos también algunas obligaciones.

Ciclismo es sinónimo de compañerismo

Una de ellas es saludar a otros ciclistas. Una costumbre que cada día se está perdiendo en favor de sacar más vatios en cada salida. Todos hemos visto últimamente escrito sobre el asfalto la frase de "Menos vatios y más saludos". El ciclismo es sinónimo de compañerismo, por encima de KOMs, de segmentos y de cualquier cosa, siempre lo ha sido. ¿Por qué no saludamos ya cuando nos cruzamos entre ciclistas? Vayamos en grupo, o en solitario, los ciclistas con los que coincidimos en la carretera están haciendo lo mismo que nosotros, compartir nuestra pasión, ¿qué nos cuesta un buenos días, o un buenas tardes, o si vamos con la lengua fuera, simplemente levantar la mano?

Otra de las buenas costumbres que todavía sigue conservándose entre colegas es el de ayudar a cualquier compañero con problemas. Si vemos a alguien parado en una cuneta, con la rueda pinchada o intentado ajustar frenos, no cuesta nada pararse y preguntar si se puede echar una mano. Hoy es él, mañana puedes ser tú.

En este sentido, el ciclista profesional Julien Vermote, del equipo Cofidis, ha dado un buen ejemplo al detener su entrenamiento este fin de semana para ayudar a un niño de 12 años que había pinchado su rueda trasera. Vermote le ayudó a cambiarla e incluso le ofreció su cámara para que el joven ciclista pudiera seguir su entrenamiento.

Un gesto, sin duda, que pone de manifiesto los valores de este deporte.

ARTÍCULOS RELACIONADOS