Foto: Bob Burgess
Actualidad / Running / Keira D'Amato, 36 años, madre de dos hijos, sin patrocinador, nuevo récord estadounidense de 10 millas

Keira D'Amato, 36 años, madre de dos hijos, sin patrocinador, nuevo récord estadounidense de 10 millas

Cinco corredoras de élite coincidieron este martes en la línea de salida de la prueba femenina denominada Up Dawg 10 Millas celebrada en Washington DC. La ganadora fue Keira D'Amato, que se impuso en la distancia equivalente a 16,09 kilómetros con un crono de 51:23, o lo que es lo mismo, el nuevo récord femenino estadounidense de 10 millas. Y lo batió nada más y nada menos que en 49 segundos. La segunda clasificada fue Molly Seidel, que terminó en segundo lugar en 53:36.

D'Amato se puso en contacto con la organización Credit Union Cherry Blossom 10 Miler para obtener apoyo logístico, invirtió su dinero personal, e hizo su sueño realidad, cruzando la meta muy por debajo del objetivo.

En tiempos normales, un récord americano y una victoria probablemente conllevaría más de 10.000 dólares en premios. Este año, sin embargo, D'Amato ha tenido que pagar de su propio bolsillo por poder correr, vendiendo ropa y equipación de Up Dawg para ayudar a recuperar algunos de los fondos destinados a la certificación de la prueba, tests antidopaje y otros gastos.

D'Amato lleva una temporada 2020 increíble, empezó estableciendo su mejor marca personal en la media maratón de Houston (donde terminó en vigésimo lugar con un tiempo de 1:10:01) y los trials de maratón olímpica de Estados Unidos (terminó décimoquinta en 2:34:24), seguidas de un 5K en 15:04, y ahora destroza un récord americano. Incluso con todos estos logros, todavía le queda una carrera por hacer antes de que termine el año, ya que se dispone a correr el tan esperado Marathon Project el próximo 20 de diciembre, una prueba que reunirá a los mejores maratonianos norteamericanos en Chandler, Ariz.

Récord americano

La carrera fue organizada con el objetivo de conseguir el récord femenino oficial de las 10 millas estadounidenses. Molly Huddle es la poseedora del récord mixto americano, que estableció en la media maratón de Houston en 2018 cuando corrió en 50:52 (mientras se hacía con el récord nacional de la media maratón en 1:07:25). Seidel terminó en segundo lugar en los trials de maratón de Estados Unidos, siete minutos por delante de D'Amato, pero los papeles se invirtieron el martes, y esta vez fue D'Amato quien cruzó la línea en primer lugar.

Al empezar la carrera, D'Amato se alejó de Seidel y de las otras tres corrdoras, y corrió sola la mayor parte de los 16K. No pareció afectarle demasiado, y siguió a buen ritmo, corriendo a 3:12/kilómetro durante toda la carrera. Cruzó la línea de meta casi un minuto por delante del anterior récord de Janet Bawcom de 52:12 de 2014.

Un año estelar para D'Amato

D'Amato ha tenido este 2020, a diferencia de otros muchos corredores, la mejor temporada de su vida, mientras equilibraba su trabajo como agente inmobiliario y su vida familiar como madre de dos hijos. Ha corrido seis veces este año, ganando cuatro pruebas. Después de su mejor marca en 5K en junio, corrió un 10.000 metros en julio, que ganó en 32:33.44. En octubre, ganó la Michigan Pro Half-Marathon en 1:08:57, rompiendo su marca personal de Houston a principios de año.

Foto: Instagram // Keira D'Amato

Su historia

El éxito de D'Amato como atleta no patrocinada ha captado la atención de todo tipo de aficionados, especialmente este año. Se alejó una década del deporte después de un intento fallido de una carrera profesional post-universitaria. En ese momento sufrió una lesión en el pie que requirió cirugía, pero no tenía un seguro que cubriera el coste, así que siguió adelante con su carrera en el sector inmobiliario y se casó con su esposo, Anthony D'Amato.

Pero después de dar a luz a su hija en 2016, D'Amato buscaba una forma de hacer frente al estrés de estar sola con dos niños pequeños (su marido estuvo desplegado durante casi un año con la Guardia Nacional Aérea de Virginia). Poco a poco volvió a correr para aliviar el estrés.

Poco después, los D'Amatos se mudaron a Midlothian, Virginia, para estar más cerca de la familia y ella se tomó más en serio su entrenamiento, volviendo a conectarse con su ahora entrenador, Scott Raczko. El resto de la historia ya la conocemos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS