Foto: Instagram Dan Lorang
Actualidad / Triatlón / "Cada fin de semana es una montaña rusa de emociones"

"Cada fin de semana es una montaña rusa de emociones"

La pregunta se la hacía Juan García en Twitter hace unos días. "Simone Biles, Abrines o Badosa han visibilizado los problemas de salud mental en los deportistas, pero ¿y los entrenadores?", escribía la semana pasada este Profesor de Iniciación Deportiva en la Universidad Salamanca en su cuenta personal. ¿Por qué no se habla de la presión del entrenador?

"¿Son inmunes a esos episodios?, la presión, las expectativas, los resultados ¿no afectan a su salud física o mental? ¿Alguien se preocupa del entrenador?", se preguntaba García, que trabajó en la Real Federación Española de Balonmano como seleccionador en categorías inferiores.

Juan García es también autor de varios libros sobre entrenamiento y liderazgo deportivo.

Quizá por eso sea consciente de que la presión del entrenador existe. Aunque no se hable de ella en los medios de comunicación.

"Cada fin de semana es una montaña rusa de emociones"

La reflexión ha sido compartida por profesionales del mundo del triatlón, como Javier Sola, entrenador de Gustavo Rodríguez o Jaime Menéndez de Luarca, entrenador de Sara Pérez.

"Qué punto tan interesante", apunta Luarca en un tuit en el que cita las palabras de García. Él califica sus fines de semana como "una montaña rusa de emociones".

Y es que, como apunta Jaime, "los éxitos y fracasos de nuestros deportistas los vivimos como nuestros, y la presión existe".

La literatura científica corrobora la presión del entrenador

La presión existe y muchos estudios lo confirman. Como la publicación Stress among sports coaches. Esta investigación, cuyo objetivo fue "realizar una revisión sistemática acerca del estrés entre entrenadores deportivos", identificó entre los factores de estrés más comunes en entrenadores deportivos "la preocupación por el rendimiento de sus deportistas y de sus atletas".

Otro estudio, Psychological stress in sports coaches: a review of concepts, research, and practice, desprende un mensaje clave: "Los costes potenciales de salud y rendimiento del estrés psicológico para los entrenadores deportivos son significativos".

Otra investigación, Examining coaches' perceptions of how their stress influences the coach-athlete relationship, determinó tras diversas entrevistas a 12 entrenadores, que "los atletas eran capaces de detectar cuándo los entrenadores estaban experimentando estrés, generalmente a través de señales de comunicación, de comportamiento y estilísticas".

dan lorang lucy charles
Foto: James Mitchell

Además, del estudio se concluye que "los efectos abrumadores fueron negativos", afectando a factores de "rendimiento y desarrollo", "psicológicos y emocionales" y "de comportamiento e interacción".

Según la publicación, "los entrenadores también se perciben a sí mismos como menos eficaces cuando están estresados", algo que acaba afectando a sus "percepciones de competencia, autoconciencia y calidad de entrenamiento."

En resumidas cuentas, este estudio halla que "los entrenadores son conscientes de cómo se expresan una serie de respuestas al estrés, y de cómo afectan a los deportistas, y a su calidad como entrenadores".

Dicho esto, quizá sea el momento de dar visibilidad también a la presión y al estrés de los entrenadores, que entre otras cosas, se ven afectados por la "preocupación con el rendimiento y el desempeño de los atletas, presión de los medios de comunicación y de los gestores para obtener resultados y la preocupación con lesiones de los atletas", tal y como apuntan Santos y Costa en Stress among sports coaches.

ARTÍCULOS RELACIONADOS