Layne Norton siembra la polémica:
Entrenamientos / Layne Norton siembra la polémica: "Estirar no previene las lesiones"

Layne Norton siembra la polémica: "Estirar no previene las lesiones"

Desde siempre, el estirar ha sido considerado un ritual esencial para los atletas, una especie de amuleto de la suerte que protege contra las temidas lesiones. Se nos ha enseñado a creer que unos minutos de elongaciones antes y después de cada entrenamiento o competición pueden ser la clave para mantener nuestros músculos y articulaciones a salvo.

Pero, ¿qué hay realmente de cierto en esta arraigada creencia? En el cambiante panorama del conocimiento deportivo, surgen voces que cuestionan este acto casi sagrado. La ciencia, con sus estudios y evidencias, entra en juego para arrojar luz sobre este tema tan debatido.

A ella ha acudido Layne Norton, con una amplia experiencia y estudios en Bioquímica y Ciencias Nutricionales, para negar rotundamente la validez del estiramiento ante las lesiones.

La experiencia del entrenador

Layne, oriundo de Evansville y residente en Tampa, no es ajeno a ellas. Al comienzo del vídeo que ha colgado en twitter, relata su historia con "dos hernias discales en la columna lumbar, dos protusiones en esa misma área, otras dos hernias en la columna cervical, un pectoral derecho completamente desgarrado…". Pero añade, "Hace unas semanas, levanté más de 270 kilos en sentadilla y más de 317 en peso muerto". Esta potente declaración del norteamericano invita a la reflexión sobre cómo logró tal hazaña pese a sus lesiones.

"Leyendo revisiones sistemáticas y ensayos controlados aleatorios, está claro que el estiramiento estático no reduce el riesgo de lesiones", afirma el autor, consciente, como explica en el vídeo, de que iba a desatar la polémica.

Sin embargo, sus declaraciones están respaldadas por el estudio Effect of Stretching on Sport Injury Risk: a Review, llevado a cabo por Lawrence Hart, publicado en 2005. Hart evaluó la eficacia del estiramiento en la prevención de lesiones deportivas y concluyó: "Hay pruebas limitadas que muestran que el estiramiento no tiene efecto en la reducción de lesiones".

¿Qué funciona realmente según Layne?

El entrenador resalta tres pilares esenciales: "El sueño, un incremento del 235% en el riesgo en personas que padecen de falta de sueño. Tener un calentamiento deportivo sistemático y específico. Y asegurarse de tener un calentamiento repetible y específico para cada deporte".

Layne hace hincapié en la importancia del descanso, respaldado por el estudio Sleep duration and musculoskeletal injury incidence in physically active men and women: A study of U.S. Army Special Operation Forces soldiers, dirigido por Tyson Grier y su equipo en 2020.

En él, se señala que los soldados que duermen cuatro horas o menos tienen 2.35 veces más probabilidades de experimentar una lesión musculoesquelética que aquellos que duermen 8 horas o más.

Recomendaciones ante una lesión

Cuando una lesión se presenta, el proceso de recuperación y el enfoque que se adopte son cruciales. En su vídeo, Layne ofrece una guía detallada sobre cómo afrontar estos contratiempos.

El entrenador advierte que, al enfrentar una lesión, lo primordial es "reducir la carga". Ello implica una adaptación inmediata del entrenamiento, disminuyendo el peso o la intensidad del ejercicio para evitar el agravamiento de la lesión. Pero si esto resulta insuficiente, recomienda modificar "la velocidad del tempo". Es decir, realizar los movimientos con mayor lentitud para ofrecer al cuerpo un desafío más controlado y menos agresivo.

Aún más, si la lentitud no ofrece el alivio deseado, el norteamericano sugiere "ralentizar el tempo con una pausa". Esta técnica permite al músculo o articulación afectados tener momentos de descanso y recuperación durante el movimiento, lo que puede ser crucial para evitar el estrés continuo y permitir un proceso de sanación más efectivo.

En casos más extremos o persistentes, Layne propone "modificar el rango de movimiento". Esta adaptación implica no llevar el movimiento a su máxima extensión o flexión, manteniéndolo en un rango seguro y cómodo para el atleta.

Y si, a pesar de todas estas modificaciones, el dolor persiste o se agrava, Layne aconseja "cambiar la selección de ejercicios". La idea es buscar alternativas que continúen trabajando la zona afectada, pero de una manera que no cause dolor ni empeore la lesión existente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS