El límite del deportista dónde está: ¿en la mente o en el físico?
Foto: Instagram / Rudy von Berg / Nick Goldston
Trucos y curiosidades / El límite del deportista dónde está: ¿en la mente o en el físico?

El límite del deportista dónde está: ¿en la mente o en el físico?

El deporte cuenta con décadas a sus espaldas. Desde sus inicios, son miles las diferentes personas que han intentado responder a una pregunta de difícil respuesta: ¿Dónde está el límite del deportista?

Entrenadores, galenos especializados en medicina deportiva, aficionados con curiosidad extrema sobre el tema... Las opiniones difieren entre que el rendimiento máximo de un deportista está limitado por las capacidades físicas. Otros dan un papel clave a la mente como razón de dar el máximo en el deporte.

La resistencia es el concepto clave en esa búsqueda del límite de las fuerzas. Una persona puede conseguir sus metas a través de una dureza mental o una increíble capacidad de aguante físico, que no le frena ni el cansancio ni otros factores.

Una metáfora que puede ejemplificar la diferencia de un agotamiento físico o mental es un trayecto en coche.

Un coche puede funcionar perfectamente, pero llegará un momento en el que la gasolina se agote (nuestra gasolina sería los nutrientes o agua que hemos aprovechado para dar el máximo rendimiento posibles) o por un fallo en el motor (la desmotivación u otro factor psicológico puede ser la razón de la detención de la actividad deportiva).

límite del deportista
Foto: Pexels // cottonbro

Un estudio pone el debate sobre dónde está el límite del deportista

Un estudio elaborado por Samuele Maria Marcora y Walter Staiano y publicado por European Journal of Applied Physiology intenta dar con la clave para encontrar el límite.

La investigación intenta comprobar si se ha hecho todo de la manera correcta para dar con la solución. Se ha investigado mucho sobre los apartados fisiológicos, comúnmente, para dar la razón con el límite del deportista.

Sin embargo, ¿existe algo más que pueda dar con la razón? El objetivo del estudio era comprobar el modelo de fatiga muscular de la tolerancia al ejercicio.

El test consistía en llevar a los participantes (deportistas) a la extenuación mediante una prueba de esfuerzo. Inmediatamente después de llegar a ese momento de fallo físico, esos deportistas tuvieron que subirse a un cicloergómetro para ofrecer el máximo rendimiento durante 7 u 8 segundos.

A parte de este objetivo principal, existía una meta subyacente, que cobraría importancia en los resultados finales del estudio.

Esa segunda finalidad sería describir la evolución temporal de la fatiga muscular inducida por el ejercicio aeróbico de alta intensidad. Para cumplir con sus diferentes objetivos reclutar a diez hombres sanos, jugadores de un liga profesional de rugby. El seguimiento consistiría en cinco visitas en dos semanas.

Metodología del estudio

La primera visita de los investigadores a los participantes del estudio serviría para clarificar tres apartados fundamentales para el estudio.

Calcular las zonas de potencia para conocer los diferentes umbrales, educar a los participantes a que entendieran la escala de fuerza percibido (escala de Borg) y una familiarización con el cicloergómtero con el fin de lograr una adaptación que les hiciera dar el máximo.

En la segunda visita comenzaría el estudio como tal. Estudio compuesto por una primera fase de unos tres minutos al 40% de la potencia en aeróbica máxima.

copa del mundo de madrid 2019 sprint meta
Foto: Planeta Triatlón

Después de ese período de tiempo, comenzaría un test hasta la extenuación en el 80% de esa potencia. Una pregunta que puede rondar tu mente es: ¿Cómo saben los investigadores el momento exacto de la extenuación? Sencillo.

Si el deportista, que está realizando el test, pasa más de cinco segundos a menos de 40 revoluciones por minuto, peso a un fuerte estímulo verbal, se detiene el test para montarles en el cicloergómetro a 7-8 segundos a toda pastilla.

Los resultados eran lo más reales posibles, debido a que en el estudio se otorgaban recompensas monetarias y registro de tiempos para estimular la competencia y que los participantes estuviesen dando el 100%.

Conclusión: Hay vida más allá del "agotamiento"

El principal resultado de esta investigación fueron los valores de fuerza voluntaria. Estos indicadores fueron tres veces mayores que en la prueba del esfuerzo hasta el agotamiento. Traducción: En los siete u ocho segundos de esfuerzo máximo, se triplicó la fuerza que los deportistas realizaron en la primera parte de la prueba.

De los cien vatios de la prueba inicial, llegaron a los 300 vatios en la prueba de alta intensidad en un corto período de tiempo (menos de diez segundos). Entonces, los investigadores se hicieron la pregunta que está en el aire: ¿Los participantes llegaron a su techo?

rudy von berg running
Foto: Clash Endurance

De acuerdo con el modelo psicobiológico de la tolerancia al ejercicio de Marcora en 2008, basado en la intensidad motivacional, el agotamiento (comúnmente conocido como ir al fallo físico) es una forma de desvinculación de la tarea, en lugar de un fallo físico real. Los participantes deciden "abandonar" porque el esfuerzo requerido por la prueba de esfuerzo hasta el agotamiento, superó el mayor esfuerzo dispuestos a ejercer o porque el objetivo no está a la altura de la motivación del individuo.

La percepción del esfuerzo puede estar fundamentado en los parámetros psicológicos. Existe una parte de motivación al logro de esfuerzo percibido que está vinculado a ese "no puedo más", tan habitual en parques y gimnasios.

En resumen, el por qué y cuando se abandona un ejercicio puede explicarse a través de los siguientes tres puntos:

  • El esfuerzo por lograr algo supera la motivación por conseguirlo. El "querer es poder" y nunca mejor dicho. El deseo de conseguir aquello que deseas va a aportar un extra que puede marcar la diferencia con el resto de los competidores.
  • Creencia de que hemos llegado a nuestro límite. Son escasas las veces que empujamos a nuestro límite fisiológico, científicamente comprobado. Levantamos el pie cuando creemos que estamos en nuestro límite.
  • Incumplimiento de las expectativas. La desmotivación puede llegar en medio de la competición. Si está en un punto en el que ves imposible cumplir con los objetivos propuestos en un principio, se producirá un descenso en el rendimiento o, incluso, el abandono.

ARTÍCULOS RELACIONADOS