Foto: Talbot Cox
Actualidad / Triatlón / Lionel Sanders: "Mi vida es una pasada, estoy feliz todo el rato"

Lionel Sanders: "Mi vida es una pasada, estoy feliz todo el rato"

Lionel Sanders afronta lo que queda de temporada con un solo objetivo: pelear con Gustav Iden y Kristian Blummenfelt -y el resto de rivales- en Kona por lograr el Campeonato del Mundo de IRONMAN.

Tras su segundo puesto en St. George, adelantando en los metros finales a Braden Currie, el canadiense se ha quitado un peso de encima, pero quiere más. Pese a que estará en Canada Open y en US Open, todas las pruebas que incorpore a su calendario estos próximos meses serán como preparación para Kona, no un objetivo en sí.

Ese quitarse un peso de encima, arrastrado desde 2018 cuando no pudo estar a la altura de las circunstancias, hacen que Lionel viva el momento de manera muy positiva: "Mi vida es una pasada, estoy feliz todo el rato", se ha sincerado en su último vídeo colgado en Youtube.

"Sí, soy feliz. ¿En qué consiste la felicidad? ¿Es tener salud? ¿Es tener una familia? Va todo bien, vivo de lo que me gusta y eso me hace muy feliz".

Análisis de su triunfo en IRONMAN 70.3 Mont Tremblant

En ese camino hacia Kona, el primer paso se daba este pasado fin de semana, cuando Sanders competía en casa, en IRONMAN 70.3 Mont Tremblant, una prueba que hasta este 2022 ya se había llevado en hasta tres ocasiones.

La del domingo, por delante de Tomás Rodríguez y Jackson Laundry, es la cuarta.

Lionel Sanders

Todas las noticias

Tal como dijo hace unos días, no pudo sacar muchas conclusiones de la carrera, pero aún con todo está contento con la evolución que se vislumbra. "Me da la sensación de que nadé bastante bien, aunque sigo teniendo mi déficit habitual de dos minutos con cabeza".

"Pero déficit con compañeros con los que he competido otras veces, como Cody Beals, Jackson Laundry o Taylor Reid, fue bastante bueno, de entre 35" y un minuto".

A partir de ahí, como es habitual en todas las carreras, a un uber biker como Sanders le toca remontar. Solo que en esta ocasión, con un acicate que complicaba la tarea: la rueda delantera estaba pinchada.

"Me parece ridículo que tengamos que dejar las bicis durante doce horas, a más de 30º al sol", se queja. "Vivimos de esto, hay mucha gente intentando alimentar a sus familias".

"Creo que, si hubiera tenido mi bicicleta conmigo por la noche, podría haberla aireado un poco antes de irme a la cama y haber comprobado si estaba todo bien por la mañana. Solíamos poder hacer ese tipo de cosas y lo quitaron. Me imagino que para no dar un trato especial a los PROs, pero no creo que sea darnos un trato especial: es mi trabajo, mi profesión, y necesito comprobar que todo funciona bien. Creo que ese fallo podría haberse evitado, pero no se evitó".

Tras solucionar el incidente, Sanders se enfrentaba a un déficit de 2'38" con respecto a sus rivales. "Pensé «si el resto lo están dando todo en la bicicleta va a ser muy difícil ganar esto, pero quiero averiguar si puedo conseguirlo»".

Pese a que la rueda que le habían dejado desde organización no era la más adecuada -"no era una rueda de competición", comenta en el vídeo-, el conocimiento de la prueba permitió a Sanders saber dónde aplicar más potencia. "Hice las subidas a toda pastilla", reconoce.

"Entonces comencé a verlos, y me motivó bastante, aunque seguían como a un minuto de mí. Seguí dándole duro y pude alcanzarles alrededor del kilómetro 45, como a mitad de carrera".

El problema del drafting, también entre los PROs

Una vez llega a la cabeza, Sanders tiene que enfrentarse a una de las grandes realidades del triatlón actual: la falta de respeto que hay a los doce metros de separación. "Era un grupo gigantesco, como de doce personas, la mitad respetando la distancia legal y la otra mitad no".

"No estoy seguro de que hubiese un oficial por allí".

No obstante, iba a estar poco tiempo en grupo, ya que al poco de llegar lanzó su ataque tratando de marcharse en solitario. "Cuando llegué a la base de la subida más larga y más empinada, me dije «sé que he trabajado duro hasta ahora, pero este es el momento de atacar». Y eso es lo que hice".

lionel sanders asics running
Foto: Talbot Cox

"Durante los tres minutos de subida fui como a 400 o 410 vatios y entonces les adelanté e hice un pequeño esfuerzo para asegurar mi posición. Jack y Nick Chase fueron los únicos que respondieron, estaban muy cerca y yo estaba más que dispuesto a darles guerra, pero no me alcanzaron y continué solo, trabajando duro para ver hasta dónde podía llegar con la bicicleta, poniéndole mucha potencia a las subidas y maximizando la velocidad de las bajadas".

A la T2, con más de dos minutos de ventaja

A partir de ahí, tocó regular fuerzas. "Vi que la ventaja se mantenía y era consciente de que el chico que me seguía, cuyo nombre no recuerdo porque es la primera vez que competía contra él, parecía bastante fuerte, estaba luchando bastante duro y había conseguido ganar bastante tiempo".

"Por eso traté de mantener el ritmo como hasta el kilómetro dieciséis y entonces al mirar atrás una y otra vez me di cuenta de que no iba a conseguir alcanzarme".

En esta tesitura, se hacía de nuevo con la victoria en Mont Tremblant, aunque con la incógnita de saber si Jackson Laundry, quien le ganara en IRONMAN 70.3 Oceanside, estaba en su mejor estado de forma: "Creo que no estaba en su mejor momento y me da la sensación de que eso me dio cierta ventaja" concluye Sanders en su vídeo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS