Actualidad / Triatlón / Lionel Sanders: "No es el resultado que esperaba. No tengo mucho más que decir"

Lionel Sanders: "No es el resultado que esperaba. No tengo mucho más que decir"

Si hay un triatleta del que todos esperábamos más en esta última edición del Campeonato del Mundo Ironman, ése es Lionel Sanders. Su obsesión por ganar rozaba el paroxismo. El canadiense llevaba meses en los que solo vivía por y para el triunfo en Hawaii. Cada derrota que ha sufrido le ha afectado, a priori, más que a sus rivales. No hay que irse muy lejos para recordar cómo le afectó la derrota en Kona 2017 cuando Patrick Lange le adelantó a falta de cinco kilómetros para alcanzar la meta.  “Me despierto por las mañanas entre sudores y pesadillas“, decía hace apenas unos días en una entrevista ofrecida por la marca de rodillos que le patrocina. “Tengo buenas sensaciones sobre lo que puede ser ganar, y sé que este año puedo lograrlo“, decía refiriéndose a la edición de Kona 2018. Pero, ¿qué le ha podido pasar a Lionel Sanders este año si a priori llevaba la mejor preparación (o eso es por lo menos lo que contaba a todos los aficionados)?

Cambios importantes en su nutrición y carrera a pie

Tras Ironman Mont Tremblant, donde falló estrepitosamente con la nutrición, Lionel trabajó concienzudamente para mejorar en este aspecto: “Una de las grandes diferencias con respecto a Kona 2017 es que este año como mucho mejor“. Se pasó catorce semanas sin comer carne.

Consciente de que en el último de los segmentos tenía mucho margen de mejora, se buscó un runner para ultimar su preparación para Kona, Corey Bellemore. Probablemente sea el responsable de haber llevado la calidad de la preparación de Sanders a otro nivel. “Gracias por probablemente las dos mejores semanas de entrenamiento que he hecho jamás“, le dedicaba en Instagram hace unos días. La duda estaba ahí, a la intensidad que estaba entrenando, ¿no se estaba pasando de vueltas estando tan cerca de la competición?

La intensidad, la clave

Si haces tu mejor sesión de los últimos tres años a solo dos semanas de competir, es que no estás entrenando como debieras“, decía Nacho Tomé, colaborador de Planeta Triatlón, tras ver el famoso 8×1000 que completó Sanders hace apenas semana y media. De la mano de Bellemore, el actual subcampeón del mundo de Ironman marcó para cada serie unos parciales a los que no nos tiene acostumbrados, entre 2:54 y 2:59, y posteriormente se jactó de que eran sus mejores tiempos de las tres últimas temporadas.

Conociéndole como le conocemos los aficionados, la presencia de Corey, un renombrado corredor, puede que le hiciera incrementar los ritmos y los esfuerzos, y es más que probable que haya estado yendo un punto por encima de lo que necesitaba, bordeando peligrosamente los límites del sobreentrenamiento.

sanders queens k running
Foto: Instagram // Lionel Sanders

Unos volúmenes por encima de lo esperado 

Pero es que además de la intensidad, los volúmenes que estaba asumiendo a pocos días de la gran cita también nos sorprendían. No es solo el Ironman que entrenó en solitario para testear si los cambios post Mont Tremblant iban por buen camino a menos de un mes de la gran cita: a primeros de octubre corría 35 kilómetros por la Queens K, cuando, prácticamente, ya debería estar en fase de tapering.

Las ansias de triunfar puede que le hayan jugado una mala pasada a Sanders y la obsesión a la que ha llegado durante todo este 2018, puede que también. Tras su pasado turbulento de alcohol y drogas que le llevó a buscar hasta el suicidio, descubrió las pruebas Ironman, en las que compitió por primera vez en 2009, y empezó a entrenar para, poco a poco, convertirse en profesional y en casi una obsesión. En 2016 terminó en vigésima novena posición y, pese a estar orgulloso de haber terminado la prueba, decía “Estoy avergonzado de cómo lo he hecho en Kona. No le di a la carrera la importancia que se merece y fui sin la preparación necesaria”. En 2018 ha terminado en vigésimo octavo puesto (8:30:34) y ha sido parco en palabras en cuanto a declaraciones:  "Obviamente no es el resultado por el que vine aquí. No tengo mucho más que decir en este momento excepto gracias a todos mis patrocinadores, familia, amigos, fans y Erin por todo el amor y apoyo que me han brindado. Mi felicitación más grande a Patrick Lange y Daniela Ryf por sus récords, más que asombrosos."

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS