Esto es lo que pasa si, siendo triatleta, sufres síndrome metabólico
Salud y Nutrición / Esto es lo que pasa si, siendo triatleta, sufres síndrome metabólico

Esto es lo que pasa si, siendo triatleta, sufres síndrome metabólico

La ex-entrenadora olímpica Gale Bernhardt cuenta como en 2014 Mike Berland contactó con ella después de que los médicos le diagnosticaran una afección llamada "síndrome metabólico" y varios expertos le dijeran que nunca debería entrenar más de una hora. ¿Por qué? Berland ganaba peso: más de cinco kilos en cada una de las dos ocasiones que preparó el maratón de Nueva York.

Carbohidratos que no se queman

En Estados Unidos casi el 25% de la población padece el síndrome metabólico, una condición que lleva al cuerpo a almacenar los alimentos en forma de grasas en lugar de usarlos como combustible para la obtención de energía. Básicamente se almacenan calorías en lugar de quemarse. Sucede por una resistencia a la insulina -hormona encargada de llevar la glucosa a las células-; cuando la insulina no es capaz de "abrir la puerta" para que el azúcar llegue al músculo, este se dirige al hígado y se transforma en grasa.

En nutrientes como proteínas y grasas no supone un problema, ya que no dependen de la insulina. Sin embargo, con los carbohidratos, y en especial los simples, nos encontramos un gran problema pues no ese "combustible" queda almacenado.

El síndrome metabólico en triatletas

Cuando Berland acudió a Bernhardt ella enfrentó el problema de manera sencilla: "Combiné estrategias de nutrición y ejercicio, probadas por la ciencia, para "entrenar" a su cuerpo a usar la grasa como combustible y reducir la resistencia a la insulina". La que fuera seleccionadora de triatlón de Estados Unidos explica cómo "con las combinaciones correctas de entrenamientos y cambios en la dieta diaria y la nutrición del entrenamiento, pudieron conseguir que Bernhardt bajara de peso mientras hacía entrenamientos largos, por primera vez en su vida".

Aunque se trata de un tema de grandes detalles, Berland nos regala cinco consejos que nos ayudaran a convertir nuestro cuerpo en una máquina de quemar grasa:

  1. Ser triatleta no te otorga licencia para comer carbohidratos y azúcares simples como si no hubiera mañana.
  2. Olvídate de bebidas deportivas, barritas o geles en todos los entrenamientos que no superen las hora de duración.
  3. No abuses de los entrenamientos de intervalos de alta intensidad (HIIT); sí, esos que te dejan sin fuerzas si quiera para seguir viviendo un poco más.
  4. Echa un vistazo a tus barritas energéticas para ver qué tal van de azúcar. Cada 4 gramos en la etiqueta equivale a una cucharada de azúcar. 
  5. Incluye Intervalos Milagrosos Incluye Intervalos en tu planning. Un ejemplo sería calentar y luego llevar a cabo de tres a siete progresivos de 30 segundos llegando hasta el 80% de nuestra velocidad o potencia máxima. Después recuperar a ritmo aeróbico. 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS