Las 4 claves para mejorar tu natación a crol
Foto: Holly Charles
/ Natación / Las 4 claves para mejorar tu natación a crol

Las 4 claves para mejorar tu natación a crol

No nos cansamos de insistir en que para mejorar la natación a crol hemos de incidir fundamental en la técnica. En la bicicleta y en la carrera a pie el mayor trabajo ha de hacerse  en la intensidad y la acumulación de los kilómetros, pero en el caso del primero de los segmentos de poco sirve acumular largos si no hay un trabajo de pulir defectos también. Al menos si lo que queremos es mejorar nuestro tiempo, o salir más descansados a pedalear.

En este sentido, hoy queremos hablar de los cuatro puntos que más inciden en la natación a crol, y cómo podemos trabajarlos de manera individual. Serían la respiración, la posición del cuerpo, la patada y la brazada. ¿Cuál es el fin último de un nadador? Tratar de equilibrar los cuatro puntos de tal manera que al meternos en la piscina, o al saltar a las aguas abiertas a una competición, no haya carencias.

natación patada para nadar mejor
Foto: Envato Elements

Respiración

Si la respiración va bien, ya tienes mucho ganado. Respirar correctamente hace que la natación a crol sea mucho más fácil y puedas ir acumulando metros poco a poco. Sin embargo, si notas que es una lucha constante, e incluso que te cuesta terminar distancias cortas en piscina, tal vez sea momento de analizar qué pasa con ella.

En primer lugar, no caigas en el error de principiante que muchos hemos cometido, cuando nos mandaban respirar cada tres, cuatro o cinco brazadas: no contengas nunca la respiración. Si lo haces, perderás técnica, distrairás el foco de lo importante, y además lo pasarás mal. ¿Y si dejamos de disfrutar de uno de los segmentos qué ocurre? Pues básicamente, que dejamos de entrenarlo.

De cara a una buena respiración, trata de expulsar el aire suavemente. Tú escoges si respirar por la nariz o por la boca. Igual que en la carrera a pie si es un punto en el que incidir, en el agua no tienes que preocuparte si exhalas por la boca.  De hecho hasta puedes plantearte usar pinzas para ser más efectivo.

¿Cuánto debe durar la exhalación? Pues entre dos y tres segundos, e intenta vaciar completamente los pulmones. No solo ayudará a que mejores la respiración en sí: también hará que, si coges este hábito, alargues más la brazada y acumules más distancia con menos esfuerzo.

¿Ejercicios para mejorar la respiración? En primer lugar el uso del snorquel en la fase de calentamiento.

Rebajas
Finis - Tubo de respiración para natación, color amarillo
  • Válido para cualquier estilo de natación: No se mueve, ni...
  • Válvula de descarga de único sentido: Permite vaciar el tubo de...
  • Mejora la posición: Elimina la tensión en espalda, cuello y...

Si además utilizamos el cardio cap, ejercitaremos los pulmones, de tal manera que luego, cuando en la fase de técnica tengamos que usar respiración bilateral, o cada cuatro o seis brazadas -quien pueda- nos será más sencillo. Está claro que, para mejorar la respiración, hay que mejorar el trabajo de nuestros pulmones. En este sentido hay varios aparatos que nos ayudan a mejorar nuestra capacidad:

Ultrabreathe UB001 - Snorkel, Color Gris
  • Ejercitador de pulmón compacto
  • Los atletas que quieren aumentar su rendimiento o aquellos que...
  • Ajusta la fuerza de principiantes a avanzados con el toque de un...

Posición del cuerpo

¿Cuántas veces estamos nadando y tenemos la sensación de que nuestro cuerpo está desordenado, como si piernas, tronco y brazos no fueran al unísono? Aprender a relajarse y flotar es básico para tener una buena posición en el agua. Pensad una cosa: cuanto mejor sea ésta, más hidrodinámicos seremos y menos resistencia tendremos en cada brazada.

Para mejorar este aspecto, trabaja ejercicios con el pull kick o con la tabla, de tal manera que te ayuden a centrarte en la estabilidad. Además, sé consciente de determinados aspectos mientras nada: no subas el trasero hacia arriba. Si lo haces, las piernas y los pies se irán al fondo. Por otro lado, relaja los hombros y los brazos manteniendo un cierto ángulo hacia abajo, por lo que las yemas de los dedos deberían estar entre diez y quince centímetros por debajo de la superficie del agua.

Patada

La tendencia natural en la natación a crol es la de hundir el cuerpo. Sin embargo, una patada efectiva, unida a un core fuerte, nos ayudará con la flotabilidad, al menos en la piscina. En aguas abiertas, de hecho, y ayudados de un buen neopreno, una de las recomendaciones es la de minimizar el número de patadas, en aras a llegar más descansados a la bici.

Sea como sea, una mala patada provoca dos errores fundamentales: cruzar las piernas, que es ineficiente, y deriva en una desestabilización del cuerpo que hace que cada brazada nos termine costando más.

natación patada debajo cadera
Foto: natacionsindrafting

¿Qué hay que hacer para tener, por tanto, una buena patada? Básicamente tener un buen core, que nos ayude a mantener la estabilidad. A partir de ahí, la patada ha de fluir suavemente desde la cadera hasta los dedos de los pies. En este sentido, pensad una cosa: la patada no se da simplemente con los gemelos, los tobillos y los pies. Se da con toda la pierna, imitando, para que nos sirva de ejemplo, el movimiento ondulante de un delfin.

¿Cuántos grados ha de moverse el pie a lo largo del movimiento? Unos treinta, más o menos, desde el punto superior al inferior.

¿Cómo sabemos que la patada está siendo la correcta? Si tenemos hundido el cuerpo, nuestros pies no saldrán a la superficie. Así que siente que estos están, ligeramente, chapoteando.

Brazada

La brazada es la que va a provocar la fase de agarre, tirón y empuje. El motor de la natación de crol. Una vez tenemos dominada la respiración eficiente, una postura del cuerpo relajada y estabilizadora y dando la patada con los pies, ya podemos centrarnos en intentar avanzar en el agua hacia adelante, que de eso va esto de nadar.

Tienes muchos ejercicios de técnica donde escoger, todos a llevar a cabo antes del bloque de series. Por ejemplo, el de nadar con una pelota de tenis o el de tocarte la cabeza al iniciar la fase de agarre. De ambos hablamos recientemente.

Aparte de ello, no trates de gastar energía manteniendo los brazos fuera del agua. Trata de que esta fase sea lo más rápida posible. Por otro lado, trabaja la fuerza para mejorar en la piscina. Piensa que cuanto más tiempo pases en el gimnasio en ejercicios de brazos, más lo notarás en el agua.

ARTÍCULOS RELACIONADOS