Entrenamientos / Los errores más comunes al hacer cardio

Los errores más comunes al hacer cardio

En el camino hacia un estilo de vida más saludable y activo, el cardio se presenta como una piedra angular indispensable. Sin embargo, es fácil caer en errores comunes que restan eficacia a nuestros esfuerzos o incluso provocar lesiones. En este artículo, exploraremos los diez errores más comunes en las rutinas de cardio, desde la falta de un calentamiento adecuado hasta la dependencia exclusiva de estas actividades para la pérdida de peso.

Apunta los errores más habituales

Ignorar el calentamiento y enfriamiento

Empezamos con uno de los errores más comunes en el mundo del cardio: saltarse el calentamiento y el enfriamiento. Es fundamental entender que el calentamiento prepara a nuestro cuerpo para el esfuerzo físico, aumentando la temperatura corporal y el flujo sanguíneo a los músculos. Este paso reduce significativamente el riesgo de lesiones y mejora el rendimiento general. Por otro lado, el enfriamiento ayuda a que el cuerpo vuelva a su estado de reposo de manera gradual, facilitando la recuperación y disminuyendo el riesgo de mareos o desmayos post-ejercicio.

Para respaldar la afirmación sobre la importancia del calentamiento en las rutinas de cardio, podemos referirnos al estudio "Effects of warming-up on physical performance: a systematic review with meta-analysis", realizado por Andrea J Fradkin, Tsharni R Zazryn y James M Smoliga en 2010. Este estudio fue publicado en el "Journal of Strength and Conditioning Research" y realizado en el Departamento de Ciencias del Ejercicio de la Universidad de Bloomsburg, Pensilvania, Estados Unidos.

El estudio realizó una revisión sistemática y un meta-análisis sobre los efectos del calentamiento en la mejora del rendimiento físico. Incluyó 32 estudios de alta calidad y mostró que el calentamiento mejora el rendimiento en el 79% de los criterios examinados. Esta investigación demostró que las actividades de calentamiento adecuadas mejoran significativamente el rendimiento y hay poca evidencia que sugiera que el calentamiento sea perjudicial para los participantes en deportes.

Mantener siempre la misma rutina

La rutina es cómoda, pero en el caso del cardio, hacer siempre lo mismo puede llevar a un estancamiento en los resultados. La variedad no solo mantiene la motivación alta, sino que también desafía a diferentes grupos musculares y mejora la capacidad cardiovascular de manera más efectiva. Cambiar la intensidad, la duración y el tipo de ejercicio cardiovascular son claves para un progreso continuo.

Priorizar la cantidad sobre la calidad

En el cardio, como en muchos otros aspectos de la vida, la calidad supera a la cantidad. Muchas personas piensan que cuanto más tiempo pasan haciendo cardio, mejores serán los resultados. Sin embargo, un entrenamiento más corto pero intenso puede ser mucho más beneficioso. Esto se debe a que el entrenamiento de alta intensidad no solo quema calorías durante el ejercicio, sino que también incrementa el metabolismo post-ejercicio.

Foto: Envato Elements

Descuidar la postura y la técnica

Una técnica inadecuada no solo reduce la efectividad del ejercicio, sino que también aumenta el riesgo de lesiones. Es crucial prestar atención a la postura corporal, la respiración y la forma en la que se realiza cada ejercicio. Por ejemplo, en el caso de la carrera, una mala postura puede llevar a problemas en las rodillas, la espalda o los tobillos.

Evitar variar la intensidad

La variación de la intensidad es esencial para maximizar los beneficios del entrenamiento cardiovascular. Esto incluye incorporar intervalos de alta intensidad en las sesiones de cardio, conocidos como entrenamiento a intervalos de alta intensidad (HIIT). Estos intervalos no solo mejoran la resistencia cardiovascular y la capacidad aeróbica, sino que también aumentan la quema de grasa.

Hacer cardio en ayunas sin asesoramiento

El entrenamiento en ayunas se ha popularizado como una estrategia para maximizar la quema de grasa. Sin embargo, realizar cardio en ayunas sin el asesoramiento adecuado puede ser contraproducente, especialmente para aquellos con ciertas condiciones médicas o dietéticas. Es importante consultar a un profesional antes de adoptar esta práctica.

Ignorar el entrenamiento de fuerza

El cardio es esencial, pero no debe ser la única forma de ejercicio en un régimen de entrenamiento. El entrenamiento de fuerza complementa al cardio, mejorando la fuerza muscular, la densidad ósea y el metabolismo. Además, los músculos quemados durante el entrenamiento de fuerza ayudan a mantener una tasa metabólica basal más alta, lo que facilita la pérdida de peso.

No hidratarse adecuadamente

La hidratación es crucial para el rendimiento en cualquier actividad física, especialmente en el cardio. La deshidratación puede llevar a una disminución del rendimiento, calambres, mareos y otros problemas de salud. Beber agua antes, durante y después del ejercicio es esencial para mantener el equilibrio de fluidos y la función muscular óptima.

Depender exclusivamente del cardio para perder peso

Si bien el cardio es efectivo para quemar calorías, no debe ser la única herramienta para la pérdida de peso. Una combinación de dieta equilibrada, entrenamiento de fuerza y cardio es la estrategia más efectiva para perder peso de manera saludable y sostenible. Además, esta combinación mejora la composición corporal general al aumentar la masa muscular mientras se reduce la grasa.

Desconocer la importancia del descanso

El descanso es tan importante como el propio entrenamiento. Sin el descanso adecuado, el cuerpo no puede recuperarse ni adaptarse a las demandas del ejercicio. Esto puede llevar al sobreentrenamiento, la fatiga y un mayor riesgo de lesiones. Asegurar un descanso adecuado y un sueño reparador es esencial para cualquier programa de entrenamiento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS