Actualidad / Los verdaderos problemas del cambio del Campeonato del Mundo de IRONMAN a St. George

Los verdaderos problemas del cambio del Campeonato del Mundo de IRONMAN a St. George

El jueves pasado IRONMAN acabó por fin con la incertidumbre que manteníamos todos al anunciar que el Campeonato del Mundo sustituía Kona por St. George.

Fechada en el 7 de mayo, la prueba se disputará por primera vez fuera de Hawaii. ¿El recorrido escogido? St. George, el lugar que ha albergado y lo hará de nuevo en 2022 el Campeonato del Mundo 70.3.

Este cambio de fecha y lugar debido a las restricciones de la COVID-19 en la isla estadounidense significa que en 2022 vamos a vivir dos Campeonatos del Mundo de IRONMAN.

El primero de ellos será el ubicado en St. George el 7 de mayo; el segundo, si la pandemia lo permite, regresará a Hawaii en octubre.

En este último, el formato será diferente: la prueba femenina se competirá el jueves 6, mientras que la masculina será el sábado 8.

Los verdaderos problemas del cambio del Campeonato del Mundo de IRONMAN

Tras el resumen de lo que sería la nota de prensa que IRONMAN lanzó, toca analizar la situación y estudiar los verdaderos problemas que este cambio de sede y fecha genera en el mundo del triatlón.

Masificación

El primer gran problema de este cambio es la gran cifra de personas que se van a congregar en la isla.

El hecho de dividir la prueba entre mujeres y hombres supone que cada competición tiene espacio para 2.000 participantes. Esto es una ventaja para todos los que se quieran clasificar.

Sin embargo, si una prueba de 2.000 participantes suponía la llegada de unas 12.000 personas, ¿cuántas personas va a reunir un Campeonato del Mundo con 4.000 participantes?

Hay que tener en cuenta que Kona es una isla volcánica pequeña con una oferta hotelera reducida.

Además de la masificación de la isla, una mayor demanda de espacio implica una subida de precio en el alojamiento.

En definitiva, si Hawaii ya era caro, ahora lo va a ser mucho más.

Despoblación

IRONMAN ha señalado que los clasificados para el Campeonato del Mundo pueden elegir entre competir en St. George en mayo o esperar a octubre y hacerlo en Hawaii.

Esto supone que en St. George puede que se dispute una prueba totalmente descafeinada a nivel de grupos de edad.

kona 2021 ironman jan frodeno
Foto: Graeme Murray // Red Bull Content Pool

¿Por qué? Porque desde el punto de vista de los neófitos clasificados por primera vez es común y lógico que la idea de competir en Kona sea más atractiva que participar en St. George.

Por lo tanto, mientras St. George puede que sea un Campeonato del Mundo en el que haya que, incluso, regalar los dorsales para llenar la competición, Kona va a ser una prueba cuyas plazas se van a llenar muchos meses antes.

Empobrece otras pruebas

La decisión de fechar el Campeonato del Mundo de IRONMAN en el mes de mayo significa la ausencia de los profesionales en competiciones cercanas como el IRONMAN de Lanzarote, el IRONMAN de Australia, el 70. Mallorca o el 70.3 Barcelona.

La participación de los PROs en las pruebas de IRONMAN era una de las grandes ventajas que ofrecía.

Sin embargo, parece que este año las competiciones de mayo se van a ver empobrecidas al coincidir con St. George.

Marea a los deportistas

El cambio de lugar y fecha de una semana a otra, después de haber anunciado que Kona sí se celebraría en febrero, supone una constante modificación de vuelos y hospedaje por parte de los participantes del Campeonato del Mundo.

Esto supone que los deportistas se están viendo sometidos a un mareo continuo que ya les causa molestia e irritación.

Por ello, la imagen de IRONMAN se está viendo afectada, mientras su producto estrella se devalúa en cada decisión tomada.

La mítica prueba por la que todos luchan por participar está siendo criticada por sus propios seguidores. ¿Cómo actuará IRONMAN para limpiar esta imagen?

Y tú, ¿qué opinas de la decisión tomada por IRONMAN?

ARTÍCULOS RELACIONADOS