Actualidad / Running / Un ultratriatleta austriaco termina un maratón en su casa en 4h12

Un ultratriatleta austriaco termina un maratón en su casa en 4h12

732 vueltas alrededor de su propia casa con jardín, eso es lo que ha hecho el ultratleta y triatleta Norbert Lüftenegger para dar ejemplo de cómo poder seguir sobrellevando el entrenamiento en los tiempos de crisis por coronavirus. Este asiduo a triatlones de ultradistancia, nacido en Salzburgo y de 42 años, decidió correr un maratón en su propio jardín este pasado miércoles. Norbert Lüftenegger posee el récord mundial de 20 distancias IRONMAN consecutivas. Ha corrido en montaña, en el desierto e incluso el maratón de la Gran Muralla China.

Como desarrollador de software para un banco, Norbert Lüftenegger está actualmente "obligado" a quedarse en casa confinado como la mayoría de los habitantes de países europeos. Por eso y de forma espontánea, el utratleta decidió correr los 42,2 kilómetros de un maratón dando vueltas a su casa. Usando cinta métrica, bolígrafo y papel, estudió cuál sería el recorrido perfecto para completar la distancia.

Una forma de dar ejemplo a los que se saltan las restricciones

A priori no era algo que tuviera en su cabeza hacer Norbert, pero su intención ha sido la de predicar con el ejemplo. A pesar de las advertencias de las autoridades y problemas que existen, muchas personas no siguen las estrictas restricciones y siguen saliendo a veces en grupo a correr. Con este maratón quiero que la gente sea consciente de lo que se trata en este momento, dice el austriaco.

Cada persona tiene que ver la forma de ayudar en la situación que vivimos e intentar contribuir de forma positiva. Por eso he querido demostrar que quedarse en casa ahora mismo es la única opción. Uno también puede mantenerse en forma y hacer ejercicio metido entre cuadro paredes.

737 vueltas a un perímetro de 57,7 metros

Norbert no niega que correr 737 veces alrededores de un perímetro de 57,7 metros es mentalmente agotador. Afortunadamente este corredor austriaco vive en un entorno privilegiado con unas vistas que ya quisiéramos tener muchos de los que estos días estamos confinados en un piso.

Lüftenegger hizo de esta prueba un entrenamiento mental perfecto. A pesar de tener que recorrer 2.928 curvas de 90 grados, disfrutó del paisaje. Su tiempo es lo de menos, 4 horas y 12 minutos, probablemente su peor tiempo en esta distancia, pero era lo menos importante para él.

Ha corrido ya unos cuantos maratones en su larga trayectoria deportiva y el ultratriatlón es su verdadera pasión. Un deporte donde la fuerza mental lo es todo. ¿Qué vendrá después de esto? Cualquier cosa. Hay gente que incluso está corriendo 70 kilómetros alrededor de una mesa, todo puede pasar con tal de quedarnos en casa y luchar juntos contra este virus.

ARTÍCULOS RELACIONADOS