Foto: Ineos 1:59
Trucos y curiosidades / Triatlón / ¿Merece realmente la pena entrenar la carrera a pie por potencia?

¿Merece realmente la pena entrenar la carrera a pie por potencia?

Correr con medidor de potencia es un concepto relativamente nuevo. Los triatletas, con su comprensión de los beneficios del uso de la potencia en el ciclismo, se comprometieron rápidamente con esta nueva métrica.

Inicialmente, nadie entendía cómo usarla eficazmente, aunque todos los expertos estaban de acuerdo en que había potencial.

El punto de partida

Tuve la suerte de conocer a Gus Pernetez y Jamie Williamson de Stryd en Kona en 2016.

Ese mismo año, asistí a un curso de la Universidad de TrainingPeaks donde Jim Vance habló de correr con potencia. Como alguien que viene de una formación de ingeniería, encontré todo el concepto fascinante y bastante emocionante.

En ese entonces, era un nuevo método de recolección de datos de carreras, y aunque el valor aún no estaba claro, los entrenadores vieron la oportunidad.

En la actualidad, creo que correr por potencia marca una gran diferencia en el éxito de las carreras de algunos atletas.

El significado detrás de los números

El valor de correr con potencia no consiste simplemente en proporcionar un número de vatios concreto.

De hecho, no tiene sentido por sí mismo, ya que más potencia no siempre produce más velocidad.

Hay una plétora de métricas adicionales que podemos usar para entender cómo un corredor genera velocidad.

Steve Palladino ha hecho una cantidad considerable de esta investigación, así como Andrew Coggan y Jim Vance.

Cada uno de ellos está trabajando en la identificación de sofisticadas métricas para ayudar a explicar cómo se genera la velocidad. Al principio, la información puede ser abrumadora. Sin embargo, con el tiempo, podemos empezar a ver los matices más allá de la potencia y la velocidad.

Relacionado: ¿cómo medir la potencia en carrera a pie?

Aspectos claves de entrenar por potencia

El primer principio clave de la potencia de carrera consiste en lo siguiente: de la potencia total que un atleta genera, sólo una proporción de ella contribuye a la propulsión hacia adelante, y sólo una proporción de ella está realmente generando velocidad.

Esto refuerza el hecho de que correr puede ser muy técnico y basado en la forma. También demuestra que correr es un equilibrio entre esfuerzo y precisión.

Steven Palladino utiliza esta simple ecuación para ayudarnos a entender la relación entre potencia y velocidad:

Velocidad (m/s) = Efectividad en la carrera (Kg/N) x Potencia (W/Kg)

Los valores obtenidos al correr con un medidor de potencia dependen de la eficacia del corredor o de su contribución a la velocidad.

Por lo tanto, nuestras sesiones de entrenamiento deben centrarse en mejorar la eficacia de la carrera o la potencia del atleta.

Por qué la potencia llena los vacíos de datos

Creo que usar la potencia en lugar de sólo el ritmo de los corredores puede ser útil. La potencia es la cantidad de trabajo que alguien puede hacer por segundo (un vatio =Julios/segundo).

Por lo tanto, salir a correr significa que aguantan un esfuerzo independientemente de la velocidad, las colinas y el viento que haga en esos momentos y nos dé de cara o a favor.

Con el tiempo, la velocidad llegará. Centrarse sólo en la velocidad puede suponer una importante fluctuación diaria entre las lecturas de potencia debido a factores biomecánicos o ambientales.

Eliud Kipchoge
Foto: Instagram // Ineos159challenge

En la Universidad de TrainingPeaks en 2016, Jim Vance demostró el valor de esta métrica. Presentó dos archivos de carreras grabados en dos días separados pero ambos del mismo corredor.

El atleta corrió la misma distancia, al mismo tiempo, al mismo ritmo a lo largo de Ali'i Drive. Teóricamente, todo debería ser lo mismo para cada carrera. De acuerdo con la velocidad y el ritmo cardíaco, eran idénticos.

La única diferencia medible fue un aumento significativo de la potencia en el segundo día.

En otras palabras, el corredor se había vuelto menos efectivo. La diferencia entre los dos días se atribuyó a un accidente de bicicleta antes de la segunda carrera. La segunda carrera era más exigente en términos de producción de energía y lo sintió.

Los datos resultantes sólo reforzaron su mayor sentido de dificultad. A pesar de que todos los demás valores se mantuvieron iguales, la métrica de la potencia nos ofreció una visión aún más profunda de la experiencia del atleta.

Por qué una buena forma es igual a una salida de energía eficiente

En lo que se refiere a la lucha del corredor de Ali'i Drive, hay una buena razón por la que los entrenadores siempre hablan de la importancia de mantener la forma hasta el final de una carrera.

Si alguna vez has sido testigo de una prueba de larga distancia, probablemente has visto gente luchando por mantener la forma hacia la meta.

Por suerte para nosotros, la medición de la potencia permite una comprensión más precisa de la respuesta a la dosis en el entrenamiento. Si el atleta usa su energía de manera inconsistente y en otros patrones de movimiento, además de racionalizar el esfuerzo en el movimiento hacia adelante, entonces la potencia necesaria para mantener la velocidad aumenta.

Entonces, ¿qué significa eso para los valores de entrenamiento del atleta? Si el TSS se calcula utilizando la potencia y la forma del atleta se erosiona durante la carrera, hay una buena probabilidad de que el valor del TSS termine siendo más alto de lo previsto, poniendo así a ese atleta en riesgo de sobreentrenamiento y consecuentes lesiones.

El uso de la potencia ayuda a informarle de dónde está sufriendo más el atleta y, por lo tanto, le indicará cuándo es necesario recuperarse o volver a las sesiones centradas en la forma.

La potencia también nos permitirá estimar con mayor precisión los requerimientos de energía (vatios = julios/segundo) para las carreras a ritmo de carrera, permitiendo estrategias de abastecimiento de combustible más exactas.

Donde la entra en juego la potencia en triatlón

En cuanto a los triatletas, calcular el ritmo para disputar el segmento ciclista puede ser bastante difícil.

En mi experiencia, los que compiten por los primeros puestos lo hacen por un factor de eficiencia muy reducido, pero sus valores de potencia no se ven afectados.

Máxime si tenemos en cuenta que, por costumbre, el tercer parcial suele tender a ser bastante plano.

Por lo tanto, el segmento de carrera a pie de un triatlón se convierte en un simple caso de apuntar a un dato concreto de potencia basado en lo que pueden sostener durante las horas previstas para completarlo.

Para concluir

Como he visto que correr con un medidor de potencia se ha vuelto más popular, confieso que soy un ferviente creyente. Le pido a la mayoría de los atletas más competitivos, o a los que corren en eventos de ultra y trail, que registren su potencia.

Esto les ayuda a evitar el sobreentrenamiento, mejora su ritmo y les ofrece objetivos de entrenamiento y de carrera más específicos.

A nivel personal, el hecho de haber vuelto lentamente a correr después de un tiempo de descanso, de haber revisado mis números de potencia y de haber ignorado mis ritmos (relativamente) lentos me ha mantenido más motivado para correr (en lugar de decepcionarme al compararme con un yo anterior).

Este artículo fue escrito por Philip Hatzis y publicado en TrainingPeaks.

Sobre Philip Hatzis

Philip Hatzis es fundador y entrenador principal de Tri Training Harder, una empresa de entrenamiento con sede en el Reino Unido y con base en Portugal.

Tri Training Harder cree en la preparación de los atletas para sus sueños extraordinarios mediante un entrenamiento capacitado y altamente cualificado. Tri Training Harder ayuda a poner a entrenadores apasionados frente a atletas motivados. Recibe consejos sobre entrenamiento y carreras siguiendo a Tri Training Harder en Facebook, Instagram y Twitter.

ARTÍCULOS RELACIONADOS