Desmontando mitos: la Vitamina C no reduce el riesgo de resfriado
Foto: Canva
Salud y Nutrición / Desmontando mitos: la Vitamina C no reduce el riesgo de resfriado

Desmontando mitos: la Vitamina C no reduce el riesgo de resfriado

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos tenido un resfriado muy molesto, por lo que hemos buscado cualquier solución que ayudara a acortar la duración de este o a aplacar sus síntomas.

Pero ¿y si esto hubiera sido un mito todo este tiempo?

Qué es y para qué sirve la Vitamina C

La Vitamina C es un nutriente esencial para el ser humano, puesto que su presencia es necesaria para el crecimiento y la reparación de los tejidos ya que es requerida en los procesos de síntesis de la carnitina y el colágeno.

Además, la Vitamina C es uno de muchos antioxidantes encargados de bloquear parte del daño causado por los radicales libres, que se producen cuando el cuerpo descompone un alimento o cuando estamos expuestos al humo del tabaco o a radiación.

vitamina c
Foto: Canva

Por tanto, esta vitamina es muy importante para el correcto funcionamiento del organismo, el organismo no puede producirlo por sí solo, ni tampoco almacenarlo. Por lo que es crucial incluir alimentos ricos en este micronutriente. En total, la concentración de Vitamina C en una dieta debe estar en unos valores alrededor de 100 y 200 mg/día, siendo el consumo mínimo de 90 mg para hombres y de 75 mg en las mujeres.

Tipos de Vitamina C

Como hemos podido observar, la Vitamina C es muy importante, lo que lo convierte en uno de los suplementos más consumidos tanto por deportistas como por no deportistas, de hecho, se ha considerado un remedio para el resfriado desde que Albert Szent-Györgyi la aislara en 1927, pero ¿Cuántos tipos hay?

  • Ácido ascórbico: Es el tipo de Vitamina C más empleado, ya que es barato y eficaz, pero se trata de una forma de vitamina con un pH ácido, lo que suministrado en altas dosis en personas sensibles puede tener efectos irritantes.
  • Ascorbatos minerales: En este grupo se incluyen el ascorbato de sodio, de calcio, de potasio, magnesio, zinc y el de manganeso. Aunque las formas más comunes son el de sodio, calcio y de potasio. Se obtiene combinando el ácido ascórbico con minerales, convirtiéndolo en una sustancia menos ácida,

Todos los tipos de suplementos de Vitamina C son, según las pruebas científicas, iguales en cuanto a los beneficios que aportan, por lo que la única diferencia reside en el pH de este, haciéndolo más o menos tolerable para ciertas personas.

Metodología de la investigación

Hemilä, H., & Chalker, E. (2013) realizaron un metaanálisis de ensayos controlados con placebo en el que un total de 11.306 participantes que contribuyeron con datos sobre la tasa de riesgo de contraer un resfriado, un grupo recibía dosis de Vitamina C superiores a 0,2 gramos al día de manera regular mientras que al otro grupo le era suministrado un placebo.

El objetivo era investigar si la Vitamina C reducía la aparición, duración o gravedad del resfriado común si esta era administrada diariamente previamente o como tratamiento durante el resfriado.

¿Cuáles fueron los resultados?

No se observaron efectos consistentes de la Vitamina C sobre la duración o la gravedad de los resfriados en los ensayos terapéuticos.

Por lo que, la administración habitual de suplementos de Vitamina C para la población general no está justificada, en cambio, para deportistas que se ven expuestos a periodos breves de intenso ejercicio físico se ha demostrado que la suplementación puede resultar útil.

magnesio suplementacion
Foto: Envato Elements

No obstante, si se demostró que, en algunos casos, la suplementación con Vitamina C ayudó a la reducción de la duración y los síntomas del resfriado. Por lo que, dado a su bajo coste y al tratarse de una sustancia segura, el estudio recomendó a cada persona probarlo de manera individual para comprobar por su cuenta si dichos suplementos tienen un efecto beneficioso en su organismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS