Un nadador completa el Canal de Catalina a mariposa, 32 kms en 17 horas
Foto: Sarah Thomas
Actualidad / Natación / Un nadador completa el Canal de Catalina a mariposa, 32 kms en 17 horas

Un nadador completa el Canal de Catalina a mariposa, 32 kms en 17 horas

Terminar la travesía del Canal de Catalina es una hazaña impresionante ya por sí sola. Pero si a la dificultad de conseguir terminar los 32,5 kilómetros que separan la isla de Los Ángeles, California, le sumamos hacerlo a mariposa, la dificultad como podéis imaginar es máxima. Pues bien, John Batchelder es el nadador que ha conseguido terminar la travesía de este canal situado en las costas de California que une la isla de Catalina con la costa californiana. Lo ha terminado nadando a mariposa en 17 horas, 14 minutos y 57 segundos.

John Batchelder ya había intentado este reto antes de cumplir los cuarenta años, fue en agosto de 2017, pero cuatro horas después de empezar, tuvo que parar debido al mareo. Volvería a intentarlo en octubre de 2017, pero las condiciones climatológicas no eran las mejores para semejante aventura. Después de dos intentos fallidos, Batchelder dobló su apuesta: decidió en su tercer intento nadar ida y vuelta.

"Odio a muerte tener que dejar asuntos sin terminar, y después de un intento fallido y otro más en 2017, el Canal de Catalina fue mi objetivo más ambicioso de toda la temporada 2018. La presión probablemente se incrementó cien veces después de no conseguir terminar tampoco el Canal de la Mancha, era un 0 de dos intentos de de cruzar canales, por eso nada me podía detener esta vez, o no sé si mi corazón lo habría podido soportar. Sin embargo, no tenía ni idea de lo que me esperaba".

Vicky Keith (1989) y Melissa Berkay (2016) ya lo habían conseguido

Batchelder no es la primera persona en terminar el Canal de Catalina a mariposa, pero sí el primer hombre. La canadiense Vicky Keith lo completó en 1989 (14 horas, 53 minutos y 26 segundos), y la estadounidense Melissa Berkay, hoy en día plusmarquista mundial en el cruce estilo mariposa, lo hizo en agosto de 2016 en 12 horas, 42 minutos y 12 segundos.

Batchelder nada desde que era niño y estuvo entrenando hasta el primer año de secundaria. Luego lo dejó y lo volvió a retomar en 2013, motivado por una competición en su trabajo. "Cuando volví a nadar estaba muy gordo, pero me volví a enamorar rápidamente del agua", dice. "En los primeros meses de natación perdí más de 23 kilos y desde entonces me he mantenido siempre en peso. En sólo seis meses ya estaba batiendo los tiempos que tenía cuando nadaba en secundaria, y creo que fue entonces cuando supe con seguridad que estaba enganchado otra vez". Ahora nada Masters seis días a la semana, y cuando sale a aguas abiertas, mezcla mariposa y estilo libre.

Puede sonar a locura que decidiera optar por una natación más complicada en el tercer intento, pero Batchelder no es un novato en lo que se refiere a nadar a mariposa.

"La natación a mariposasen ultramaratón ha sido lo mío desde el principio, cuando hice mi primera prueba de más de 10 millas en 2016 en el Extreme North Dakota -Prueba de Resistencia al Agua- de 36 millas (58 kms)," dijo Batchelder. "No terminé del todo la travesía, tuve que retirarme en la milla 32 (km 51), pero fue en ese momento cuando me enganché a hacer larga distancia en agua a mariposa. Antes de la Extreme North Dakota ya había nadado otras pruebas como los 10K en Horsetooth Reservoir en Colorado, más que nada porque sabía que muchos otros nadadores lo habían hecho años atrás."

Antes de intentar el Canal de Catalina por primera vez, también había nadado con éxito en la Bahía de Tampa y alrededor de Manhattan.

La travesía del Canal de Catalina

A pesar del agua templada de 22 grados, de la tripulación de Batchelder diciéndole que las condiciones eran "las peores que han visto para cruzar un canal con éxito", a él le dio igual. "Éstas fueron las condiciones más duras en las que he nadado hasta la fecha. El viento soplaba durante gran parte del día, sobre todo toda la tarde. También estuve luchando contra una fuerte corriente hacia el oeste durante la mayor parte de la travesía. De hecho, mientras que el curso era en su mayoría de norte a sur, me encontré nadando la mayor parte del día en el sureste sólo para contrarrestar la corriente. También era un día de mucha niebla, y no pude visualizar la isla Catalina hasta el final, cuando estaba a menos de media milla de la meta".

Gran parte de la batalla en condiciones como las anteriormente expuestas es mental, pero por supuesto, no podemos olvidar la parte física. Como en su primer intento el mareo fue un factor importante: "Ni siquiera llegué a tomar el primer alimento antes de empezar a vomitar, y no mejoré nada en toda la travesía", dijo Batchelder. "Mi equipo me estuvo intentando ayudar para contrarrestar el mareo, lo que incluye también todas las sugerencias de los seguidores en Facebook".

"Sin embargo, en ningún momento pensé que no iba a terminar la travesía", dijo. "El mareo era algo realmente frustrante, y sabía que mi consumo de calorías se estaba disparando y que mi hidratación era mucho más baja de lo que debería haber sido, pero aún así estaba decidido a terminar".

Cuando completó la primera etapa de la prueba, Batchelder tuvo que decidir si se veía capaz de terminar la segunda. Pensó en empezar y ver hasta dónde podía llegar, pero finalmente optó por no hacerlo.

"Creía que tenía la fuerza física y mental para completar el viaje de vuelta, pero al final decidí que era un riesgo demasiado grande para la salud el intentarlo. Fue una decisión mía y solo mía, después de conseguir la primera parte. En ningún momento mi tripulación me sugirió lo que debía hacer y estoy agradecido de que fuera así. Aunque no diga si algún día volveré a intentar la travesía doble de nuevo, diré que odio dejar las cosas sin terminar".

Fuente: swimswamopenwaterbutterfly

ARTÍCULOS RELACIONADOS